Publicidad

Marcos GT3000 V6, deportivo a la carta

Existen coches cómodos, nobles y pragmáticos: excelentes vehículos de transporte. Pero también hay un tipo de automóvil que llega directo al corazón, que transmiten emociones y que se conducen con el alma, como este pequeño gran coupé.
Jesús Bonilla. Fotos: Mikael Helsing -
Marcos GT3000 V6, deportivo a la carta

Daniel buscaba un coche especial, con encanto. Un deportivo que le apasionase, que le transmitiese emociones, que le hiciese hervir la sangre al conducirlo. Nada convencional. Había corrido con motos y conocía la sensación. Ese ‘subidón’ que da dominar la máquina, con el cuerpo, con el corazón, con la razón, con el alma, a plena velocidad. La comunión hombre-máquina… Al cabo de unos minutos de conocerle y escucharle hablar, es la idea que transmiten sus palabras. A la puerta del taller, el taller de su padre, donde él ha crecido y ahora dirige, ahí estaban sus dos criaturas. No las ha parido, pero las ha creado: el 3000 V6 blanco y el Mantula con los colores de Gulf. Impolutos los dos, impecables, sugerentes, provocativos, fascinantes…

 

‘¿Sabes qué me llevó hasta el Marcos? Un artículo vuestro, sí. No sé cómo cayó en mis manos un número antiguo de la revista Automóvil, en la que había una prueba de un GT 3000 como éste. La firmaba Mario Chavalera. No recuerdo haber oído hablar antes de la marca. Pero aquel reportaje me fascinó. Me gustó lo que contaba, cómo era el coche. (Chasis de madera, carrocería de fibra, 800 kg, 130 CV, 200 km/h… hecho totalmente a mano). Parecía que podía ser lo que buscaba.’

 

Al poco tiempo había encontrado, a través de Internet, uno anunciado a la venta, en… ¡Holanda! ‘Llegué a probar un TVR Tuscan, pero no cabía en él. Mi metro noventa es un hándicap. Así es que, imagínate mi alegría cuando comprobé que sí entraba en el Marcos, y hasta me sentía a gusto. ¡Me quedaba bien, como un guante!’

 

Daniel fue personalmente a verlo. Pertenecía a un particular, que lo tenía poco menos que arrumbado en el garaje de su casa. Lo encontró sucio y descuidado. Pero parecía estar entero y funcionaba. ‘Bueno… logramos arrancarlo y salimos, incluso, a dar una vuelta. El motor fallaba más que una escopeta de feria. Se notaba que el mantenimiento lo había llevado algún mecánico poco experto. Pero no le faltaba ningún elemento principal. Y el chasis, lo que más me preocupaba, era el original de madera y estaba sano.’

 

Después de cerrar el trato, Daniel volvió a Holanda para cargarlo a la grúa en persona. ‘Has visto lo bajito que es, que enseguida rozan los bajos. No quería que sufriese algún daño y luego, después de tenerlo aquí, llevarme una sorpresa desagradable.’ Pero del susto no se libró. Supervisó la operación ‘in situ’, comprobó que todo estaba en orden, se despidió del vendedor y regresó a Vigo en avión, contento como un crío con zapatos nuevos. Pero ¡ay!, al día siguiente le despertó una llamada de teléfono urgente: ¡El camión se había salido de la carretera y había volcado! Pánico, incertidumbre. Tanto cuidado, tantas precauciones y… ¡Nada de nada! La góndola del camión había dado la vuelta de tal manera que ni una furgoneta ni el Marcos habían sufrido daño. Los otros coches habían quedado aplastados y para el desguace. El pequeño coupé apenas tenía unos arañacitos…

 Marcos GT3000 V6

Aquello sucedía en 2007. Luego, durante año y pico, Daniel lo sometió a una revisión y una puesta a punto profundas. ‘En un principio, quería prepararlo para participar en rallyes o en carreras de clásicos. Esa era mi primera intención: hacerme un coche burro. Pero viendo lo original y lo sano que estaba, decidí conservarlo de serie, dándole un repaso, claro. La seguridad es fundamental para mí. Así es que, reforcé el chasis en los sitios clave en los que me había informado que había que hacerlo, sobre todo los puntos de anclaje de los tirantes de la suspensión trasera. Y el hueco de los asientos. Porque en realidad, éstos son meras estructuras forradas y ajustadas en esos rebajes que hace el chasis. Por eso la posición es fija y tan baja. También instalé rótulas ‘uniball’ y cambié muelles, amortiguadores, manguetas y bujes de ruedas.’

