Publicidad

Toyota C-HR: prueba a fondo del SUV híbrido de moda

Nuevo en su categoría, el Toyota C-HR ya es uno de los SUV más vendidos de nuestro país. Atento a la superprueba con todas nuestras mediciones a este vehículo de tecnología híbrida.
Texto: Pablo Mallo / Fotos: Mikael Helsing -
Toyota C-HR: prueba a fondo del SUV híbrido de moda

El SUV con tecnología híbrida Toyota C-HR ya es toda una sensación en su segmento. Los datos de matriculaciones de vehículos nuevos así lo atestiguan, al colarse entre los SUV más vendidos de nuestro país, según los datos de enero de 2017

Poco a poco Toyota va poniendo en el mercado coches más emocionales, tanto por diseño como por conducción. Buena prueba de ello es este C-HR, que entra de lleno en una categoría cada vez más demandada y lo hace aportando un interesante toque de originalidad

El Toyota C-HR hace gala de una impactante estética, además de estar animado por la eficiente tecnología híbrida que ha estrenado el último Prius —aunque con un precio inferior—, mientras que su tamaño lo convierte en una opción muy práctica. En definitiva, tiene todos los ingredientes para convertirse en un modelo de éxito. 

Toyota C-HR pruebaToyota C-HR: atractivo diseño

Con semejante imagen, poco importará a sus potenciales clientes que la única mecánica disponible en España sea la que probamos en este artículo, o que sólo haya versión de tracción delantera. El Toyota C-HR llama la atención allá por donde pasa, más aún en el llamativo color azul de nuestra unidad. Y si por fuera se podría confundir con un Lexus al verlo llegar en total silencio, la sensación se repite cuando abres la puerta y entras en su cuidado habitáculo, pues el interior tampoco se queda corto, al menos en el acabado superior Dynamic Plus. Está asociado a un generoso nivel de equipamiento y sus molduras, con motivos geométricos en relieve, el techo con el mismo patrón o la textura de algunos materiales son buena muestra de la importancia que se le ha dado a los detalles. Lo mismo ocurre con un salpicadero revestido en piel que termina de conformar un ambiente exclusivo y moderno. Rodeados de tanto diseño, sorprenden unas más que decentes cotas interiores y un amplio maletero de formas muy aprovechables, sin nada que envidiar a otros modelos de su segmento. Como única pega, los ocupantes traseros tienen poca visibilidad lateral debido a la forma de la ventanilla, algo pequeña, así como un acceso ligeramente condicionado por el bajo marco de la puerta. Dentro, sin embargo, hay mucho más espacio del esperado. Tampoco hay salidas de ventilación independientes para la zona posterior, a pesar de que dichas plazas no son tan espartanas como en otros modelos nipones. 

El equipamiento incluye todo lo que podemos pedir a un automóvil de última generación, con elementos de seguridad como sensor de ángulo ciego, aviso de colisión frontal y detección de tráfico trasero cruzado, además de otros lujos como el sistema de sonido JBL, cámara trasera, control de crucero adaptativo y tapicería de piel con asientos delanteros calefactados. 

Toyota C-HR pruebaToyota C-HR: equilibrio de marcha

En cuanto a su conducción, el C-HR no difiere mucho de la de otros Toyota híbridos. Aporta un alto agrado de uso, con mucha suavidad mecánica y un conseguido confort de marcha, fruto de la buena insonorización y de unas suspensiones muy equilibradas. Por otra parte, se le ha dotado de una reactiva respuesta al acelerador, de modo que lo sientes dinámico —sobre todo al circular por ciudad—, como si fuera más ligero de lo que es en realidad. La dirección, directa y bastante asistida, también contribuye a lograr esa sensación de agilidad, junto con el poco balanceo de la carrocería. Hay que tener en cuenta que no es excesivamente alto, por lo que su dinamismo y estabilidad en curva apenas se ven perjudicados por el centro de gravedad, aunque tampoco estamos ante un modelo deportivo. En situaciones críticas las reacciones del chasis son bastante conservadoras, fáciles y predecibles. El tren trasero puede aportar cierta agilidad si le ayudas levantando el pie del acelerador, siempre bajo la tutela de un programa electrónico de estabilidad desconectable únicamente a baja velocidad. Sólo al límite hay ciertos movimientos de carrocería que le hacen perder algo de precisión, cosa lógica en este tipo de automóvil, pero el bastidor está a la altura y aguanta sin problemas cualquier tipo de exigencia, pese a que el nivel de prestaciones y el enfoque del coche están más acordes con una conducción relajada. 

