Publicidad

F1: Vettel, campeón del mundo 2010

Sebastian Vettel se ha convertido en el campeón del mundo de Fórmula 1 más joven de la historia después de lograr la victoria en el último Gran Premio del año. Alonso y Ferrari tiraron todo por la borda en una carrera lamentable que les costó un título que tenían encarrilado.
-
F1: Vettel, campeón del mundo 2010
Lo mejor del GP de Abu Dhabi
- La carrera de Sebastian Vettel, sublime, como las tres anteriores donde sólo una rotura de motor en Corea le ha impedido hacer pleno.
- La actuación de Jaime Alguersuari, puntuando con el peor coche de la parrilla si exceptuamos a los equipos nuevos.
- La seguridad de los monoplazas actuales y el ángel de la guarda de los pilotos. Lo de Schumacher podría haber acabado en tragedia.
Lo peor del GP de Abu Dhabi
- La carrera de Ferrari y de Alonso, un cúmulo de errores que les llevó a perder el mundial.
- La actuación de Mark Webber, no acorde con un supuesto aspirante al título.
- Que se acabe la temporada más espectacular de los últimos tiempos. El tercer título de Alonso tendrá que esperar, ya que finalmente ha sido Sebastian Vettel quien a pesar de no liderar el mundial en todo el año se ha llevado el premio gordo, convirtiéndose de paso en el campeón del mundo más joven de la historia. Es cierto que la carrera de ayer fue desastrosa para los intereses de Ferrari y del piloto español, pero la pérdida de un campeonato no depende del rendimiento de la última carrera, y sí de los fallos acumulados durante el año. Al final ha ganado el que menos ha fallado, o lo que es lo mismo, el mejor.

Tras una gran sesión de calificación que le dejaba en una situación inmejorable, Alonso se situó cuarto tras la salida después de ser rebasado por Jenson Button. Más atrás Schumacher trompeó y Liuzzi no pudo evitarlo, embistiéndole frontalmente en un accidente que pudo acabar en tragedia. Por suerte, lo único que sucedió fue que el Safety Car hizo su aparición, momento que aprovecharon varios pilotos para entrar en boxes, entre ellos Rosberg y Petrov, que ocupaban la parte alta de la clasificación. Este detalle fue pasado por alto en el muro de Ferrari, tal y como reconoció Alonso al finalizar la prueba. La prueba se reanudó sin sobresaltos, y así transcurrió todo durante una decena de vueltas, hasta que Mark Webber se detuvo en los garajes antes de lo previsto. Existe la teoría de que Red Bull hizo entrar al australiano para provocar la reacción de Ferrari, pero lo cierto es que Webber golpeó un muro una vuelta antes de parar, pudiendo haber dañado su neumático trasero derecho. El caso es que el piloto de Red Bull mejoró su rendimiento ostensiblemente con las gomas duras, por lo que en Ferrari decidieron parar a Alonso cubriendo su posición con Webber. Lo consiguieron, pero a costa de volver a la pista por detrás de Rosberg y Petrov. Vettel, Hamilton y Button siguieron en pista, con una estrategia de parar tarde que al final resultó ser la buena.

Aquí comenzó una desesperada lucha de Alonso por superar a Petrov que no fue tal, ya que Fernando apenas hizo un intento de adelantamiento en toda la carrera. Vale que el Renault corría algo más en las rectas, pero en juego estaba el mundial. En la rueda de prensa posterior Alonso aseguró que no quería arriesgarse a quedarse fuera de carrera, porque una rotura de Vettel le daba el título. Una estrategia tan defensiva como la de su equipo al hacerle parar tan pronto, y a todas luces insuficiente para doblegar al final al alemán de Red Bull. Además, mal gesto del asturiano a Petrov nada más acabar la carrera, cuando el piloto ruso solamente hacía su trabajo. Estas cosas son las que le hacen tener detractores dentro de la propia afición española, algo que no debería suceder teniendo en cuenta su calidad. Para colmo de males, Robert Kubica, que apuró su parada más que nadie, logró salir por delante del dúo Petrov-Alonso, dejando al piloto español en séptima posición y sin opciones de alzarse con su tercera corona.

No obstante, los puntos perdidos por Alonso y Ferrari en Abu Dhabi se añaden a los que se han dejado de sumar en otras carreras del año. Como decíamos al principio, todos han cometido errores, y al final se ha impuesto quien más lo ha merecido, con lo que no queda otra que felicitar a Vettel y a Red Bull. Los que verdaderamente hemos ganado somos los aficionados, con una de las temporadas más espectaculares de los últimos tiempos. El 2011 está cerca, y seguramente viviremos algo parecido, aunque en Ferrari debería haber ciertos cambios en el organigrama para volver a ser el equipo perfecto que hace no tanto tiempo fue.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.