Publicidad

Loeb tiene la victoria a tiro

Sébastien Loeb (Citroën DS3 WRC) está a poco más de 65 km de su tercera victoria en el Rallye Acrópolis. El intenso duelo que el francés y Jari-Matti Latvala sostuvieron desde el arranque del rallye llegó a su final en el ecuador de la segunda etapa, cuando el finlandés de Ford pinchó y debió parar en pleno decimocuarto tramo a sustituir la rueda. Aparentemente, la carrera bien orientada para Loeb, ya que Petter Solberg está a 10,2 segundos, aunque en un rallye tan duro e impredecible como el griego no deba nunca darse nada por hecho.
-
Loeb tiene la victoria a tiro
Sébastien Loeb (Citroën DS3 WRC) ya el triunfo en el Rallye Acrópolis en su punto de mira, tras una segunda etapa intensa y no exenta de incidentes. Y es que el galo salía vencedor por KO del dueño que venía manteniendo con Jari-Matti Latvala desde el arranque de la carrera, ya que un toque del finlandés en el quinto tramo de la jornada, con pinchazo incluido, puso punto y final a su cabalgada. Loeb disfruta ahora de una ventaja de 10,2 segundos sobre Petter Solberg (Ford Fiesta RS WRC) , mientras que Mikko Hirvonen (Citroën DS3 WRC) , ya a 1:51.9, tiene prácticamente asegurada la tercera posición absoluta.
Jari-Matti Latvala fue el hombre más rápido en el cómputo global del primer bucle de cuatro tramos, pese a que él y Loeb firmaron dos victorias parciales cada uno. Sin embargo, Latvala redujo el déficit de 6,5 segundos con el que arrancaba en la segunda etapa a solo 2,2, gracias sobre todo al mayor riesgo que tomó en los muy rotos segundo y tercer tramos del día, Ghymno y Kefalari, donde le endosó 2,5 y 4,1 segundos a Loeb, respectivamente. El galo había ganado el tramo que abría la etapa, Klenia Mycenae, y repitió en el que cerraba el bucle matinal, el inédito Ziria, mucho más liso y sin apenas piedras. Pero las diferencias en ellos eran menores y todo apuntaba a que se iba a vivir una tarde de lo más intenso, con el añadido de que los tramos que estaban mal en las primeras pasadas iban a estar mucho peor en las segundas. Sin embargo, no hubo ocasión de disfrutar mucho más de lo que estaba siendo una pelea de las buenas. En la reanudación, Latvala se lanzó en tromba de nuevo en Klenia Mycenae, con la intención de meterle más presión a Loeb, pero un error de apreciación le supuso el principio del fin. Se fue largo en una curva a poco de arrancar la especial, tocó un talud y sufrió un pinchazo lento del que al principio no se percató. Pero, conforme avanzaba el tramo, el finlandés se iba dando cuenta de que la cubierta iba perdiendo más presión hasta que a unos 3 km de la meta se desllantaba y quedaba totalmente destruida. Era obligado parar a cambiarla y, con ello, “entregar la cuchara” a Loeb. Latvala se dejaba 2 minutos y medio en el tramo y, con ello, decía adiós a la victoria y también a casi toda posibilidad de terminar en el podio, donde tenían ya prácticamente asegurado un puesto Petter Solberg y Mikko Hirvonen. El noruego de Ford, tras los problemas del viernes, se descolgaba a más de 20” de Loeb y asumía un ritmo algo más seguro a la espera de acontecimientos. Al final, por desgracia para su equipo, los acontecimientos que le beneficiaban no eran sino las nuevas desventuras de su compañero Latvala, que le hacían subir un puesto en la general. Sin embargo, entre la relajación que le entraba a Loeb tras el percance de Latvala y que en los dos últimos tramos la lluvia dejaba el piso delicadísimo, el líder veía cómo Petter Solberg le recortaba bastante más tiempo del previsto y se situaba a poco más de 10 segundos, margen para nada definitivo en un rallye como el griego a falta de la corta, pero intensa última etapa. Solberg se tiró a muerte cuando vio cómo se ponían las cosas en en penúltimo tramo y le iba sacando bastante tiempo a Loeb, aunque un trompo hizo que sólo obtuviera una renta allí de 1,4 segundos. De haberle salido todo bien, la carrera se hubiera puesto al rojo vivo… Mikko Hirvonen, por su parte, completaba la segunda pasada al bucle del día con un planteamiento aún más conservador, consciente de que los más de 3 minutos que le separaban de Novikov no iban a hacer peligrar su posición