Publicidad

Coches para el recuerdo: Opel Manta GT/E

El Opel Manta es una de las opciones más económicas para tener un auténtico coupé de los 80: propulsión trasera, perfil bajito, pocos elementos de otros Opel… y a un precio desde unos 4.000 €.
Blas Solo.

Twitter: @autopista_es Fotos: Israel Gardyn y MPIB. -

Coches para el recuerdo: Opel Manta GT/E

Durante mucho tiempo, el Opel Manta ha sido uno de esos coches con mala fama. Y mala fama sobre todo por su imagen… o más bien diríamos que por la de alguno de sus propietarios. En realidad no era porque el coche tuviera defectos o inconvenientes que lo hicieran desaconsejable. Ni mucho menos.

Opel MantaCon los años, esa mala fama de origen clasista ha ido remitiendo, y hoy el Opel Manta es un clásico la verdad es que bastante apetecible y está revalorizado. Además, para bien y para mal, a estas alturas ha habido una criba muy grande y, aunque no quedan muchos, no es difícil encontrar buenas unidades en el mercado. Eso sí, hubo “tuneamientos” descomedidos y también verás que sobreviven algunos de los más vandálicos, principalmente en Alemania, donde hay hoy mucha mayor oferta.

En la revista británica Practical Classics decían hace unos meses: “los Opel Manta vendidos en España y Grecia tienden a estar libres de corrosión y, como no se oxidan, allí hay algunos buenos coches. Aún mejor, los precios tienden a ser competitivos...”. Quien lo ha escrito se debe imaginar que esto es el desierto del Gobi, pero, en parte, es cierto que lo mejor es empezar a mirar los de aquí, aunque no haya demasiados.

El Opel Manta GT/E que os mostramos en la mayoría de las fotografías es un Manta B2, la segunda serie de la segunda generación. La primera generación (1970 – 1975) siguió con esa idea de Opel, que empezó con el GT, de hacer carrocerías de corte americano a escala Europea; es también un coche interesante. La segunda generación (1975), más europea en todo, mantiene la disposición de motor delantero de cuatro cilindros y propulsión trasera en un eje rígido. Después llega este B2 (C en algunos mercados) puesto al día con el gusto de la época; por ejemplo, paragolpes de plástico en vez de metálicos. Las preparaciones de Irmscher son raras y muy buscadas, especialmente el i300 de seis cilindros. Aprovechamos hoy para ofreceros una guía de compra.

Opel Manta: el motor

El motor del Opel Manta GT/E (CIH 20 E) es muy peculiar por varias razones. Una de ellas es que debe haber muy pocos modelos lo bastante antiguos para seguir con una culata de hierro (el diseño original es de 1965) y lo bastante modernos para llevar inyección electrónica, una Bosch LE Jetronic. Otro rasgo curioso de esta culata es que aloja el árbol de levas, pero situado a un lado de las válvulas, a las que mueve a través de balancines y taqués hidráulicos. No se lo denomina OHC (overhead camshaft) sino CIH (cam in head). Esta culata no es la ideal desde el punto de vista del rendimiento (no es de flujo cruzado), pero en un clásico eso importa menos que la durabilidad y la fiabilidad, y en ese sentido cumple. El mando del árbol de levas es por una cadena ruidosa pero resistente; no obstante, un ruido excesivo en caliente puede ser un indicio de desgaste en los coches que superan 150.000 km.

Motor Opel MantaEste motor de 1.979 cm3 y 110 CV DIN a 5.400 rpm del Opel Manta GT/E es muy sólido en general, pero tiende a sobrecalentarse si hay algún problema de refrigeración, que puede ser simplemente un radiador muy sucio o un nivel de refrigerante demasiado bajo. Lo bueno de la culata de hierro es que no se deforma con el calor como puede ocurrir con una de aluminio, el punto débil del sistema es la junta. Hay que buscar síntomas de consumo de agua, de aceite o el típico barro en el bote de expansión, indicio de que esos dos circuitos están comunicados.

Opel Manta: transmisiones y bastidor

La versión Opel Manta GT/E se fabricó con tres cajas de cambio distintas: una manual de cuatro velocidades, otra manual de cinco con las mismas relaciones que la anterior más una quinta desmultiplicada y una automática de tres velocidades, muy difícil de encontrar (y sin muchas razones para buscarla). La de cinco velocidades es la más común y no presenta ningún problema especial, salvo un sincro de la tercera algo débil. El embrague también es muy resistente, y en un uso normal puede superar 100.000 km perfectamente.

El principal problema de la suspensión es el envejecimiento de alguno de sus elementos; por ejemplo, no es raro que los muelles delanteros se rompan, que las articulaciones se desgasten y que los casquillos prácticamente desaparezcan. Encontrar repuestos originales es casi imposible pero hay un mercado amplio de especialistas que continúan vendiendo piezas de mayor calidad que las originales.

Interior del Opel MantaSi el coche lleva parado mucho tiempo o no lo usan con frecuencia, es posible notar que el pedal de freno está agarrotado. Puede ser un problema sencillo de reparar si es el propio pedal o menos si es la bomba. En cualquier caso, si le ocurre a la unidad que está mirando, cuente con que posiblemente harán falta piezas además de mano de obra. En cambio, que la dirección esté dura es normal, el coche es así. Hay kits para acoplarle una dirección asistida eléctrica, que sólo tiene sentido si se va a usar mucho el coche en ciudad (lo cual no tiene mucho sentido).

Opel Manta: carrocería

Por último entramos a valorar la carrocería: el Opel Manta está mal protegido contra el óxido. Especialmente en las unidades que vengan de un clima húmedo, hay que hacer una inspección minuciosa por arriba y -sobre todo- por debajo. Entre las zonas donde hay que mirar están los umbrales de la puertas, el suelo, los puntos de anclaje del gato, alrededor del parabrisas y la luneta, por debajo del bote del líquido lavaparabrisas, los vierteaguas y en el soporte de la batería. No es un problema grave tener que reemplazar algún panel de la carrocería porque todavía hay quien los vende en bruto.

En definitiva, si quieres un clásico revalorizado, un deportivo tradicional de los años 80 y un coupé relativamente económico, el Opel Manta GT/E es una gran opción. Suerte para encontrar el tuyo.

También te puede interesar:

Prueba clásica: Opel Manta

Así es el Opel Kadett GSi

Así es el Renault Fuego

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.