Publicidad

Citroën DS3 R3T

Cuando Citroën habla de rallyes, todos debemos escuchar. Han roto todos los récords en el WRC y son la marca referencia en la especialidad. Por eso, cuando decidieron preparar una versión R3T de su DS3, quisimos ser los primeros en probarla. Y no nos ha defraudado.
-
Citroën DS3 R3T

Citroën Racing creó el DS3 R3 para que los jóvenes aspirantes a estrellas de los rallyes tuvieran la oportunidad de seguir aprendiendo y demostrar su valía en un peldaño medio-bajo de las competiciones de carretera. La marca ha expresado su intención de ampliar el abanico de su oferta explorando los límites de la nueva categoría R4T, reservada a coches como este DS3 R3T, pero con cuatro ruedas motrices. Será el paso intermedio hacia el WRC, con el que la marca defiende sus intereses en el Campeonato del Mundo de Rallyes.

Galería relacionada

Citroën DS3 R3T lo probamos

Autopista tuvo la oportunidad de comprobar de primera mano el trabajo que Citroën ha hecho en el desarrollo de este interesante coche de rallyes DS3 R3T. Fue al día siguiente de la conclusión del Rallye du Var, en un test reservado a clientes interesados en correr con este coche el año que viene y donde conseguimos “colarnos”.

Impecable
El coche está preparado siguiendo los dictados de la categoría R3 de rallyes, que admite coches atmosféricos y turbo. La diferencia entre ambos es que, mientras los primeros poseen motores de 2 litros, los R3T cuentan con mecánicas de hasta 1.6 litros y la admisión limitada por una brida de 29 mm de diámetro. De un departamento de competición tan cualificado y dotado de medios como Citroën Racing cabía esperar un grado de acabados como el que nos encontramos en el DS3 R3T: simplemente, impecable. En la “boutique” de competición de la marca, sus clientes pueden comprarse el coche en forma de kit, con el motor y el cambio preparados y rodados en banco, la carrocería reforzada y con un arco similar al del WRC soldado y con un kit de piezas de suspensión, frenos, etc. que explota la reglamentación R3 prácticamente al límite. No todo se ha llevado a la máxima expresión, por el simple hecho de que el coche es el protagonista de un trofeo monomarca que se disputa en diez países y había que adoptar ciertos compromisos para que ni los costes de adquisición ni los de mantenimiento se fueran de las manos. Aun así, el precio del kit, 62.000 euros, no es precisamente una ganga…

Mi impresión es que los R3 son un el puente ideal para que pilotos ya iniciados den el salto a coches de 4 ruedas motrices. El tacto de carreras es total y, pese a sus solo 210 CV, se manejan caja de cambios, frenos y suspensiones cien por cien de carreras. Citroën vende el coche por piezas, pero no hay que inventar nada: lo dan totalmente reforzado y rodado. Eso sí, no es barato: el kit cuesta 62.000 euros…

Turbo
Sin lugar a dudas, el hecho de contar con una mecánica turboalimentada marca el comportamiento y las prestaciones del coche. Evidentemente, tiene un par máximo sensiblemente más alto y una curva de potencia mucho menos puntiaguda, con unos veinte caballos menos. Tiene también más bajos, gracias al sistema “anti-lag” que elimina el tiempo de respuesta del turbo al acelerar a base de actuar en la electrónica y hacer que la turbina esté girando aun en las retenciones. En la práctica, todo eso significa que allí donde el terreno se complique, patine o sea especialmente estrecho, virado y/o sucio, el DS3 R3 será un arma ciertamente más competitiva que, por ejemplo, un Clio R3 con motor 2 litros atmosférico. Con 1.080 kg en vacío, este nivel de potencia y respuesta y solo tracción en el tren delantero, pasar todos los caballos al suelo era uno de los desafíos más importantes, como nos explicó el ingeniero responsable de este proyecto, Alexis Avril. Aquí se ha hecho una labor muy minuciosa junto al proveedor de los amortiguadores, BOS, consiguiendo que el DS3 R3 presente una capacidad de tracción sorprendentemente buena.

Lujo
Pero si un apartado del coche admite el calificativo de sobresaliente es, sin duda, el accionamiento de la caja de cambios. Ahora que el reglamento de los World Rally Car impone mandos de cambio mecánicos, choca ver un coche como éste, de una copa de promoción, dotados de un cambio prácticamente idéntico al que tenían los WRC de la generación anterior, el Xsara o el C4. Con la gran leva situada junto a la mano derecha cambiar de marcha se convierte en un ejercicio tan delicioso como instantáneo. Tirando se suben marchas y empujando se bajan y, al ser un mero interruptor eléctrico, no hay que hacer el más mínimo esfuerzo físico con los dedos: con rozar la leva, es suficiente. Además, no hay posibilidad de reducir accidentalmente y pasar el motor de vueltas, ya que el software de control del dispositivo lo impide (no reduce con el gas a fondo, por ejemplo). El embrague se utiliza solo para la arrancada, maniobra que tiene un protocolo establecido, y luego se cambia sin pisar el pedal y se suben marchas sin soltar el acelerador. El pedal del embrague tiene una ubicación un tanto particular, con la base más alta que los otros dos, lo que no resulta muy comprensible y dificulta las cosas en caso de apuros, como nos pasó en la prueba, ya que un error de apreciación de en una horquilla con el freno de mano terminó en trompo y motor calado por no “encontrar” a tiempo el embrague. Será cuestión que hay que acostumbrarse…

Suficiente
El gran pedal de freno central y las posibilidades del cambio hacen que la utilización del pie izquierdo en el freno, tanto para parar como para sujetar o colocar el coche sea una práctica ideal. Aun abusando de él resulta muy difícil castigar los frenos, de dimensiones y ventilación suficientes para las prestaciones del coche. El reparto de frenada puede alterarse y el DS3 R3 cuenta con un freno de mano hidráulico, muy eficaz. La dirección es uno de los componentes específicamente de competición del kit y resulta netamente más directa que la de serie.

En suma, por prestaciones el DS3 R3 se posicionaría en un plano muy cercano a lo que puede ser un Súper 1600, pero con periodos de revisión mucho menos exhaustivos y con un coste de mantenimiento mucho menor. Con un poco más de desarrollo, terminará siendo también más rápido. Sin duda, una buena opción para seguir progresando, sobre todo por hacerlo al abrigo de una marca donde las posibilidades para los que demuestren talento no son precisamente escasas.

- Todos sus datos técnicos
¿TE GUSTARÍA PROBAR ESTE COCHE?

SOLITICA AQUÍ EL CATÁLOGO ON LINE

¿QUIERES QUE TE HAGAN UNA OFERTA?

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.