Publicidad

Prueba clásica: Jaguar E-Type 3.8

De los siete E-Type preparados en fábrica específicamente para competir, uno fue éste, entregado al equipo de Peter Barry y conducido en su primera carrera por Bruce McLaren. Con el paso del tiempo, el roadster original fue evolucionado hacia este soberbio “Semi-Lightweight”.
Jesús Bonilla / Fotos: J. Mª. Pueche -
Prueba clásica: Jaguar E-Type 3.8

Al volante del Jaguar E-Type 3.8 está Joaquín Folch, encuadrado en el equipo de Simon Hadfield. Polifacético dentro de los circuitos internacionales –tan pronto se pone al volante de un Ford GT40, un Maserati 250F o del Brabham BT49C ex Nelson Piquet en el certamen de Fórmula 1 Histórica- Folch ejerció de cicerone del equipo británico y nos presentó en el circuito Motorland de Alcañiz a “3BXV”, en alusión a su matrícula original. Un aperitivo para abrir boca.

 

Durante los últimos años, el Jaguar E-Type 3.8 ha participado en grandes citas automovilísticas como Goodwood Revival o Silverstone Historic Festival. Su aspecto impresiona desde cualquier ángulo. Ancho, compacto y de curvas marcadas, los sutiles apéndices aerodinámicos, las tomas de aire y la ausencia los paragolpes como los coches de calle remarcan un diseño de por sí impresionante, inigualable y reconocible por cualquiera.

 

Jaguar E-TypeLa línea es limpia y atlética, imprimiendo cierta sensualidad, incluso, a ese musculado tres cuartos trasero. Hasta el mínimo detalle parece haber salido de la orfebrería minutos antes.

 

Bruce McLaren fue el primero que lo pilotó, en Silverstone, en 1961. En aquella carrera, sólo le batió Stirling Moss con un Ferrari 250 GT. Luego vino la transformación.

 

Las características llantas Dunlop de aluminio, de 15 pulgadas de diámetro, con palomilla central y anchos rodillos de goma, se encuentra embutidas detrás de los abultados pasos de ruedas. Por encima, como una de esas gorras de estilo inglés, el 'hardtop' queda perfectamente integrado en el cuerpo central y aporta la rigidez necesaria para que la carrocería no se retuerza. El techo es imprescindible porque en el cascarón predominan los materiales ligeros: capó, puertas y tapa del maletero son de aluminio y las ventanillas de plexiglás.

 

Como apunte sirvan los siguientes datos: en los Lightweight originales se lograba una importante reducción de peso, lo que significaba pasar de los 1.200 kg de los roadster de calle a los 920. Este se queda en 1.040 kg.

 

Por dentro, una jaula antivuelco de tubos soldados lo refuerza aún más y deja la estructura del monocasco hecha un bloque sólido. Sólo queda a la vista la cara interna del caparazón, desnudo y únicamente provisto de los elementos imprescindibles: dos baquets deportivos y el poblado –eso sí- cuadro de instrumentación. Delante del conductor se presentan un volante Moto Lita de tres radios y las dos esferas principales, la del velocímetro Smiths –en millas, por supuesto- y el cuentavueltas Stack, con un marca indicando el régimen máximo de giro del motor: 6.200 rpm. En el centro, más relojes informativos y los interruptores de dispositivos auxiliares; y a la izquierda, la caja de fusibles.

 

El aspecto de "3BXV" es ahora más musculoso que en su configuración roadster original de 1961.

 

Jaguar E-TypeEn el plano mecánico ha conservado su configuración original, lógicamente adaptada y afinada paulatinamente a su actividad deportiva. Equipa el seis en línea 3,8 de “culata ancha” y lubricación por cárter seco, alimentado por una batería de tres Weber dobles horizontales. En banco, la potencia ronda ahora los 355 CV. Y aunque el incremento se sitúa en torno a los 100 CV con respecto al motor de serie, para domar esta cuadra sirve también el esquema de transmisión antiguo, actualizado, claro: caja de cambios de cuatro relaciones con autoblocante Thornton-Power Lock, frenos de discos en las cuatro ruedas y dirección de cremallera. En cuanto a suspensiones, más de lo mismo: inalterable en concepto, pero reforzado y puesto al día.

