Publicidad

Parrilla reducida en ALMS

La competición de resistencia American Le Mans Series está sufriendo sus horas más bajas. Las marcas y equipos que han dado prestigio a esta competición se han marchado por la crisis dejando desiertas las categorías. Honda con Acura y Mazda han invertido este año, pero no tienen contra quien luchar.
-
Parrilla reducida en ALMS
La American Le Mans Series (ALMS) esta viviendo su peor momento en este año que cumple su décimo aniversario. Los grandes protagonistas de las últimas temporadas se han marchado y categorías como la GT1 no tienen ningún representante, como se ha visto en la segunda carrera del campeonato en St. Petersburg este pasado fin de semana.
La ALMS ha sido durante la primera década del S. XIX una de las mejores competiciones de resistencia del mundo y con marcas importantes, parrillas llenas, un calendario largo y unos circuitos excitantes, daba envidia a los aficionados europeos que hasta 2004 no tuvieron una competición equivalente y nunca con tantas pruebas. Don Panoz la creo junto al ACO, organizador de las 24 Horas de Le Mans, para ofrecer en América un campeonato largo en el que pudieran correr los prototipos desarrollados para la carrera de 24 Horas. Audi con sus R8 y R10 TDI dio prestigio a la competición, aunque fuera casi imbatible. GM con el equipo Corvette hizo lo propio en GT y Porsche en LMP2 en los últimos años, ganando a Audi incluso en algunas carreras. Pero la crisis ha hecho que todos estos constructores cambien de competición. En la última carrera de ALMS, celebrada el pasado sábado en St. Petersburg, Florida, compartiendo circuito con la IndyCar, hubo sólo tres coches de LMP1, tres LMP2, ningún GT1 y once GT2. En total 17 coches. Al ver las noticias que llegan de América parece que el equipo Highcroft había conseguido una gran hazaña al ganar por primera vez con el nuevo Acura, pilotado por David Brabham y Scott Sharp, pero éste sólo tenía como rivales en LMP1 al otro Acura llevado por el equipo De Ferran que no terminó y a un Lola poco competitivo. De hecho, el Acura de la categoría inferior LMP2, de Fernández Racing, terminó segundo a medio minuto tras casi dos horas de carrera. Acura ha invertido mucho dinero para desarrollar este nuevo coche desde cero (chasis y motor), pero pueden estar tranquilos porque no tendrán oposición para conseguir el título, tan sólo en Sebring donde perdieron contra Audi y en la Petit Le Mans de septiembre, donde se volverán a enfrentar a la marca alemana.

Por su parte, Mazda USA ha creado un equipo oficial a través de Dyson Racing con dos chasis Lola movidos por motor Mazda y patrocinados por BP. De momento han perdido las dos primeras citas del año ante el Acura pilotado por los mexicanos Adrián Fernández y Luís Díaz. No hay más participantes en esta categoría en la que antaño las batallas entre los Acura y los Porsche RS Spyder (hasta 4 unidades) daban espectáculo hasta el final. Entre los Gran Turismo, los Corvette oficiales han barrido en GT1 desde que llegaron en 2002 y todo Aston, Saleen, Viper o incauto que se ha enfrentado a los coches amarillos de GM ha sido vencidos sistemáticamente. Tal vez esto ha provocado el paulatino desinterés de los equipos que poco a poco han dejado la categoría, hasta que la propia Corvette Racing se ha marchado por aburrimiento. Tras participar en las 24 Horas de Le Mans en junio, los Corvette pasarán a ser de GT2 para intentar dominar la única categoría animada que queda en ALMS. Y es que GT2 es la única categoría donde hay competición de verdad con once coches en pista en la última cita en St. Petersburg y con la pelea entre los Porsche RSR y los Ferrari 430 GT2, a los que se les ha unido este año los nuevos BMW M3 de Rahal Letterman con motores oficiales de BMW Motorsport. Varios Viper, Ford GT, Corvette C6 y Panoz también siguen participando. En St. Petersburg ganaba el Porsche RSR de Flying Lizard pilotado por Bergmesiter y Long.

La imagen no parece que vaya a mejorar de cara a la próxima cita en Long Beach en dos semanas, ni en las siguientes. Esperemos que sea un bache de una temporada. De momento, para animar un poco la situación, Don Panoz ha anunciado que su estructura está investigando para crear un nuevo prototipo de LMP1 con motor delantero como lo tuvieron los Panoz de los años 1999-2000 que ganaban carreras a los prototipos de BMW y Audi. Este coche podría empezar a rodar en la última prueba de este año en Laguna Seca, con motor Chevrolet V8 y movido por biocombustible. Esto sería un aliciente estupendo para la competición.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.