Toyota C-HR: rodar suave y eficiente

Los 122 CV del conjunto híbrido del Toyota C-HR pueden parecer pocos a causa de la lineal entrega de la potencia, no obstante cuando miras el velocímetro te das cuenta de que no es un coche lento. Quizá el tipo de transmisión, de funcionamiento similar a un cambio de variador continuo, sea lo único que puede generar discrepancias dependiendo del gusto de cada uno. En condiciones normales funciona a las mil maravillas, e incluso, a poco que el terreno sea favorable, te encuentras llaneando en modo eléctrico sin darte cuenta. Cuesta arriba, cuando pides aceleración, es donde menos óptimo resulta, ya que el motor de combustión se revoluciona más, sin que el empuje que llega a las ruedas sea equivalente al incremento de decibelios. Sin escuchar el sonido del motor apenas notarías nada extraño, pues la relación entre lo que pisas el pedal derecho y la aceleración está siempre bien calibrada. 

Toyota C-HR pruebaToyota C-HR: modo EV eléctrico

Por otro lado, a poca velocidad (hasta 50-60 km/h) se puede "forzar" el modo eléctrico (EV) temporalmente pulsando un botón, siempre que la batería tenga carga y se den una serie de condiciones. En cualquier caso, para circular sin que arranque el motor de combustión basta ser suave con el acelerador (si bien el modo EV permite mayores aceleraciones en eléctrico) y prestar atención al intuitivo reloj izquierdo del cuadro de instrumentos, que indica con precisión el uso de la potencia, con diferentes zonas delimitadas en su esfera que coinciden con las fases de funcionamiento de ambos motores. También el nivel de frenada regenerativa se representa en dicho reloj, lo que permite ajustar el grado de deceleración de manera eficiente, sin que lleguen a actuar los discos de freno salvo en los metros finales de la detención o en caso de necesidad. Por cierto, el tacto del pedal del freno sigue sin ser perfecto y tampoco su dosificación, poco lineal en determinadas circunstancias, pero no es algo crítico. 

Por su funcionamiento es un coche que resulta de lo más agradable, incluso relajante en el tráfico cotidiano. Eso sí, a pesar de emplear la plataforma del Prius, este último resulta todavía más refinado, cómodo y silencioso, y quizá con un mayor aporte eléctrico al iniciar la marcha, algo que podría ser debido a su menor peso (62 kg de diferencia verificados por nuestro Centro Técnico), o a una programación diferente de la electrónica. En cualquier caso, el Toyota C-HR es totalmente recomendable, ya no sólo como híbrido, sino también como SUV. Es un modelo que gusta, que consume poco y con el que disfrutas involucrándote en la conducción para aprovechar las virtudes del sistema híbrido. Esos satisfactorios tramos recorridos en modo eléctrico son la mejor recompensa. 

Toyota C-HR, datos técnicos

Medición Toyota C-HR Hybrid
Motor de gasolina (*) 1.798 cm3/4 cilindros en línea
Potencia motor de gasolina (*) 98 CV a 5.200 rpm
Motor eléctrico (*) Síncrono de imán permanente
Potencia motor eléctrico (*) 53 kW
Potencia total sistema híbrido (*) 122 CV
Acel. 0-100 km/h 11,66 s
Acel. 0-1000 metros 33,37 s
Adelantamiento 80-120 km/h 8,56 s
Sonoridad 100 km/h 65,7 dB
Sonoridad 120 km/h 69,1 dB
Frenada desde 140 km/h 73,3 m
Peso en báscula 1.488 kg
Consumo real en ciudad 3,44 l/100 km
Consumo real en carretera 4,92 l/100 km
Consumo medio real 4,33 l/100 km
Anchura delantera 138 cm
Anchura trasera 132 cm
Altura delantera 90-96 cm
Altura trasera 90 cm
Espacio para piernas 72 cm
Maletero 420 litros
PRECIO (*) 28.500 euros

En asterisco (*), datos oficiales de la marca. El resto de los datos, medidos por el Centro Técnico de Autopista

También te puede interesar

- Toyota C-HR vs Kia Niro, ¿cuál es mejor SUV? ¿Y mejor híbrido?

- Toyota C-HR, Hyundai Tucson y Renault Kadjar: ¿híbrido, gasolina o Diesel?

Te recomendamos

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

No te quedes sin votar. Participa en nuestro estudio Best Cars 2018 y dinos qué opina...

Hemos reunido, al menos como espectadores, al Mitsubishi ASX con sus "hermanos" de ra...

Viajar a ciudades como Madrid o Barcelona y encontrar aparcamiento fácil y barato ya ...

El Mitsubishi ASX ha sido el compañero de viaje en nuestra ruta hacia una de las ciud...

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.