por detrás y también de que si no sucedía nada raro, iba a ser imposible recuperarle a Solberg el minuto y medio que le llevaba. Entre los abandonos del día se registró el de Evgeny Novikov, que partía quinto con su Ford Fiesta RS WRC esta mañana pero que decía adiós a la carrera cuando la bomba de agua de su coche se rompía en la tercera especial de la jornada. Su puesto lo heredaba momentáneamente el checo Martin Prokop (Ford Fiesta RS WRC) , que a base de prudencia y astucia esquivaba bien las mil y una trampas del recorrido y se permitía el lujo de adelantar a pilotos teóricamente más rápidos que él, como Mads Ostberg o Thierry Neuville, retrasados por numerosos percances. Ostberg, no obstante, conseguía adelantar a Prokop en en segundo tramo del segundo bucle, haciéndose fuerte en esa quinta plaza. Los participantes de la WRC Academy concluían su carrera en el ecuador de la etapa de hoy, con el británico Elfyn Evans como brillante vencedor. Evans, hijo del conocido piloto galés Gwyndaf Evans, se marcó una carrera impecable, con la dosis justa de velocidad y cuidado de la mecánica y estrenó a lo grande su nueva asociación con el experto copiloto Phil Pugh, que le ha aportado un plus de experiencia y conocimiento del medio. Tras Evans finalizó el afortunado irlandés Alastair Fisher, que llegaba a Grecia líder del campeonato y al que un aparatoso vuelco en el último tramo a punto estuvo de dejar fuera de combate, pero que no solo no lo hizo, sino que no le ocasionó perder ni un solo puesto. Tras él, el australiano Brendan Reeves completó el triplete de cabeza. Por su parte, José Antonio Suárez volvía a sumar unos puntos bastante valiosos tras terminar quinto. El asturiano, sabedor de que la tierra no es la superficie donde tiene más experiencia, jugó la carta de la prudencia y apostó por un ritmo conservador y correr a la expectativa de lo que pudiera acontecer por delante. Esta vez le sirvió de bastante, ya que vio como otros de los teóricos candidatos a los puestos de delante, como los suecos Pontus Tidemand y Fredrik Ahlin, salían de Grecia sin sumar punto alguno. Por último, el peruano Nicolás Fuchs (Subaru Impreza) no tuvo grandes problemas para controlar la carrera en cuanto a los participantes del Mundial de Producción. Con Marcos Ligato fuera de combate en la primera etapa debido a la rotura del motor de su Subaru, y con Benito Guerra (Mitsubishi Lancer Evo X) con una abultada penalización por reincorporarse a la carrera tras abandonar el viernes al romper una rótula, Fuchs se dedicó a pasar por los tramos a un ritmo aceptable pero sobre todo seguro. Así, concluyó el día con 4:36.8 sobre el ucraniano Valeriy Gorban y 6:22.5 sobre el piloto de Indonesia Subhan Aksa. El mexicano Ricardo Triviño, copilotado por el español Alex Haro, finalizó el día cuarto, tras un gran retraso acumulado (+10:39.0) por bastantes problemas de motor en su Subaru Impreza, mientras que el otro mexicano, Benito Guerra, copilotado también por un español (Borja Rozada), concluyó quinto, a 31:42.2 de la cabeza y, obviamente, con pocas esperanzas de mejorar ninguna posición a falta de la etapa del domingo. Queda por disputarse la última etapa del rallye, que comprende en su itinerario un total de 65,55 km contra el crono repartidos en cinco tramos cronometrados. Se disputarán las especiales de Aghii Theodori (19,42 km) y New Pissia (11,37 km) , a las que se darán dos pasadas, y la Power Stage New Loutraki (3,97) , que curiosamente es una tercera repetición de los 3,9 primeros kilómetros del tramo de Aghii Theodori, los de mejor piso y más rápidos.
1º S. Loeb-D. Elena (Citroën DS3 WRC), 3:56:13.0
2º P. Solberg-C. Patterson (Ford Fiesta RS WRC), +10.2
3º M. Hirvonen-J. Lehtinen (Citroën DS3 WRC), +1:51.9
4º JM. Latvala-M. Anttila (Ford Fiesta RS WRC), +4:44.6
5º M. Ostberg-J. Andersson (Ford Fiesta RS WRC), +7:39.7
6º M. Prokop-M. Hruza (Ford Fiesta RS WRC), +8:08.6
7º T. Neuville-N. Gilsoul (Citroën DS3 WRC), +10:39.4
8º S. Ogier-J. Ingrassia (Skoda Fabia S2000), +12:17.9
9º Y. Al Rahji-M. Orr (Ford Fiesta RRC), +18:52.3
10º A. Mikkelsen-O.Floene (Skoda Fabia S2000), +22:08.6
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.