Publicidad

Pedro de la Rosa: una vida que se tiñe a color rojo Ferrari

Resulta imposible definir a Pedro de la Rosa y su extensa carrera deportiva en pocas palabras. Repasamos la exitosa vida deportiva del piloto catalán, uno de los más queridos y respetados no sólo en España, sino en todo el mundo. Su último gran hito, fichar por el equipo Ferrari.
Adrián Lois -
Pedro de la Rosa: una vida que se tiñe a color rojo Ferrari

Catorce años en Fórmula 1, más de 100 carreras, un podium, una vuelta rápida y seis equipos a sus espaldas. Así, con estos números, se define la vida deportiva de Pedro de la Rosa en la Fórmula 1 desde que en 1998 se convirtiese en el piloto probador del equipo Jordan. Seguramente sea el lado más conocido de un piloto que se ha ganado el respeto de todos, sin excepciones, por su carisma, su profesionalidad y su educación en cada palabra que dice y cada movimiento que realiza.

 

Pocos conocerán al Pedro anterior a la Fórmula 1. Y lo cierto es que desde bien pequeño, desde que en 1983 –con tan sólo doce años– empezase a participar en diferentes campeonatos de coches teledirigidos, su vida ha sido siempre la de un piloto ganador. Ya sea en esta última faceta, en la que fue bicampeón de Europa y subcampeón del mundo de coches teledirigidos todo terreno, en las diferentes Fórmulas de promoción y en su etapa en los circuitos japoneses en los años 90, justo antes de llegar a la Fórmula 1.

 

De los karts a Japón

Pedro Martínez de la Rosa comenzó su carrera en los karts en 1988, con diecisiete años, en diferentes campeonatos locales, como el de Cataluña. La Federación Española de Automovilismo se fijó en él y lo eligió para el programa de formación de pilotos ‘Ofensiva Uno / Racing for Spain’. El año siguiente da el salto a los monoplazas.

 

Entre 1989 y 1991 empieza a ‘pelearse’ en diferentes Fórmulas de promoción en España, como la Fórmula Fiat Uno en 1989, de la que fue campeón con dos victorias en siete carreras. En 1990 fue campeón en la Fórmula Ford 1600, con ocho victorias en diez carreras, además de seis carreras más en la categoría británica (2 podiums) y siendo finalista en el Fórmula Ford Festival de Brands Hatch. Y ya en 1991, termina cuarto en el Campeonato de Fórmula Renault, con tres podiums en diez carreras. A partir de 1992 comenzó a competir a nivel europeo de monoplazas y, como lo había hecho antes, con el éxito como norma. Campeón de la Fórmula Renault británica, de la Fórmula Renault europea y del Privilege Formula 3 Festival en 1992.

 

Tras pasar dos años más en el Campeonato Británico de Fórmula 3, siendo sexto clasificado absoluto en 1993, De la Rosa se fue a Japón en 1995, donde se convirtió en una auténtica estrella. Se ganó el apodo ‘Nippon Ichi’ a base de ganar y ganar: campeón de la All-Japan Formula 3 en 1995, campeón del Campeonato Japonés de F-3000 en 1997 y campeón de la All-Japan GT, el campeonato japonés de coches GT, también en 1997. En total, 16 victorias y 10 podiums en tres años.

 

Primera etapa en F1 (1998-2002)

Con el apoyo de Repsol, Pedro de la Rosa llega a la Fórmula 1 en 1998 de la mano del equipo Jordan, consiguiendo un asiento como piloto de pruebas. Durante ese año, el catalán recorre más de 4.500 kilómetros de test y participa en un programa de desarrollo de motores de Honda.

 

Su gran debut se produce el 7 de marzo de 1999, en el circuito australiano de Melbourne con el equipo Arrows. Y no lo podía hacer de mejor manera, terminando sexto y sumando su primer punto en la Fórmula 1 en su primer Gran Premio. En el año 2000, también en el equipo Arrows, logra dos puntos más con dos sextas plazas en Nürburgring y Hockenheim.

