Publicidad

Mitsubishi EVO X Grupo N, el arma definitiva

Hace tiempo que no se fabrica, pero el Mitsubishi EVO X se mantiene como el arma definitiva de los rallyes en la categoría de producción, o Grupo N.
-
Mitsubishi EVO X Grupo N, el arma definitiva

El actual campeón de la categoría producción en el nacional de rallyes de asfalto es Edgar Vigo, piloto gallego que a los mandos de un Mitsubishi EVO X de Grupo N ha demostrado una superioridad absoluta en la categoría. En Autopista.es hemos podido probar a fondo el Mitsubishi EVO X de Grupo N, concretamente la unidad con la que Joan Carchat conseguía el título la pasada temporada. Está preparada al máximo de lo que permite la reglamentación FIA Grupo N por Calm Competición, uno de los mejores especialistas de nuestro país. La categoría de Grupo N es muy cercana a la del coche de serie, si bien y como podremos comprobar a continuación, son bastantes cosas las que cambian.

En el Mitsubishi EVO X de Grupo N, por ejemplo, la carrocería recibe un completo arco de seguridad integrado, si bien es muy robusta y apenas es necesario reforzar su estructura. El motor también se mantiene de origen, pero monta una gestión electrónica Motec programable, también es obligatoria una brida de admisión de 33 mm de diámetro como manda el reglamento, mientras que las bielas se sustituyen por unas reforzadas, lo mismo que la tortillería del cigüeñal. La potencia máxima alcanza 318 CV, 23 CV más que en el modelo de serie, si bien se consiguen a tan sólo 4.300 rpm en lugar de a 6.500, mientras que el par pasa de 37,34 a 52,6 mkg a 4.000 rpm. Como se puede comprobar, la mejora de la curva de par resulta espectacular, también la capacidad de empuje, ya que gracias al bang-bang el turbo va siempre en carga y se elimina el tiempo de respuesta.

Mitsubishi Evo X Grupo NEn el Mitsubishi EVO X de Grupo N, la transmisión también recibe bastantes modificaciones; la caja de cambios monta una relación más cerrada de dientes rectos con cinco velocidades de la firma Drenth, mientras que los diferenciales delantero y trasero cuentan ahora con más discos de fricción y el central pilotado, también incorpora una electrónica Motec con varios programas de gestión a elegir. Suspensiones y frenos incorporan asimismo muchas mejoras; los amortiguadores de cuerpo roscado están firmados por EXE-TC, mientras que para los frenos se monta un kit Brembo de Grupo N.

A los mandos del Mitsubishi EVO X de Grupo N, las sensaciones que transmite el coche desde el principio son muy buenas.  Algo voluminoso y bastante pesado –en báscula supera los 1.400 kg- cuenta, no obstante, con un motor muy poderoso que empuja como un verdadero «tractor» prácticamente desde ralentí y sin tiempo de respuesta, catapultando el coche cuando se pisa el pedal del gas. En el Mitsubishi EVO X de Grupo N conviene estar muy atento a las luces del cuadro de instrumentos y cambiar incluso antes de que se enciendan, ya que a 6.300 rpm el motor de «acaba» y lo mejor es cambiar de marcha en torno a 5.500 rpm, lo que se consigue con una rapidez impresionante. No conviene olvidar que la potencia máxima se alcanza a tan sólo 4.300 rpm, vamos como si estuviéramos hablando de un turbodiésel. Ni que decir tiene que las cinco relaciones de la caja de cambios se agotan en un santiamén. El cuatro cilindros turbo «capado» por la brida de 33 mm desde luego no transmite mucha emoción, pero resulta tremendamente eficaz. El cambio en H de cinco velocidades también ofrece muchas satisfacciones, rápido, fácil de manejar y con unas relaciones muy ajustadas, permite aprovechar al máximo el potencial disponible; quizás una sexta marcha le vendría bien para conseguir una mayor velocidad máxima en los rallyes más veloces.

Mitsubishi Evo Grupo NEl comportamiento del Mitsubishi EVO X Grupo N es muy similar al del coche de serie, pero lógicamente las cosas pasan mucho más rápido, también se adentra con facilidad y precisión en los virajes. Al límite se muestra muy neutro, con ligera tendencia al subviraje, si bien es verdad que si se juega con las inercias es fácil provocar que la zaga se insinúe, especialmente si en ese momento se acelera con decisión. En cualquier caso sus reacciones son siempre muy previsibles y fáciles de asimilar por el piloto. Es un coche pesado y con bastantes inercias, pero que se comporta siempre con enorme progresividad y facilidad. Lo que más cuesta asimilar es el ritmo al que se suceden los acontecimientos; también calcular los puntos de frenada, ya que se va muy deprisa y son bastantes los kilos a parar. En el Mitsubishi EVO X de Grupo N los frenos son potentes y se dosifican muy bien, pero el tacto es duro, lo que obliga a tener una pierna musculosa para soportar a pleno rendimiento un rallye de los largos.

Se trata, por tanto, de un coche fácil de pilotar, con el que cualquier piloto de nivel medio puede estar arriba en la clasificación de cualquier rallye, otra cosa es afinar al máximo con los tiempos y conseguir un título nacional como lo ha hecho Edgar Vigo o Joan Carchat en las dos últimas temporadas.

También te puede interesar

- Los mejores coches deportivos japoneses de la historia

- Los mejores coches deportivos japoneses del momento

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.