Conducimos el Toyota Yaris Hybrid

Los 15.900 euros de precio de partida convierten al nuevo Toyota Yaris Hybrid en el vehículo con tecnología híbrida más asequible del momento en España. Para acceder a su rival directo, el también utilitario Honda Jazz Hybrid -17.900 euros-, hay que desembolsar 2.000 euros más. Por tanto, primer punto a favor del Toyota Yaris híbrido: su competitivo precio.
-
Conducimos el Toyota Yaris Hybrid
Sigamos analizando a fondo las características principales del Toyota Yaris Hybrid. Su diseño exterior tiene detalles distintivos que incluso lo hacen más atractivo respecto al resto de versiones de este utilitario. Al menos, desde nuestro punto de vista. Sus cambios en el exterior no sólo cumplen una función meramente estética -modificaciones en el frontal, incorporación de un spoiler trasero, rediseño de los bajos de la carrocería, etc-, sino también atienden a razones prácticas, concretamente el factor aerodinámico. Con un coeficiente Cd de 0,286, el Toyota Yaris Hybrid presenta el mejor dato al respecto entre sus rivales. Ofrecer la menor resistencia al aire, tanto en la parte superior de la carrocería como en los bajos de la misma, se convierte en un elemento de suma importancia en cualquier vehículo, más en un coche híbrido como este Yaris. Las modificaciones en el exterior dan como resultado final un ligero incremento en la longitud total del vehículo, con apenas 20 mm más hasta un total de 3.905 mm de este Yaris híbrido.

Tecnología híbrida más compacta y ligera Más pequeño, más reducido en peso... en definitiva, los responsables de Toyota se han propuesto adaptar la tecnología Hybrid Sinergy Drive a un coche como el Yaris. Por ello, el objetivo prioritario era ahorrar la máxima cantidad de kilogramos en el diseño de un motor eléctrico, de unas baterías, de un motor de gasolina y de la transmisión. Y así lo ha hecho Toyota. En el Yaris Hybrid confluye, en primer lugar, un nuevo motor de gasolina de 1,5 litros de cilindrada de ciclo Atkinson y 74 CV, 50 mm más corto y 17 kg más liviano que el que incorpora el Auris Hybrid -el conocido de 1,8 litros-. La eficiencia y optimización de esta nueva mecánica también ha mejorado levemente, concretamente un 6 por ciento respecto al Prius de segunda generación.

En segundo lugar, el conjunto formado por la caja de cambios automática e-CVT de variador continuo y el motor eléctrico del Yaris híbrido también ahorran una apreciable cantidad de kg respecto al Auris Hybrid, concretamente 11 kg menos. El motor eléctrico reduce su tamaño y su potencia hasta los 45 kW (unos 60 CV), mientras que las baterías de níquel e hidruro metálico también recurren a la misma fórmula de menor espacio-menor peso. Concretamente, las baterías del Yaris Hybrid tienen un número menor de celdas -de 168 del Auris híbrido a 120 del Yaris-, con lo que se consigue un ahorro de volumen y peso (11 kg menos). Por cierto, un dato destacado sobre las baterías es su ubicación -están colocadas bajo los asientos traseros-, por lo que el espacio disponible para el equipaje en el maletero no se alterado de forma negativa, manteniéndose un volumen total de 286 litros.

Con todo ello, el Toyota Yaris Hybrid es tan sólo 30 kg más pesado que el Yaris Diesel 1.4 D-4D. Este ahorro del peso junto a la utilización de otros sistemas eficientes como la frenada regenerativa y unos neumáticos de baja resistencia a la rodadura, permiten al Yaris híbrido obtener unos datos homologados de consumos y emisiones realmente exiguos, con apenas 3,5 l/100 km de consumo mixto y 79 g/km de CO2, lo que le convierten en el Yaris más 'verde' del momento. Son cifras realmente ajustadas, ya que estamos hablando de un coche de 100 CV de potencia máxima.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.