Publicidad

GP Hungría: Vettel a la playa y Ferrari a la fábrica

El Mundial de Fórmula 1 ha llegado a su ecuador y el merecido descanso estival tras el Gran Premio de Hungría se presenta como un respiro para algunos, como Vettel, y como semanas intranquilas para otros, como Fernando Alonso. Y es que el Gran Premio de Hungría no dejó un buen sabor de boca en Ferrari. Por su parte, Red Bull consiguió alejar a su líder alemán aún más del español, aunque Hamilton y Raikkonen recordaron que no están de ‘adorno’ esta temporada.
Rubén Leal.

Twitter: @Rubenleal_motor -

GP Hungría: Vettel a la playa y Ferrari a la fábrica

Ocupando la quinta posición en la parrilla de salida de Hungaroring, Alonso se mostraba al final de la clasificación tan perdido como viene haciendo en las últimas carreras. Y es que el rendimiento de su F138 sigue siendo irregular, sin olvidar que estamos ante un monoplaza que, no sólo corre menos que el de sus rivales principales, sino que además desgasta los neumáticos tanto o más que ellos. Al final se quedó con la quinta plaza, por lo que no perdió su posición de salida. Lo que si perdió fue la segunda plaza en la Clasificación General, ocupada ahora por Raikkonen, además de una oportunidad única para recortar puntos al líder Sebastian Vettel.

 

El de Lotus, que partía desde la sexta plaza, consiguió con una gestión excepcional de los neumáticos, por lo que tan sólo dos ‘pit-stops’ -estrategia alternativa al resto de los de cabeza- le sirvieron para subir hasta la segunda plaza, arruinando los planes de un Vettel que, por momentos, se creyó capaz de superar a Kimi. El alemán se tuvo que conformar con la tercera plaza, lo que no le supone ningún problema para irse de vacaciones con un colchón de 38 puntos respecto a Raikkonen y con 39 puntos de ventaja con Fernando Alonso. Otro que supo aprovecharse de una estrategia a dos paradas fue Jenson Button, que pasó de salir desde la decimotercera plaza a acabar la carrera séptimo.

 Lewis Hamilton

Pero el auténtico protagonista en Hungría fue Lewis Hamilton quien, lejos de tener problemas, se mantuvo en cabeza todo el fin de semana. Ya en los entrenamientos libres del viernes y el sábado dejó claro que los Tests de Jóvenes Pilotos y de neumáticos en los que no pudieron participar en Silverstone –por sus entrenamientos ilegales en Montmeló-, no han supuesto ningún problema para que su Mercedes siga siendo la ‘flecha de plata’ de antaño. Marcó un ritmo escalofriante en clasificación, robándole la ‘pole-position’ a Vettel e hizo lo propio en carrera, dejando un hueco de casi 11 segundos, tiempo que tardó Raikkonen en pasar en segundo lugar por delante de la bandera a cuadros.

 

Alonso salvó más muebles de los que esperaba

A pesar de que el quinto puesto no le vale a Fernando más que para lamentarse por el rendimiento nada ‘sobresaliente’ de su Ferrari, la realidad es que tuvo mucha suerte, ya que pudo acabar mucho más atrás. El primero que le regaló una posición fue Grosjean, quien partía tercero y que esperaba hacer también una estrategia a dos paradas como su compañero de equipo. Pero no le salió bien, o mejor dicho, no quiso escuchar lo que le decía la carrera y se quiso anticipar a los acontecimientos. Primero, con un adelantamiento algo brusco con el que cerró el hueco a Button y al que golpeó. Por suerte, no tuvo que lamentar daños, pero sí le pasó factura al británico de McLaren. El francés ya estaba en el punto de mira, por lo que un adelantamiento a Massa de dudosa ‘legalidad’ –parecía haberse salido de la pista para adelantar- le costó un ‘drive through’, quedando completamente fuera de sus opciones al podio. Las imágenes han demostrado que adelantó correctamente –sólo dos ruedas fuera del trazado-, pero eso no evitó que fuera sancionado con 20 segundos  por su maniobra con Button. Con todo, Grosjean mantiene su sexta posición, pero pudo estar arriba.

 GP Hungría

Otro en el punto de mira tras el carrera húngara fue el propio Fernando Alonso, al que se ‘cazó’ en varias ocasiones con el alerón DRS abierto aún estando a más de un segundo del piloto de delante. Ferrari lo justificó como un problema con el software del dispositivo, que se quedó activado en ‘modo clasificación’, lo que permitía su uso en todo momento en las zonas de activación de este alerón móvil. La FIA –Federación Internacional de Automovilismo- decidió que una multa de 15.000 euros para Ferrari era suficiente, por lo que Alonso no tuvo que lamentar pérdida de posiciones en el resultado final. Lo que asusta es que ni usar el DRS irregularmente le permitiera estar más arriba. En Maranello no van a descansar demasiado en agosto...

 

Mundial de Fórmula 1: toda la información

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.