Publicidad

Resistencia: El reto de la noche en Daytona

En enero el sol de Florida se pone poco antes de las 18.00 y no regresa hasta las 07.15 del día siguiente, lo que convierte a la noche en un elemento sumamente importante en la Rolex 24 At Daytona. La carrera comienza a las 14.30 hora local —20.30 en la España peninsular— y para cuando el sol comienza a subir por el horizonte oriental de Daytona Beach el domingo por la mañana, los participantes llevan ya más de tres cuartos de carrera combatiendo la oscuridad. Y todavía falta un tercio del total de las 24 horas por disputar.
-
Resistencia: El reto de la noche en Daytona

En palabras de David Donohue, ganador de clase GT tanto en las 24 Horas de Le Mans como en la Rolex 24 At Daytona: “Para competir en Daytona tienes que saber disfrutar de la noche”.

 

El término «oscuridad» es relativo. El Daytona International Speedway cuenta con 2.000 puntos de iluminación a lo largo de todo su trazado que funcionan al 20% de su rendimiento durante la noche. De acuerdo con el ex director de equipo Jeff Hazell, aunque la noche presenta mayores desafíos que las horas diurnas, los pilotos no pueden olvidar los factores básicos: «Tienen que centrarse en los puntos de frenada, los pasos por curva, su vértice y el punto de aceleración. Tienen que cuidarse de las manchas de aceite, gravilla y suciedad. Las manos siguen a los ojos, incluso de noche».

 

Maximizando el tiempo de carrera

Es opinión generalizada entre los equipos que lo más importante –y difícil– de la noche es evitar errores, ser alcanzado por otro coche o colisionar. «En una prueba de 24 horas no es tan importante ser el coche más rápido como pasar el menor tiempo posible en boxes», indica Mike Colucci, un veterano con 37 años de experiencia en Daytona y director de equipo de Napleton Racing en 2013, ganador de la debutante categoría GX. Esto resulta más fácil de decir que de hacer.

 

A medida que cae la noche del sábado sobre Daytona y la mayoría de la gente se va a dormir, pilotos y equipos afrontan un largo período sin el lujo de un sueño ininterrumpido y reparador para cuerpo y mente. Puede que la carrera se inicie por la tarde, pero la mayoría de los miembros del equipo llevan en pie desde primera hora poniendo a punto los coches. En mitad de la noche, la fatiga es un enemigo a batir, como destaca Michael Shank, jefe de equipo de Michael Shank Racing, ganador global de la edición 2012: «Trabajamos como 38 horas sin parar. Antes de que amanezca, los cuerpos pueden venirse abajo. Por lo general, es entonces cuando suceden los incidentes más serios, por puro cansancio. Hacemos todo lo que podemos para mantener a la gente alerta».

 

Desde el asiento del piloto

Para los pilotos, la sesión nocturna debe ser afrontada simplemente como otro período de la carrera. «No podemos elegir cuándo pilotar», explica Alex Gurney, ganador del campeonato de pilotos de GRAND-AM Rolex Sports Car Series Daytona Prototype en 2007 y 2009, e hijo de la leyenda estadounidense, Dan Gurney. Miembro del equipo Bob Stallings Racing, Gurney destaca que todos los pilotos aceptan el pilotaje nocturno como parte del juego, a pesar de que presente dificultades añadidas: «De noche, cuando estás al volante tienes multitud de luces viniendo de diferentes direcciones, aceite en el parabrisas, suciedad en el trazado, y la visibilidad se reduce. Debes estar más alerta».  

 

Donohue también alude a la visibilidad reducida como uno de los mayores desafíos, especialmente a la hora de descifrar qué es una luz fija y qué la luz de otro coche: «Hay tantas luces por todo el circuito y en el paddock, que pueden reflejarse en los espejos. Al menos cuando vas por el peralte el habitáculo se oscurece; los espejos retrovisores apuntan al pavimento, y si ves luces, sabes que se trata de un coche».

 

La fría noche

Las horas de oscuridad conllevan un descenso de las temperaturas, lo que tiene un impacto significativo. De acuerdo con Hazell, provoca efectos positivos. «Una temperatura más baja puede significar más potencia para el motor y utilizar neumáticos más blandos con más agarre. Los mejores tiempos suelen conseguirse de noche». Jon Fogarty, co-vencedor del Rolex Sports Car Series junto con Gurney en 2007 y 2009, destaca que «[la noche] afecta el comportamiento del coche casi de manera instantánea, pero el número de ajustes que puedes hacer en cada pitstop es limitado».

 

A algunos pilotos les gusta el pilotaje nocturno; lo relacionan con la sensación surrealista de ser arropado. El piloto alemán Mike Rockenfeller, del equipo Action Express Racing y ganador de la Rolex 24 At Daytona en 2010, reconoce que se encuentra en su salsa: «Es un ambiente especial, como estar sólo en un túnel. Si el coche va bien, es una parte muy agradable de la competición de resistencia». El alemán admite que los períodos entre turnos al volante «pueden ser muy difíciles, porque hace frío y preferirías estar en un lugar caliente. Pero tienes que asimilarlo, y además no tardas en regresar a la acción».  