 

Con los años, este Jaguar E-Type Semi-Lightweight  ha experimentado una transformación sustancial desde su salida de fábrica a mediados de 1961. Fue uno de los seis roadsters despachados a equipos privados con especificaciones para correr. En pleno lanzamiento del modelo, sir William Lyons se mantenía reacio a invertir tiempo, dinero y recursos en desarrollar de manera tácita el E-Type para competición. Por cuestiones puramente económicas, Lyons había echado el cierre al departamento después de las victorias del D-Type. Aún así Lofty England –director general de Jaguar- mandó a William Heynes –ingeniería- y Malcolm Sayer –carrocería- preparar esta pequeña serie para las tres escuderías fuertes del momento que estaban participando con distintos Jaguar: las de Tommy Sopwith, John Coombs y Peter Barry.

 

A este último se le concedió el chasis número 850010, un roadster pintado en verde Sherwood que salió de los talleres de Coventry el 27 de junio y fue inscribió para participar en el British Empire Trophy, en el circuito de Silverstone, apenas diez días después, el 8 de julio. El volante del “3BXV” fue encomendado a Bruce McLaren, habitual de Jaguar en esos momentos. Después de una carrera impecable de menos a más, McLaren terminó segundo, a 11,2 segundos de Stirling Moss –Ferrari 250 GT-, y después de que Roy Salvadori cediese terreno por fallo de su E-Type y Graham Hill se viese obligado a retirarse con el motor de su Jaguar al rojo vivo.

 

Peter Barry mantuvo en activo a “3BXV” varias temporadas más, poniéndolo en manos de pilotos locales como Dennis Taylor, Albert Powell y David Hobbs y demostrando su versatilidad frente a los más potentes Ferrari 250 GT y Aston Martin DB4. Con el paso del tiempo, el coche cambió de dueños, que lo mantuvieron en activo y le fueron introduciendo modificaciones en línea con los superdotados “Lightweight” a los que Lyons había abierto –por fin, pero tarde- la puerta. Los últimos años ha permanecido en una colección privada, mantenido sin reparar en gastos por el especialista en Jaguar Pearsons Engineering. A partir de ahora, el testigo se halla en manos del equipo de Simon Hadfield.

 

Jaguar E Type “Semi-Lightweight” (1961). Ficha técnica

MOTOR: 6 cilindros en línea, bloque de hierro y culata de aluminio, cigüeñal de siete apoyos, refrigeración líquida y lubricación por cárter seco. Posición: delantera longitudinal. Diámetro x carrera: 88 x 106 mm. Cilindrada: 3.875 cc. Distribución: dos árboles de levas en culata y dos válvulas por cilindro. Alimentación: tres carburadores Weber 45 DCOE. Potencia máxima: 355 CV.

TRANSMISIÓN: A las ruedas traseras. Embrague: Monodisco en seco. Cambio: de 4 relaciones con autoblocante.

BASTIDOR: Monocasco autoportante en chapa de acero con subchasis tubular delantero y trasero. Suspensión delantera: trapecios, barras de torsión, amortiguadores Koni y barra estabilizadora. Suspensión trasera: trapecios alargados, muelles, dobles amortiguadores Koni y barra estabilizadora. Frenos: de discos en las cuatro ruedas. Dirección: de cremallera. Ruedas: Llantas de aleación Dunlop de 6 y 7” x 15”. Neumáticos: 215/70/15 y 225/65/15.

CARROCERÍA: roadster biplaza con hard top, obra de Malcolm Sayer. Batalla: 2.440 mm. Vías del./tras.: 1.270/1.345 mm. Largo x ancho x alto: 4.450 x 1.660 x 1.180 mm. Peso: 1.040 kg

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.