Publicidad

GT: Giao-Couceiro, campeones provisionales

El Campeonato de España de GT no se ha resuelto hoy. Peter Sundberg y Domingo Romero han llegado a la meta como campeones, pero una posterior reclamación contra ellos por adelantar con bandera amarilla le ha dado el título a Manuel Giao y Pedro Couceiro.
-
GT: Giao-Couceiro, campeones provisionales
Manuel Giao y Pedro Couceiro se proclamaron provisionalmente campeones del Nacional de Gran Turismo, tras la decisión de los comisarios deportivos, que penalizaron a Sundberg y Romero por un adelantamiento con banderas amarillas. Lástima que un asunto polémico no haya permitido celebrar el final de fiesta como el campeonato se merecía. Ahora, todo se resolverá tras la apelación del equipo sancionado. La manga del sábado resultó caótica de principio a fin. La lluvia hizo acto de aparición nada más iniciarse la prueba y los incidentes y las salidas de pista fueron constantes. Al inicio sólo un coche acertó con la estrategia, montando neumáticos de lluvia, el Porsche GTB de Maurice Ricci y Morgan Moullin (Sofrev ASP), que pese a salir muy retrasados alcanzaron la primera posición con holgura. Mientras, el resto de equipos dudaban si entrar a cambiar neumáticos o mantener los de seco hasta que la lluvia se hizo más intensa. A partir de ahí la pareja francesa se volvía a ver superada por varios participantes. Con el cambio de piloto, Manuel Giao protagonizó una excelente remontada que llevó a su equipo al primer puesto, posición en el que cruzaba la meta. Sin embargo, los comisarios comprobaban que Giao y Couceiro no habían cumplido el tiempo de hándicap obligatorio que tenían establecido (45 segundos) y que salieron a pista 16 segundos antes. Tras la carrera fueron sancionados con 25 segundos de penalización, por lo que quedaron retrasados hasta la segunda plaza. Así, Fernando Espirito Santo y Ricardo Bravo (ASM Team), el equipo que cruzó en segundo lugar bajo la bandera a cuadros, resultaron vencedores de la manga. Completaron el podio Ben Clucas y Francisco Cruz (Escuela Española de Pilotos) en la segunda posición y primeros de GTB, y Mike Savary y Jerome Policand (Sofrev ASP) en la tercera. La victoria en la carrera del domingo se la adjudicarían Santiago García y Santiago Porteiro, con el Mosler MT900R, finalizando segundos Miguel Ángel de Castro y Miguel Amaral (Drivex) con el Porsche GT RSR, y terceros Domingo Romero y Peter Sundberg (RSV Motorsport) con el Ferrari 430 GT2, ocho décimas por delante de Manuel Giao y Pedro Couceiro (GPC Sport). Pero después llegaron las sanciones. De Castro-Amaral fueron excluidos por una irregularidad técnica, Sundberg y Romero recibieron una penalización de 25 segundos y Giao y Couceiro también recibieron un castigo de 20 segundos por no cumplir el hándicap obligatorio. Con esas sanciones Sundberg y Romero pasaban a la sexta plaza, mientras que Giao y Couceiro mantenían su cuarta posición. En ese contexto, los portugueses conseguirían la corona. Pero RSV Motorsport, equipo de Sundberg y Romero, ha apelado contra esa decisión, por lo que el nombre de los nuevos campeones de España lo resolverán los tribunales. En la manga decisiva la lucha fue intensa entre los dos candidatos al título. Ambos equipos llegaban muy igualados a esta carrera final, con los portugueses dos puntos por delante en la clasificación. El que quedara delante iba a ganar el campeonato, y esos fueron, en primera instancia, Sundberg y Romero, favorecidos por el menor hándicap obligatorio que tenían que cumplir. Manuel Giao, autor de la pole, y Peter Sundberg se encargaron de abrir las hostilidades. Giao salió rapidísimo, pero Sundberg no perdía su posición y se iba detrás de él, consciente de que el hándicap de su equipo era 30 segundos inferior al de sus rivales y que simplemente con no perder la estela del portugués les podría valer. Así lo hizo, llevándose detrás de él a Marc Carol, con el Ferrari 430 de V-Line. Los tres adquirieron una gran ventaja sobre el resto de pilotos, mientras que por detrás se formaba un grupo con Manuel Mello, Ni Amorim, Santiago García y Miguel Amaral. Giao y Sundberg entraron a la vez a cumplir el hándicap y Domingo Romero salió con casi con 30 segundos sobre Couceiro, que se veía retrasado hasta la séptima plaza tras cumplir su hándicap de 45 segundos. Romero tomaba la cabeza de la prueba por delante de José Mayola, compañero de Marc Carol, y de Santiago Porteiro, que cogía el relevo en el Mosler nº 22 a Santiago García. Mayola quedó fuera de carrera tras pinchar en plena recta, mientras que Porteiro le fue recortando tiempo rápidamente a Romero, muy conservador en este tramo de la carrera. Por detrás, Couceiro iniciaba una carrera al sprint por intentar coger a Romero. El título dependía de eso, y el portugués reducía su desventaja a un ritmo de casi tres segundos por vuelta. En la parte final Santi Porteiro adelantaba a Romero, haciendo lo propio Miguel Ángel de Castro con el Porsche de Drivex. Romero se quedaba tercero y entró en la última vuelta con una ventaja de cinco segundos sobre Couceiro, cuarto. La última vuelta fue dramática, con el portugués acercándose al andaluz, y con la línea de meta cada vez más cerca. Al final a Couceiro le faltaba tiempo, entrando a ocho décimas de Romero, en el que ha sido el final más apasionante de la historia del Campeonato de España de GT. Después han venido las sanciones... Alegría también para los dos Santis: García y Porteiro, que le han dado la primera victoria del año al Mosler nº 22. Emoción parecida hubo en GTB, en donde José Manuel Pérez Aicart y Óscar Fernández (Roger Racing) alcanzaban el título tras terminar segundos el domingo, justo por detrás de sus rivales en el campeonato, el británico Ben Clucas y el portugués Francisco Cruz (Escuela española de pilotos). Al final, la ventaja entre ellos fue de dos puntos a favor del equipo catalán.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.