Publicidad

Loeb y Citroën dictan su ley

Sébastien Loeb se dirige imparable hacia su séptima victoria consecutiva en el Rallye de Argentina. El piloto francés, que empezaba la etapa del sábado con solo una décima de segundo de ventaja sobre su compañero Mikko Hirvonen dispone ahora de 7,2 segundos al frente de la clasificación. Y es que tras la primera sección del sábado y a falta de amenazas que comprometieran el doblete, en Citroën decidieron dar órdenes a sus pilotos para que mantuvieran las posiciones. Dani Sordo, menos a gusto hoy sobre un terreno más complicado, perdió bastante fuelle, aunque tiene el tercer peldaño del podio prácticamente asegurado.
-
Loeb y Citroën dictan su ley
De no mediar sorpresas, Sébastien Loeb añadirá un nuevo triunfo a su ya impresionante hoja de servicios en Argentina. El piloto francés arrancaba la jornada del sábado con solo una décima de segundo sobre su compañero en Citroën, Mikko Hirvonen, y con 33” sobre Dani Sordo y su Ford Fiesta WRC, única amenaza de ambos, aunque cada vez más tenue. Sin embargo, mientras los dos pilotos de Citroën se enzarzaban en una intensa pelea por el liderato, Sordo cedía mucho terreno en la sección que abría la jornada, un bucle de tres tramos, y se colocaba a 1’30” de la cabeza. Eso hizo que Yves Matton, responsable deportivo de Citroën, optara por detener la lucha de sus dos pilotos, con el fin de asegurarse el doblete y una gran suma de puntos en ambos campeonatos, ante la ausencia de Jari-Matti Latvala y el nuevo fallo de Petter Solberg, que abandonaba el viernes tras romper la dirección de su Ford Fiesta y, reincorporado al Rally2, aspiraba ya a pocos puntos.
De nuevo las montas de neumáticos, como en la jornada del viernes, iban a tener un papel sumamente relevante en el desarrrollo de la carrera. Tanto Citroën como Ford habían exprimido ya a fondo las 10 cubiertas de compuesto blando que el reglamento les permitía utilizar, aunque la lluvia caída en la noche del viernes aconsejaba buscar y rebuscar con lupa aunque fuera un solo juego de usadas con una mínima vida útil. Tanto en Citroën como en Ford equiparon a sus coches con seis cubiertas, dos duras nuevas y las cuatro mejores blandas de las usadas el jueves y viernes.

Y de nuevo Citroën, al igual que en la jornada precedente, volvió a marcar diferencias en su utilización. Ford le pidió a Sordo que montara las cuatro blandas usadas (que estaban ya en las últimas) en el primer tramo de la mañana, San Agustín-Santa Rosa (20,18 km) , ya que según sus previsiones, iba a llover y el tramo estaría delicado, también por las bajas temperaturas matinales. Sin embargo, las condiciones del tramo no estaban tan mal como las informaciones de Ford decían y sí más cerca de lo que apuntaban los hombres de Citroën, que decidían mezclar las dos ruedas duras con dos de las blandas, guardándose la opción de montar cuatro blandas en el tercero de los tres tramos del bucle, donde sus “espías” sobre el terreno sí habían detectado una considerable zona embarrada. Loeb optó arrancar la mañana con las ruedas blandas en el lado izquierdo del coche y las duras en el derecho, mientras que Hirvonen prefirió montar las duras en el tren delantero y las blandas en el trasero. En la práctica, ninguna de las dos opciones fue claramente superior, porque Loeb le sacaba solo 3,8 segundos a Hirvonen en la primera especial (la de 20,1 km) y el finlandés le devolvía al galo la jugada en la segunda, Amboy-Santa Mónica (20,3 km) por 1,5 segundos. En la tercera, Intiyaco-Golpe de Agua (39,7) ambos quitaban las ruedas duras y calzaban sus DS3 con cuatro cubiertas blandas, ya casi en las lonas, pero más seguras en la considerable porción de tramo que estaba embarrada. Los dos se empleaban a fondo y, tras un forcing sensacional, la especial concluía con Hirvonen en lo alto de la lista de tiempos, batiendo a Loeb por solo 3 décimas de segundo… ¡menudos 40 km! La primera parte de la jornada transcurría en un tono muy diferente para Dani Sordo. El español arrancaba errando al montar sus moribundas blandas en la primera especial, más seca de lo previsto, y encajaba 13”, siendo batido también Ott Tanak y Thierry Neuville, al margen de por Petter Solberg, reincorporado y lanzado a muerte, pero con gomas blandas a su disposición… En ese déficit de Sordo intervenían, además, otros dos factores. El primero, que el tipo de tramos donde se había desplazado el rallye era mucho más complejo que los del viernes, ya que era mucho más estrecho, rápido y lleno de rasantes. Había que tenerlo muy claro con el coche y Sordo aún seguía conociendo el Fiesta. Y el segundo, no menos importante, las notas. Sordo no estaba contento de sus anotaciones en esa especial y volvería a comprobar que tampoco eran cien por cien fiables sus notas de las siguientes (el primero y tercer tramos eran nuevos para él, no para sus rivales). Todo unido resultó un cóctel demasiado “cargado” para el cántabro.

