Publicidad

5 claves por las que el DTM mola

Para muchos, el DTM es la Fórmula 1 de los turismos. Lo cierto es que se trata de un campeonato emocionante e igualado donde Mercedes, Audi y BMW se baten el cobre en la pista.
Adrián Lois.

Twitter: @loisSr_motor | Fotos: Adrián Lois y DTM -

5 claves por las que el DTM mola

1. Audi, BMW y Mercedes, duelo en las pistas

Los tres fabricantes premium alemanes no sólo compiten entre sí para vender más, por hacer los mejores coches y en la carrera por la innovación. También lo hacen en los circuitos, especialmente en el DTM, un campeonato donde los grandes protagonistas son prototipos de aspecto muy similar a sus coches de calle: el Mercedes-AMG C 63 DTM, el Audi RS5 DTM y el BMW M4 DTM.

 

2. Piezas comunes, más igualdad

Un total de 78 piezas son comunes para los coches de los tres equipos, incluido el sistema DRS de accionamiento hidráulico. Los motores siguen el esquema V8 atmosférico, de 4,8 litros y unos 500 CV de potencia, mientras que el cambio es secuencial Hewland en disposición transaxale con seis velocidades. Además de la mecánica, cada equipo se encarga de su propio esquema de suspensiones y de la aerodinámica; ahí es donde cada fabricante puede diferenciarse del resto.

 

3. Pilotos cada vez más jóvenes

Históricamente, el DTM ha sido un campeonato donde veíamos a muchos pilotos veteranos, algunos de ellos retirados de la Fórmula 1. Poco a poco, el panorama va cambiando y cada vez más vemos a pilotos jóvenes que, al no encontrar continuidad en los campeonatos de monoplazas, ven en el DTM un certamen donde desarrollar su carrera deportiva y, a la vez, ser tratado como un piloto profesional de la marca. Los jóvenes Dani Juncadella(24 años), António Félix da Costa (24), Tom Blomqvist (22) o Lucas Auer (21) se mezclan con pilotos veranos como Bruno Spengler, Mattias Ekström o Gary Paffett.

5 claves por las que el DTM mola

1. Audi, BMW y Mercedes, duelo en las pistas

Los tres fabricantes premium alemanes no sólo compiten entre sí para vender más, por hacer los mejores coches y en la carrera por la innovación. También lo hacen en los circuitos, especialmente en el DTM, un campeonato donde los grandes protagonistas son prototipos de aspecto muy similar a sus coches de calle: el Mercedes-AMG C 63 DTM, el Audi RS5 DTM y el BMW M4 DTM.

 

2. Piezas comunes, más igualdad

Un total de 78 piezas son comunes para los coches de los tres equipos, incluido el sistema DRS de accionamiento hidráulico. Los motores siguen el esquema V8 atmosférico, de 4,8 litros y unos 500 CV de potencia, mientras que el cambio es secuencial Hewland en disposición transaxale con seis velocidades. Además de la mecánica, cada equipo se encarga de su propio esquema de suspensiones y de la aerodinámica; ahí es donde cada fabricante puede diferenciarse del resto.

 

3. Pilotos cada vez más jóvenes

Históricamente, el DTM ha sido un campeonato donde veíamos a muchos pilotos veteranos, algunos de ellos retirados de la Fórmula 1. Poco a poco, el panorama va cambiando y cada vez más vemos a pilotos jóvenes que, al no encontrar continuidad en los campeonatos de monoplazas, ven en el DTM un certamen donde desarrollar su carrera deportiva y, a la vez, ser tratado como un piloto profesional de la marca. Los jóvenes Dani Juncadella(24 años), António Félix da Costa (24), Tom Blomqvist (22) o Lucas Auer (21) se mezclan con pilotos veranos como Bruno Spengler, Mattias Ekström o Gary Paffett.

Publicidad

4. Dos clasificaciones, dos carreras

El formato del DTM en este 2015 es más atractivo que nunca, con dos carreras con sus respectivas clasificaciones: una más corta el sábado (40 minutos + 1 vuelta) y otra el domingo (60 minutos + 1 vuelta). A diferencia también del año pasado, Hankook –suministrador único del certamen– ha desarrollado un único compuesto para carrera y clasificación (adiós al duro y al blando).

 

5. Dentro del box

En nuestra visita a la segunda cita del campeonato, en Lausitzring, pudimos ver de cerca los boxes de Mercedes. En el caso de la marca de la estrella, dispone de tres equipos y ocho coches: el oficial, ‘Team HWA’; el equipo ART; y el de nuestro piloto español Dani Juncadella, el ‘Team Mücke’. En cada equipo trabajan 21 personas durante un fin de semana de carreras, con un ingeniero de pista y 6 mecánicos por cada coche. Ellos son los encargados de montar y desmontar cada coche, realizar el set-up con el piloto y la propia estrategia.

Un esquema de trabajo mucho más asequible para cualquier equipo que quiera participar con uno de los coches de los tres grandes alemanes, en comparación con los estratosféricos presupuestos de la Fórmula 1, por ejemplo. Eso sí, el precio aproximado de cada coche no es barato… unos 900.000 euros.

 

¿Sabías qué…?

- Al contrario que en la Fórmula 1, los pilotos y equipos del DTM no tienen sistemas de telemetría en directo. Esta información se registra, se guarda y se analiza a posteriori de una sesión en pista.

- Los coches del DTM ruedan a tal ritmo y alcanzan tales velocidades que, por ritmo, van en tiempos de los prototipos LMP2 que corren, por ejemplo, en las 24 Horas de Le Mans.

- Si en la F1 el uso del DRS se permite en 2 zonas establecidas por vuelta, los pilotos del DTM pueden utilizarlo durante 3 veces en cada giro donde ellos quieran.

- Dani Juncadella afronta en 2015 su tercera temporada en el DTM. Ganador en 2011 del prestigioso GP de Macao y en 2012 del campeonato FIA de Fórmula 3, su mejor resultado hasta ahora en el DTM es un tercer puesto. Tras ser piloto de pruebas de la escudería Force India de Fórmula 1 en 2014, actualmente es piloto de Mercedes en su simulador de Fórmula 1.

- ¿Cuál es el éxito del DTM?, preguntamos a Juncadella: ‘La igualdad, lo que al final hace que haya más acción en pista. Luego sí que es cierto que no recibe ese interés mundial como la F1, porque no deja de ser un deporte que vive de los ídolos. En el DTM ves que, quizás, un año ganas el campeonato y al siguiente estás luchando por puntuar, situaciones así de raras. Es difícil ver a un piloto que esté ahí arriba 5 años, por ejemplo, ganando campeonatos, siendo segundo, tercero… Puede haber algún ídolo, sí, pero no tanto como en la Fórmula 1 porque el nivel global del DTM es más igualado, es muy bueno en su totalidad. En F1 hay muchas más diferencias’.

- Audi es, de momento, el equipo dominador del campeonato en 2015, con cuatro victorias en las cuatro carreras celebradas en Hockenheim y Lausitzring. En la última de estas cuatro el otro español en el campeonato, Miguel Molina (Audi), terminó en tercer lugar (hizo la pole en la primera de Lausitzring). Aquí, Dani Juncadella fue el mejor de los Mercedes, sexto en la segunda manga (décimo en la primera)

Publicidad
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.