Toyota desarrolla un sistema anticolisión a altas velocidades

Toyota ha avanzado un paso más en los sistemas anticolisión con la última evolución de su dispositivo. De forma automática, el sistema desarrollado por la firma nipona puede llegar a producir una deceleración de 60 km/h antes del impacto con el vehículo que nos precede, reduciéndose de forma considerable los daños para los ocupantes de los coches.
-
Toyota desarrolla un sistema anticolisión a altas velocidades
BMW, Audi, Volvo, Mercedes-Benz, Mazda, Ford…un gran número de fabricantes de automóviles ya están desarrollando y ultimando sus propios sistemas anticolisión, unos dispositivos que en la mayoría de los casos no evitan el accidente pero sí reducen la velocidad en el momento del impacto, por lo que se minimiza la gravedad de los daños para los ocupantes. Toyota ha avanzado un paso más en su propio sistema precolisión PCS (Pre-collision System).

Mediante la incorporación de un nuevo radar milimétrico de movimiento y conectado con una serie de sensores y cámaras, el sistema PCS de Toyota analiza en cada momento la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede. Cuando este complejo dispositivo detecta el peligro inminente de impacto con el que coche que circula por delante, se activa una señal acústica y una señal visual en el 'display' central para que el conductor actúe sobre el pedal del freno. De forma automática, el sistema también aumenta aún más la fuerza ejercida sobre los frenos. Con todo ello, con la interacción entre la propia maniobra del conductor y la operación automática del sistema, según Toyota se logra reducir la velocidad de impacto en 60 km/h, contribuyendo de forma destacada a que la gravedad en los daños de los ocupantes de los coches sea mucho menor.

Como ves, el sistema anticolisión PCS desarrollado por Toyota se ha ideado principalmente para mitigar los daños tras un impacto cuando los vehículos circulan a velocidades medias y altas. Este dispositivo también puede actuar de forma automática si el conductor no actúa previamente sobre el pedal del freno. En este caso, cuando el coche actúa solo, la velocidad de impacto se puede llegar a reducir entre 15 y 30 km/h.

Este sistema continúa probándose en varios modelos de Toyota y el objetivo es que se implante definitivamente en muchos de los coches de la gama de la firma japonesa. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.