En Amboy-Santa Mónica, Dani decidía cruzar las cubiertas, como ya hiciera en Montecarlo, de la siguiente manera: dura delante a la derecha, blanda delante a la izquierda, dura detrás a la izquierda y blanda detrás a la derecha. Si ya con el coche con cuatro ruedas iguales el feeling no inspiraba confianza al cien por cien, qué decir de correr en esas selectivas y delicadas especiales con esa monta asimétrica… En esa segunda especial del día cedía 17”4, (batido también por Solberg y Tanak, además de por los Citroën). Y en la tercera del día, ya con dos de las gomas blandas prácticamente sin tacos y en las lonas, Sordo tenía que competir con dos duras y dos blandas muy usadas, contra los Citroën calzados con 4 blandas: resultado: otros 29” encajados y nuevo “correctivo” a manos también de Solberg, Tanak y Novikov… Conservar la tercera plaza provisional fue el mayor mérito de Sordo en la mañana, aunque el minuto y medio encajado hacía ya imposible pensar en nada que no fuera conservar el podio. Cualquier cosa podía pasar en cabeza, sobre todo si Citroën seguía dejando correr libremente a sus pilotos, pero por prestaciones estaba claro que Sordo no estaba en condiciones de “echarles carreras” ni a Hirvonen ni a Loeb. Yves Matton zanjó la incógnita de las órdenes de equipo en la comida de la asistencia de mitad de la etapa y todos los pilotos volvieron a la sección de la tarde ya con solo la opción de utilizar ruedas duras. Con los Citroën en modo “procesión”, era un desmelenado Petter Solberg quien acaparaba el protagonismo en la tarde en su remontada a la caza de algún punto. El noruego, con más cubiertas blandas disponibles y menos perjudicado por abrir carrera como por la mañana, marcaba tres los cuatro scratchs en juego de la tarde, ganando los del segundo bucle y dejando la superespecial para Thierry Neuville. Sordo conseguía batir a los Citroën en el tramo que abría la tarde y mantener a raya a los Ostberg, Tanak, Neuville o Novikov, mientras que en la segunda repetía esto último, pero era batido por poco por Loeb e Hirvonen. En Ford habían decidido correr el pequeño riesgo de dejarle ir con solo una cubierta de repuesto y el problema es que en ese segundo tramo del bucle, se desllantó. En la tercera cronometrada el resultado se repetía, con el detalle de que Neuville se destapaba con el segundo mejor crono y Sordo firmaba el quinto mejor tiempo, a un ritmo seguro porque no tenía ya rueda de repuesto y no era cuestión de volver a pinchar y terminar tirando por la borda todo lo logrado.

La jornada se cerraba con una nueva pasada por la superespecial disputada el jueves por la noche, la del Parque Temático, donde Thierry Neuville se imponía con su Citroën por delante de un Dani Sordo que no dejó de intentar ganar un tramo hasta el final. Petter Solberg, Hivonen y Loeb cerraron el quinteto de cabeza.

Mañana se reemprende la carrera a las 6:52 horas de la mañana, con el primer tramo programado a las 8:00 (recuérdese, siempre cinco horas más en la Península). Será el temible Matadero-Ambul, de 65,74 km el que abra las hostilidades y al que se dará una única pasada. El Rallye de Argentina 2012 concluirá en Villa Carlos Paz a las 16:21 horas, 21:21 en España.

1º S. Loeb-D. Elena (Citroën DS3 WRC), 3h57:40.8; 2º M. Hirvonen-J. Lehtinen (Citroën DS3 WRC), +7.2; 3º D. Sordo-C. Del Barrio (Ford Fiesta RS WRC), +1:46.9; 4º M. Ostberg-J. Andersson (Ford Fiesta RS WRC), +3:06.1; 5º M. Prokop-M. Hruza (Ford Fiesta RS WRC), +9:22.5; 6º A. Mikkelsen-O. Floene (Skoda Fabia S2000), +10:31.7; 7º T. Neuville-G. Bernacchini (Citroën DS3 WRC), +11:48.0. 8º P. Solberg-C. Patterson (Ford Fiesta RS WRC), +14:08.8; 9º A. Araujo-M. Ramalho (Mini WRC), +14:17.7; 10º E. Novikov-D. Giraudet (Ford Fiesta RS WRC), +21:51.0.
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.