Toyota mejora sus perspectivas de futuro

El gigante japonés Toyota Motor, tras un 2011 negro, mejoró hoy sus previsiones para el actual ejercicio fiscal, en el que espera ganar casi 2.000 millones de euros gracias a la reducción de gastos y a la normalización de su producción.
-
Toyota mejora sus perspectivas de futuro

El pronóstico de beneficio del grupo para el año fiscal que termina el 31 de marzo de 2012, mejora en un 11,1 por ciento la estimación que hizo el pasado diciembre y contrasta con la caída de su beneficio neto entre abril y diciembre, los nueve primeros meses del año fiscal.
 

En una multitudinaria rueda de prensa en Tokio, Toyota detalló que en ese periodo ganó un 57,5 por ciento interanual menos, hasta los 162.525 millones de yenes (unos 1.618 millones de euros), afectado por las condiciones negativas a las que se ha enfrentado este año.
 

La fortaleza del yen, que merma sus beneficios en el exterior al repatriarlos, las inundaciones en Tailandia, que interrumpieron su cadena de producción, y el fuerte impacto del terremoto y tsunami que asoló el noreste de Japón el pasado 11 de marzo han sido un lastre en 2011 para la compañía nipona. El peso de estos tres condicionantes en las ventas ha dejado unos números pobres que han prevalecido sobre los esfuerzos de la compañía por recortar gastos, afirmó Takahiko Ijichi, uno de los directores gerentes de Toyota y portavoz hoy de la compañía.
 

Las ventas en el periodo abril-diciembre fueron de 4,99 millones de vehículos, más de medio millón de unidades menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior, mientras que los ingresos disminuyeron un 10,2 por ciento interanual, hasta los 12,88 billones de yenes (unos 128.270 millones de euros). En estos últimos nueve meses registró además un importante revés en su beneficio operativo, que bajó un 72,3 por ciento interanual, hasta los 117.111 millones de yenes (1.166 millones de euros), a causa principalmente de la fortaleza del yen.
 

A pesar de sus datos negativos en estos nueve meses, Toyota cerrará el año fiscal 2011 mejor de lo que esperaba en diciembre gracias a las medidas para mejorar la rentabilidad, con una receta basada en la reducción de costes, un eventual aumento del precio de productos y el impulso de las ventas.

Con los problemas de producción de sus plantas de Tailandia prácticamente superados y Japón en plena reconstrucción tras la tragedia de marzo, Toyota espera vender hasta 7,41 millones de vehículos en 2011, frente a su anterior pronóstico de 7,38 millones de unidades. En 2011 "no hemos podido producir ni vender como hemos querido", aunque "hemos aprendido importantes mensajes de las dos experiencias" que han supuesto los desastres naturales, sobre todo a la hora de poder responder ante posibles nuevos cortes en la cadena de suministros, detalló Ijichi.
 

Las dos catástrofes naturales produjeron una importante falta de componentes que afectó a la producción de Toyota, por lo que ahora la compañía ha tomado la decisión de "consultar numerosos proveedores", y negociar con empresas de países como Corea del Sur para poder garantizar en un futuro el funcionamiento de su producción.

Frente a la fortaleza del yen, Ijichi reconoció que no tienen "una medida milagrosa", pero adelantó que el grupo estudia aumentar algunos precios, revisar los destinos de las exportaciones y recortar los costes "lo máximo posible", tanto de proveedores como en la producción de componentes.
 

El grupo, con sede en Aichi (centro de Japón), confía además en reactivar el mercado con la venta de sus nuevos modelos y especialmente con el Aqua, su nuevo híbrido, que en Japón salió a la venta en diciembre y ha sido "extremadamente bien acogido", aclaró Ijichi. En su primer mes a la venta el Aqua alcanzó los 120.000 pedidos, lo que lo sitúa como el segundo vehículo más demandado en un mes en la historia de la compañía tras los 180.000 del híbrido Prius en mayo de 2009. Fuera de Japón el nuevo modelo se llamará Prius C y se empezará a comercializar a lo largo de este año.
 

El portavoz de Toyota también se mostró preocupado por las condiciones económicas globales que condicionarán la demanda, y apuntó a un escenario especialmente duro en Europa, donde la crisis de deuda ha motivado que el fabricante vea "complicado" hacer previsiones.

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.