 

En el motor, realizó una operación similar. ‘Es el V6 del Ford Granada (fase 2), con válvulas más grandes, colector especial, árbol de levas más rápido y engranajes aligerados. Es una mecánica muy fiable y muy fina. Por precaución, he instalado un radiador más grande y una bomba de agua eléctrica. Todos son elementos originales del catálogo de Marcos Heritage. El carburador Weber sólo hubo que limpiarlo.’

 

En cuanto a la carrocería de fibra, necesitó reparar pequeños desperfectos y pintarla. El coche  probado y fotografiado por nuestro compañero Mario Chavalera era amarillo y con la franja negra longitudinal que también luce el de Daniel. ¿Casualidad? El número 59 en las puertas era, en cambio, el que usaba cuando corría en moto.

 

El joven gallego no erró a la hora de elegirlo. Posee esas  virtudes y características que quiso transmitirnos antes de cedernos el volante. El Marcos está más cerca de un coche de carreras que de un GT convencional, y no sólo por la decoración. Antes que a un Jaguar E-type, me recuerda a un Lotus Elan. Comparte esa esencia del deportivo ligero, compacto, ágil, brioso. La liebre frente al ‘purasangre’. Esa es, por lo menos, la sensación que tiene uno puesto delante del pequeño volante.

 Marcos GT3000 V6

Antes, ha habido que colarse y encajarse dentro como a través del agujero de un alfiler. Paradójicamente, una vez ajustados los pedales a la medida –dispone de un ingenioso dispositivo para adelantar o retrasarlos girando una rueda del salpicadero- y abrochado el cinturón de seguridad, la posición es cómoda y natural, con el ancho túnel de transmisión sujetándonos, prácticamente, todo el costado izquierdo. Delante, un cuadro de lujo, por la madera y por la ordenación a la vieja usanza de la retahíla de relojes, medidores, testigos, teclas e interruptores de que dispone. El primer coche al que adelantamos nos da idea de lo bajo que vamos sentados. Apenas llegamos a ver la cara del conductor, y cuando se acerca un camión… ¡ay, qué pasamos por debajo!

 

Pero eso es lo de menos. Este juguete no está hecho para ir de compras por la ciudad. Nos espera la montaña, las carreteras estrechas y con curvas, con subidas y desniveles, donde hay que acelerar y frenar, y reducir rápido y pelearse con el volante para que no se desmadre y siga el rumbo marcado. Ahí es donde, de verdad, se manifiesta el carácter de un deportivo como éste.

 

Y de cierto que el Marcos ni desentona ni defrauda. Enseguida logra llegar al alma de quien lo conduce. Cautiva el sonido del motor, su brío, la precisión del cambio, el tacto seco de las suspensiones, lo rápido de las reacciones y, sobre todo, lo fácil que resulta cogerle el aire. O eso es lo que pronto nos hace pensar. Unos kilómetros bastan para creer que lo dominamos. Daniel nos asegura que es como una madre, que se le puede hacer derrapar a voluntad, que no se desmanda.

 Marcos GT3000 V6

Aunque 131 CV puedan no decir mucho sobre el papel, a la hora de verdad, cunden. El V6 se estira bien, es elástico y para subirlo por encima de las 4.000 vueltas, yendo en tercera o cuarta, hay que tener agallas y sentido común. Porque corre, y mucho, y transmite al volante todas las reacciones del bastidor y el dibujo de la carreteras, casi como un monoplaza. El único capítulo delicado es el funcionamiento de los frenos. Sin servo, la presión ha de ser fuerte y eso le resta rapidez y eficacia cuando se rueda rápido en zonas demasiado accidentadas de aceleraciones y frenadas constantes.

 

El Marcos GT cumple con las expectativas deportivas que se esperan de él, pero con esa pizca de rareza, exotismo y exención de convencionalismos que tenían este tipo de coches hechos ‘a la carta’. Daniel no se equivocó, y prueba de ellos son los otros Marcos que ha ido incorporando a su vida.

Galería relacionada

Marcos GT 3000 V6

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.