Publicidad

Combustibles alternativos

Como alternativa a los combustibles tradicionales - gasolina y Diesel-, en los últimos tiempos también se han utilizado otros combustibles alternativos con un alto grado de eficiencia. El bioetanol, el biodiesel y el gas natural -incluida su variante de gas licuado de petróleo- son las otras propuestas verdes. Repasamos cada uno de ellos.
-
Combustibles alternativos
El bioetanol es un tipo de alcohol cuyo origen hay que buscarlo en ciertas materias vegetales, siendo las cañas de maíz y de algodón las fuentes más comunes. A través de un proceso químico, se puede utilizar como combustible para impulsar cualquier tipo de automóvil. Se puede usar por sí sólo o con mezclas que pueden variar.
El combustible resultante de la mezcla de etanol y gasolina se conoce como gasohol o alconafta. Dos mezclas comunes son E10 y E85, con contenidos de etanol del 10% y del 85%, respectivamente. Otras materias primas de las que se puede obtener bioetanol son la remolacha, las melazas, el sorgo dulce, la patata, la yuca, la madera y ciertos residuos agrícolas, incluyendo los de cítricos tan comunes en España como la naranja y el limón. Generalmente, cuanto mayor es el contenido de etanol en una mezcla de gasohol, más baja es su conveniencia para los motores tradicionales que incorporan los automóviles. El etanol puro reacciona o se disuelve con ciertos materiales de goma y plásticos y no debe utilizarse en motores sin modificar. Además, el etanol puro tiene un octanaje mucho más alto que la gasolina común, requiriendo, por tanto, realizar diversas modificaciones en un motor tradicional. Éste, además, debe contar con materiales más resistentes y versátiles capaces de aguantar todas las características intrínsecas del alcohol y de la gasolina (más calidad en los materiales por donde circulen, es decir, válvulas, cilindros, etc.).

Los motores de etanol también necesitan un sistema de arranque en frío diferente a los de gasolina y Diesel. El término se utiliza para la mezcla de un 15% de gasolina (por volumen) y de un 85% de etanol. Esta mezcla tiene un octanaje de cerca del 105, lo cual es sensiblemente más bajo que el etanol puro, pero mucho mayor que el de la gasolina normal. La adición de una pequeña cantidad de gasolina ayuda a un motor convencional a arrancar al estar el motor (y el combustible) frío. El E85 no contiene siempre exactamente un 85% de etanol. Para unos se perfila como un recurso energético potencialmente sostenible que puede ofrecer ventajas medioambientales y económicas a largo plazo en contraposición a los combustibles fósiles, mientras que para otros es el responsable de grandes deforestaciones y del aumento del precio de los alimentos, al suplantar selvas y terrenos agrícolas para su producción. Según los estudios realizados por expertos en la materia, el uso de bioetanol E85 se traduce en una menor contaminación, con una reducción de las emisiones contaminantes de hasta un 50 por ciento respecto a un motor similar que únicamente funciona con gasolina.
Audi A4 2.0 TFSI flexible fuel.
Saab 9-5 BioPower.
¿Qué es el Gas Natural?
El gas natural se almacena y utiliza en sus estados líquido o comprimido. Es más comúnmente abreviado como gas natural licuado de petróleo (GLP) y gas natural comprimido (GNC). El Gas Licuado de Petróleo GLP (en sus siglas inglesas, LNG de las palabras Liquefied Natural Gas) es una mezcla de propano y otros gases de hidrocarburos, tales como el butano. El GLP es un subproducto que se produce durante la extracción de petróleo crudo y refinado o de corrientes de gas. Tiene un índice de octanaje muy alto y se convierte en líquido al comprimirse, pero se convierte en gas a temperatura y presión atmosféricas normales. El transporte de GLP en estado líquido es ideal, puesto que es muy denso. Cuando se utiliza para motores de combustión interna de energía, el GLP no es tóxico, no corrosivo, sin aditivos, y no contiene tetraetilo de plomo. También se quema en la cámara de combustión de una forma más limpia que los combustibles líquidos tradicionales, como la gasolina y el gasóleo. Sin embargo, su densidad de energía es inferior a estos combustibles. Debido a que ciertos tipos de motores de combustión interna requieren lubricación de motores diesel y gasolina, es posible que el uso de GLP, que no es lubricante, puede dañar las válvulas y reducir la vida útil de los motores.

Es importante usar el grado correcto de GLP con el fin de evitar daños al motor. De los tres tipos que están disponibles comercialmente -propano, combustible de los motores de grado (o HD5), y el butano de calidad comercial - HD5 es el único motor de combustible propano-grado. Los estudios realizados indican una pérdida de potencia de alrededor del 4 por ciento y hasta un 20 por ciento entre los motores que se han adaptado para quemar GLP. Una de las para superar este inconveniente es incorporar un compresor o un turbocompresor para aumentar el volumen de aire que se quema con combustible en las cámaras de combustión del motor. Es gas natural, pero producido a partir de energías renovables. Es un gas de síntesis, de idéntica composición (metano), pero no procedente de yacimientos. Su ventaja es que para producirlo se consume CO2 atmosférico. Se realiza mediante reacción con hidrógeno, que para ser renovable se obtendrá mediante electrolisis, con electricidad de parque eólicos. Audi ha anunciado la generación de e-gas a escala industrial en el Mar del Norte con este esquema, a la vez que anunciaba la producción de coches alimentados con este gas para 2013. La planta producirá 1.000 toneladas anuales de este e-gas y en el proceso consumirá 2.800 toneladas de CO2 atmosférico.


Skoda Octavia GLP
Chevrolet Aveo GLP
VW Passat TSI EcoFuel
Kia Forte LPI Hybrid
Fiat Bravo, Punto y Panda GLP
Opel Zafira 1.6 Turbo CNG El biodiesel es un combustible alternativo renovable a partir de diversas fuentes (todo tipo de residuos de origen vegetal). A menudo se puede utilizar sin problemas en la mayor parte de motores Diesel de todo tipo. El biodiesel es un combustible más limpio que el diesel de petróleo estándar. El propio inventor del motor a gasóleo, el ingeniero alemán Rudolf Diesel, ya vaticinó en el pasado un gran futuro al uso de aceites vegetales como combustibles para hacer funcionar un motor. La soja, el lino, la colza, la mostaza, el girasol, la palma, el cáñamo la jatrofa, el carraspique..., en definitiva, cualquier tipo de vegetal de cuyos residuos se pueda extraer un tipo de aceite determinado es susceptible para ser usado como Biodiesel. Asimismo, incluso el propio aceite doméstico ya usado o los residuos de las grasas animales también podrían usarse como Biodiesel.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.