Publicidad

Balance de mitad de temporada

El Gran Premio de Alemania, que se disputará en Nürburgring el próximo 12 de julio, marcará la mitad de la temporada. El balance de estas primeras ocho carreras es totalmente opuesto a cualquier previsión que se hizo a principios de año. Brawn GP y Jenson Button han sacudido la Fórmula 1 como nadie lo había hecho en mucho tiempo.
-
Balance de mitad de temporada
El próximo Gran premio de Alemania marcará el ecuador de la temporada y el balance resultante ha sido, cuanto menos, inesperado frente a las previsiones que se hacían en marzo antes de comenzar. El coche de 2009, con el cambio técnico más revolucionario de la historia, dejaba muchas incógnitas y hacía difícil las previsiones, pero nadie tenía ni idea de hasta qué punto. El mundial de Fórmula 1 está dominado por Brawn GP, un nuevo equipo resultante de los restos dejados por Honda que casi no llega a participar siquiera. Su aparente único rival, Red Bull Racing, nunca entró en las apuestas como candidato al título y hoy es el segundo equipo de la parrilla con dos victorias. Los dos grandes equipos de los últimos años, Ferrari y McLaren han tirado la toalla y ya han volcado sus esfuerzos en la próxima temporada. Y todo esto, con la batalla FIA-FOTA de telón de fondo, la cual a punto ha estado de acabar con la Fórmula 1 incluso.

Tras ocho carreras sólo dos pilotos han conseguido ganar carreras, Jenson Button seis y Sebastian Vettel dos. Da igual lo que la prensa y el mundo pensaran de Button antes de comenzar el año, el británico es la estrella del momento por mérito propio. Es cierto que ha tenido el mejor coche y ha sido ayudado por el equipo para ganar en detrimento de Barrichello (GP de España), pero Button ha sabido ser constante, no fallar, calificar bien, ganar carreras y encima, caer bien a todo el mundo. Es el candidato al título más fuerte y sólo su compañero de equipo y Vettel están en estos momentos en disposición de rivalizar con él, con los que tiene dos carreras de margen para fallar. Nuestro Fernando Alonso se ha visto incapaz de entrar en la lucha con un Renault que aerodinámicamente no está a la altura. Lo mismo ocurre con Massa y Raikkonen con el Ferrari y Hamilton (campeón de 2008) con el McLaren. Ninguno de ellos se ha olvidado cómo pilotar, realizando buenas actuaciones puntuales de vez en cuando, pero en este deporte sin un buen coche no eres nadie.

En la segunda mitad de la temporada se espera que Brawn sufra algo más para mantener la diferencia con sus rivales, según éstos recortan terreno en el apartado técnico, lo que puede aumentar el interés del campeonato. Red Bull seguirá siendo es el equipo rival más fuerte y Sebastian Vettel el piloto mejor capacitado para luchar con los coches blancos. Toyota está perdiendo la inercia con la que empezó el año y todavía no hemos visto un podio de Williams. Con Ferrari, McLaren y Renault pensando ya en 2010, no veremos mucho cambio en sus actuaciones. Tras Alemania, los GP de Hungría y de Europa en Valencia deberían ser territorio Brawn, pero en los siguientes en Spa y Monza, Red Bull con su buen rendimiento en los circuitos rápidos y fluidos puede contraatacar. No obstante, y por lo visto hasta ahora, este debería ser el año de Jenson Button y del nuevo equipo Brawn.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.