Publicidad

Bottas se reivindicó

Tras las merecidas críticas que sufrió después de la carrera de Baréin, Bottas se desquitó a lo grande ganando su primera carrera de F1 dejando a un gris Hamilton en la cuarta posición
José M. Rubio -
Bottas se reivindicó

Lewis Hamilton tuvo en Rusia una actitud  poco combativa a lo largo de todo el fin de semana, y está sufriendo demasiado con los nuevos neumáticos, a los que no termina de adaptarse, ni él ni su coche, y parece que será así durante muchas carreras de la temporada. Según los circuitos, los Mercedes tienen más problemas de adaptación en función del tipo de pilotaje de sus pilotos.

En Montmeló la semana que viene veremos qué es lo que puede dar de sí la temporada. Es un terreno conocido y ahí se verá el verdadero valor de los monoplazas. Sochi es una pista diferente, y eso se vio por las enormes diferencias entre un coche y otro, en calificación y en carrera. Ver a Verstappen a 80 segundos de Bottas es algo que no se podía esperar en el inicio de temporada, lo mismo que Hamilton a 36 segundos del ganador, su compañero de equipo. Unas diferencias abultadas en razón de la adaptación de cada piloto a los neumáticos que Pirelli llevó a Rusia.

Estas diferencias tan grandes hicieron que la carrera fuera una procesión aburrida, sin emoción ni lucha, algo  que se quería evitar este año  con los nuevos neumáticos. Quizás hayamos vivido en Rusia la carrera más aburrida de la temporada, porque vista desde la tribuna resultó insufrible. Vettel fue el único que aguantó el ritmo de Bottas tras haber perdido la oportunidad de ganar en la misma salida, dejando que el finlandés se le "subiera a la chepa" en la primera frenada importante, a partir de ahí y a pesar de intentarlo con estrategia, no hubo manera de superar al Mercedes número 77.

Quienes sacaron buen provecho de los problemas ajenos fueron los dos pilotos de Force India, con Pérez liderando a su joven compañero Ocon. Ambos se colocaron en unas posiciones impensables a base de constancia y regularidad. Sin cometer fallos y demostrando que a pesar de no ser un equipo que nade en la abundancia, tienen una profesionalidad a prueba de bombas, dando a sus pilotos una mecánica fiable, rápida y con unas prestaciones constantes que les han llevado de nuevo a ser el cuarto equipo de la parrilla, algo que no tendrán problemas para confirmar a lo largo de todo el campeonato, ya que Williams, su único competidor, en este apartado solo cuenta con el coche de Massa para estar adelante.

Algo parecido le pasa a Renault, que va mejorando paulatinamente mucho, y que por fin concretó las buenas sensaciones que dan en calificación con Hulkenberg. Solo cuentan con el piloto alemán para estar adelante y Nico no fallo, a su estilo, sin hacer ruido, pero con la constancia de un ganador de Le Mans, estuvo ahí siempre a lo largo del fin de semana y confirmó su octava posición de la parrilla. Era lo que le pedía Renault cuando lo fichó, estar en los puntos de forma constante y en las dos últimas carreras lo ha conseguido y van mejorando, lo que es importante para la marca del rombo, que quiere luchar por el título en el último año de la era híbrida, en 2020.

Carlos Sainz volvió a estar en la brecha, puntuando por tercera carrera esta temporada, y distanciando a Kvyat notablemente en la clasificación. El madrileño es un piloto muy maduro, constante, rápido, que no tiene fallos, y con el que se puede contar en cuanto el coche responde mínimamente. Con menos cambios de ruedas y menos posibilidades de que su equipo se equivoque en las estrategias, está siendo muy constante y saca un excelente partido a un coche, cuyo mayor lastre a lo largo de la temporada suelen ser las evoluciones. Sainz ha sabido aprovechar bien el inicio de temporada para situarse en los puntos e incluso por delante de Ocon en la general y ello teniendo en cuenta la diferencia de mecánica en cuanto a potencia.

El año que viene habrá muchos movimientos de pilotos y Sainz es una apuesta segura para cualquier equipo, y eso lo vio el año pasado Renault, y en caso de salida de Ricciardo hacia Ferrari, lo debieran ver en Red Bull. La vía Renault la tiene más que abierta, pero la temporada es larga e incluso podría optar a metas más altas si hay sorpresas en las formaciones de cara a 2018. Alonso será un competidor importante en ese aspecto, ya que a Fernando en McLaren lo van a tener muy complicado para convencerle después del fiasco de tener que volver a pie al garaje sin completar la vuelta de formación.

Lo de Honda es para retirarse y marcharse a casa. Las risas de Hasegawa en la parrilla de charla con Monisha delante del coche de Wehrlein se quedaron en lágrimas unos minutos después. No hay derecho a que una marca de su prestigio ponga en pista un motor tan malo. No es que no corra nada, que se quede en ocasiones a 30km/h en velocidad punta, sino que además se rompe por todas partes y no encuentran la solución. Lo más graves es que no encuentran la solución a los problemas, y sin eso no hay manera de comenzar a ganar potencia. Un proyecto fracasado de nuevo, y en su tercer año es como para marcharse a casa. No es de extrañar que Alonso busque otras motivaciones, porque lo de Rusia fue la gota que colmó el vaso.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.