Publicidad

F1: La carrera de Alonso en Australia

Fernando Alonso y Renault tuvieron un fin de semana muy complicado en Melbourne. Sin lograr acceder a la Q3 en clasificación, la carrera se presentaba complicada, aunque finalmente, más por errores ajenos que otra cosa, Fernando salvó los muebles con un sexto puesto que a la postre fue un quinto tras la descalificación de Trulli.
-
F1: La carrera de Alonso en Australia
Nadie sabía realmente cual era su nivel antes de comenzar a rodar en Melbourne. Y esa sensación se acrecentaba alrededor del equipo Renault. En algunos test habían marcado los mejores tiempos. En otros, los peores. El bacheado circuito de Albert Park no se presentaba como el mejor para los intereses del R29, monoplaza que aborrece todo lo que no sea un asfalto totalmente liso. Y el fuerte viento que sopló en Australia durante el fin de semana tampoco ayudó. Pero el beneficio de la duda siempre estuvo en el aire… hasta que llegó la sesión de calificación.

Fernando Alonso pasó a la Q2 con cierta solvencia, pero ahí se quedó. Estar duodécimo en la primera parrilla de salida del año (décimo al final por la exclusión de Toyota) era bastante peor de lo esperado. Para todos, menos para Fernando, que ya había avisado que veía al menos a cuatro equipos por delante de Renault. La nota positiva es que, Brawn GP aparte, las diferencias entre los equipos son mínimas, con lo que una simple evolución que salga algo mejor que la de los rivales puede suponer un salto inmenso en la parrilla de salida. La primera salida del año fue un caos, algo que no debería sorprender a nadie. Los pilotos con muchas ganas tras un duro invierno de pruebas, y una primera curva en Albert Park, estrecha y bacheada, propensa para que haya lío. Rubens Barrichello se quedó clavado desde la primera fila perdiendo varias posiciones, y tratando de recuperar alguna tocó a Webber, quien de rebote eliminó a Heidfeld y a Kovalainen. Alonso, que salía en el peor sitio posible, en medio de todo el pelotón, se vio obligado a irse a la hierba para evitar el accidente, perdiendo varias posiciones. Durante el primer stint ya se vio que remontar iba a ser francamente complicado, además de certificar que el famoso KERS no sirve de mucho. Y eso que hoy en día solamente lo llevan algunos coches. El día que lo lleven todos, no valdrá para nada.

Tras el accidente de Kazuki Nakajima, los comisarios estuvieron bastante lentos a la hora de sacar el Safety Car, pero más lentos estuvieron aún en Renault a la hora de llamar a boxes a sus pilotos. Además, como Piquet iba por delante de Alonso tras el lío de la salida, el piloto español se vio obligado a esperar tras su compañero, perdiendo bastante tiempo. Tras la resalida, Alonso pasó a Glock, de quien se tuvo que defender durante una buena cantidad de vueltas. Por desgracia para el de Renault, Glock finalmente le rebasó, haciéndole perder una posición. Sin embargo, los abandonos de varios rivales que rodaban por delante de Alonso, permitieron al español acabar sexto, que tras la sanción a Jarno Trulli se convirtió en un quinto que le permite sumar cuatro puntos a la espera de que Renault mejore el R29 y le permita pelear por los puestos que su calidad al volante merece.
¿Cómo resumiría esta primera carrera del año?
Ha resultado caótica y podía haber sido mejor para nosotros. Hay que mejorar, esto no es lo que queremos, pero cuatro puntos es mejor que cero.
¿Ha tenido suerte?
En una carrera así de movida siempre hay momentos que te vienen mal y otros bien. La salida fue el peor, porque tras hacer una buena arrancada tuve que evitar el accidente de Heidfeld. Sólo tenía una opción, chocarme o salir a la hierba y a partir de ahí me quedé el último. Luego recuperamos, pero llegó el coche de seguridad justo cuando íbamos a hacer la parada.
¿Qué pasó en esa parada?
Tuve que esperar a que terminaran con Nelsinho, que también perdió posiciones. Al final con todos los abandonos gané algunos puestos al estilo del año pasado. De estar noveno sin ninguna posibilidad acabé quinto por los abandonos y en el final tuve suerte. Sin esa circunstancia no habría terminado por delante del décimo.
¿Qué opinas de los Brawn GP?
Están a otro nivel, así que es difícil tenerles en cuenta. Si siguen así y la Corte de Apelación no hace nada, pues ganarán las 17 carreras.
¿Le ha sorprendido el rendimiento de los Toyota?
Saliendo últimos, sin coche de seguridad y sin abandonos no hubieran hecho nada, pero han mejorado mucho y lo han demostrado todo el fin de semana, no hay que dejarlos aparte, pero Ferrari, BMW y McLaren son los grandes rivales.
¿Qué tal la primera experiencia en carrera con el KERS?
No ha sido de gran utilidad, en tiempo por vuelta no nos da ninguna ventaja y no me sirvió de nada en la lucha con Glock. Veremos si tiene influencia en circuitos más largos.
¿Qué expectativas tiene para las próximas carreras?
Vamos a Malaisia y después a China, dos circuitos en los que se verá de verdad quién va rápido. Si en Malasia no entramos en la Q3 querrá decir que no somos rápidos para nada y vamos a tener un año difícil, pero creo que vamos a ser más rápidos. El de Australia es un circuito muy extraño y este campeonato es muy largo, tanto como una Liga o un Tour de Francia.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.