 

Gestión del tiempo

Saber gestionar las mentes y los cuerpos de los pilotos es parte de la ciencia de la competición de resistencia. Los pilotos se benefician del sistema de rotaciones, de la ocasión de apartarse momentáneamente del ruido y la actividad del circuito. Esto es particularmente importante durante la noche. En la Rolex 24 At Daytona, los equipos suelen estar compuestos por cuatro pilotos: uno al volante, uno de guardia en el muro de boxes y otros dos descansando en el camión del equipo, dentro del circuito pero fuera de las distracciones de la zona donde trabaja el equipo.

   

Ron Barnaba, jefe de equipo de Napleton Racing, explica cómo el sistema de rotaciones ayuda a los pilotos a mantenerse en el mejor estado de forma posible: «Tenemos una persona encargada de cuidar a los pilotos para asegurarse de que pueden dormir, descansar, comer e hidratarse. No queremos que piensen en otra cosa que en la carrera». Incluso si un piloto tiene problemas para dormir, Hazell dice que el mero hecho de descansar sentado tiene un 70% de efectividad. En opinión de Fogarty: «La habilidad de descansar entre turnos cambia cada año. En algunas ediciones parece muy sencillo y logras descansar; en otras, por ejemplo cuando hace más frío o llueve, se hace realmente complicado».

 

Para algunos, el mayor problema de noche radica en lograr apartarse de la zona de boxes para desconectar. Como señala el veterano Dario Franchitti, retirado recientemente: «Es un equilibrio complicado: por un lado, quiero ver la carrera, porque es emocionante; soy un aficionado y quiero ver lo que ocurre. Pero por otro, tengo que distanciarme y centrarme en mi trabajo».

 

Los pits

El ambiente nocturno de los equipos es muy especial, tanto en los más profesionales de categoría Prototype como en los más pequeños de GT. Según Shank, incluso con el mejor presupuesto le costaría encontrar los suficientes especialistas para rotarlos en dentro de su box. Colucci va más allá: «Contamos con casi el doble de personas de las que tendríamos en una carrera de seis horas. Aun así, los técnicos tienen que permanecer toda la noche en pie». A pesar del cansancio, parece que el personal no tuviera otra opción; la profunda implicación y profesionalidad de los miembros de los equipos hace que, aunque pudieran descansar, no se perderían ni un minuto de carrera.  

 

Los coches suelen detenerse cada 45-50 minutos, lo que mantiene a los técnicos ocupados a lo largo de toda la noche. En cuanto cuando consiguen encontrar un hueco para descansar, inevitablemente el coche realiza una parada por un motivo inesperado. «Permanecen en su puesto todo el tiempo», destaca Colucci.

 

La experiencia ayuda a los directores de equipo a preparar sus tropas para afrontar las largas horas nocturnas en la Rolex 24 At Daytona. Para mantener a su equipo centrado, Shank acepta las pequeñas siestas, pero avisa: «Deben tener los auriculares puestos». Colucci cuenta con un par de  sillones de gravedad cero «sorprendentemente confortables» en el box.  Y es que, a pesar de que la nutrición y los patrones de descanso de los pilotos se planean cuidadosamente, no existe un programa equivalente para el resto de miembros del equipo. «Es difícil entrenar la extenuación», bromea Colucci.

 

Los señores de la noche

Desde el punto de vista del piloto, el componente nocturno de una carrera de 24 horas es algo con lo que nunca acaba de sentirse totalmente cómodo, independientemente del número de años de experiencia. De acuerdo con Rockenfeller: «No importa cuántas veces hayas pilotado en una carrera de 24 horas: Nunca se vuelve más fácil; salvo, tal vez, porque ya sabes lo que esperar».

 

Para los directores de equipo, precisamente ese saber qué esperar puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Shank tiene una  ‘biblia’ con anotaciones de los años que acumula dirigiendo escuderías, y antes de cada Rolex 24 At Daytona les recuerda a los miembros de su equipo: «Si seguimos este camino, y el coche se mantiene de una pieza, lograremos un podio». La edición 2012 demostró que esta filosofía funciona.

 

Colucci, que se inició en carreras de 24 horas como mecánico en 1975, recurre a su vasta experiencia para evitar que el componente nocturno se convierta en un problema: «Afrontarla como cualquier otra carrera. Asegurarse de que el coche es a prueba de balas, de que las piezas mecánicas no fallan, de que los cables no se separan y de que la gente se mantiene centrada». Como si fuera sencillo…

Galería relacionada

24 Horas de Daytona 2014

Te recomendamos

Ya quedan menos de dos semanas para que AutoRacing Madrid abra sus puertas. Atentos a...

El día 30 de junio te esperamos en Ávila para recorrer 700 km con tu moto, siguiendo ...

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.