 

En 2001, Pedro se queda fuera de Arrows tras la ruptura del equipo con Repsol, pasando a ser piloto de pruebas de Prosa Grand Prix y, tras la ‘intromisión’ de Niki Lauda, se convierte en piloto oficial del equipo Jaguar. Allí pasa dos años más compitiendo y sumando tres puntos: uno en el GP de Canadá, donde fue sexto, y dos puntos en el GP de Italia, tras ser quinto en Monza. Sus andanzas en Jaguar, un buen proyecto que no terminó de cuajar, se terminaron en 2002; pero un gran equipo estaba detrás de la esquina esperando por él.

 

Segunda etapa en F1 (2003-2012)

Y así llegó McLaren. El piloto barcelonés fichó como piloto reserva del mítico equipo británico en 2003, compartiendo equipo con Kimi Räikkönen y Juan Pablo Montoya. De una u otra manera, la vida de Pedro ha estado ligada a McLaren ocho años, bien como piloto de pruebas o como piloto oficial durante determinadas pruebas. En 2005 sustituyó a Montoya, lesionado, en el Gran Premio de Bahrein, terminando quinto y logrando la vuelta rápida en carrera. En 2006 llegaría su gran oportunidad, tras sustituir de nuevo al piloto colombiano, al correr las últimas ocho carreras del Mundial.

                                                                                                                                    

Es en el Gran Premio de Hungría, el 6 de agosto de 2006, cuando De la Rosa consigue su mejor resultado en la Fórmula 1, acabando en segundo lugar por detrás de Jenson Button, que casualmente ganaba por primera vez una carrera en la categoría. Finalmente, el español sumaría 19 puntos, terminando undécimo en la clasificación del Mundial 2006. Tras compartir equipo con Fernando Alonso, en su paso fugaz por el equipo de las flechas plateadas en 2007, Pedro recibe un duro golpe tras el fichaje de Heikki Kovalainen como segundo piloto. ‘De las peleas más fuertes que he tenido en la F1 ha sido con Martin Whitmarsh, cuando escogieron en McLaren a Kovalianen’, reconocía Pedro en una entrevista a AUTOPISTA tras cumplir su Gran Premio número 100.

 

Ya en 2010, BMW Sauber confirma el fichaje de Pedro Martínez de la Rosa como piloto oficial, formando equipo con Kamui Kobayashi. Problemas de fiabilidad y velocidad en el monoplaza, la mala suerte y la poca paciencia –seguramente por motivos económicos– del equipo con el catalán hace que se prescinda de sus servicios y le sustituya Nick Heidfeld. Durante ese año y el siguiente, 2011, De la Rosa participa con el equipo Pirelli en el desarrollo de los nuevos neumáticos del Mundial, corriendo puntualmente en el GP de Canadá de 2011, también con Sauber, por problemas físicos de Sergio Pérez.

 

Llegó el año 2012 y el equipo español HRT F1 Team, con el fondo de inversión Thesan Capital como dueño de la escudería, ficha como piloto a un Pedro de la Rosa que acababa de cumplir 41 años. No fue un año fácil, con el peor monoplaza de la parrilla y problemas internos atizando al equipo. Su mejor resultado fue un decimonoveno lugar en el GP de España. Finalmente, los problemas económicos obligan a Thesan Capital a buscar un comprador para el equipo que nunca llegaría. Fin al sueño de ver un equipo español en la Fórmula 1 y, de nuevo, De la Rosa se quedaba sin volante para el 2013.

 

Hasta que el equipo Ferrari confirmó en el mes de enero el fichaje de Pedro Martínez de la Rosa como piloto de pruebas. Así pues, el equipo italiano completa una plantilla de ensueño para la afición española: tres pilotos españoles, Fernando Alonso, Marc Gené y De la Rosa. Tras conducir por primera vez un Ferrari, Pedro se encargará de desarrollar el nuevo simulador del equipo.

 

*Palmarés Pedro de la Rosa:

- Campeón de España de Fórmula Fiat Uno (1989)

- Campeón de España de Fórmula Ford 1600 (1990)

- Campeón de la British Formula Renault (1992)

- Campeón de la European Formula Renault Series (1992)

- Campeón de la Fórmula 3 Japonesa (1995)

- Campeón de la Fórmula Nipón (1997)

- Campeón del Campeonato Japonés de GT (1997)

- Fórmula 1: mejor resultado, 2º en el GP de Hungría de 2006

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.