Publicidad

Kia Stinger vs. Alfa Romeo Giulia y BMW Serie 4 Gran Coupé: ¿cuál es mejor?

El Kia Stinger ofrece argumentos muy sólidos, incluso cuando lo enfrentamos a dos berlinas deportivas de raza, como el Alfa Giulia y el BMW Serie 4 Gran Coupé. ¡Los enfrentamos!
Pablo Mallo.

Twitter: @p__mallo / Fotos: Mikael Helsing -

Kia Stinger vs. Alfa Romeo Giulia y BMW Serie 4 Gran Coupé: ¿cuál es mejor?

Por dimensiones, el Kia Stinger casi podría enmarcarse en el mismo segmento de un Audi A7 o un Mercedes CLS, pero por precio compite con la categoría inmediatamente inferior. En esta tesitura, su más que generoso nivel de equipamiento de serie, incluso desde los acabados básicos, le sitúa en clara ventaja respecto a sus rivales premium. En el BMW, por ejemplo, habría que sumar unos 15.000 euros a la factura final para equiparar el equipamiento al del acabado GT Line del modelo surcoreano, además de un buen pellizco adicional si tenemos en cuenta todos los extras que incorporaba nuestra unidad de pruebas. Algo semejante ocurre en el Alfa Romeo Giulia, cuya política de opcionales en el acabado básico es similar a la de BMW, aunque no tanto en este caso, tratándose del acabado Super, puesto que lleva una dotación de serie más nutrida. Sobre papel, parecería que Kia quiere compensar, a base de equipamiento, alguna carencia, pero en la práctica estamos ante un coche capaz de sorprender en más de un aspecto, y el primero de ellos es su comportamiento. 

Kia Stinger, Alfa Giulia y BMW Serie 4 Gran CoupéLa buena puesta a punto de su bastidor, a cargo del ex-BMW M Performance Albert Biermann, hace que el Kia Stinger combine en su punto justo la comodidad de un coche de su tamaño con la efectividad de una berlina deportiva de primer nivel. Como en el Alfa Giulia, la suspensión es algo más firme de lo habitual, pero en ambos casos manteniendo una gran calidad de bacheo y sin menoscabo del elevado confort general. Su tren delantero, muy preciso, se inscribe en las curvas aportando una gran confianza, y mantiene el tipo de manera imperturbable incluso si buscamos sus límites. Llegados a este punto, si aceleramos para romper el punto de equilibrio, la trasera no duda en redondear el giro con total progresividad, fruto de la generosa distancia entre ejes, de forma muy predecible y con la tranquilidad que brinda el respaldo de unas ayudas electrónicas muy bien taradas. En modo Sport+, el último de sus cinco modos de conducción (Smart, Eco, Comfort, Sport y Sport+), el ESP se desactiva parcialmente y permite cierto deslizamiento controlado de la zaga, que se interrumpe por medio del frenado selectivo de las ruedas a partir de cierto grado de contravolante. La dirección, por su parte, ofrece un tacto muy natural, consistente y con suficiente información de lo que está ocurriendo en cada momento, sin duda alguna, al nivel de sus contrincantes. 

PRESTACIONES Alfa Romeo Giulia 2.2 Diesel Super BMW 420D Gran Coupé Kia Stinger 2.2 CRD GT Line
Acel. 0-100 km/h 7,3 s 7,7 s 8 s
Acel. 0-1000 metros 28,3 s 28,8 s 29,25 s
Sonoridad 100 km/h 65,9 dBA 66,6 dBA 65,9 dBA
Sonoridad 120 km/h 68,8 dBA 69,7 dBA 69,7 dBA
Frenada desde 140 km/h 72,65 m 78,1 m 73,1 m
Peso en báscula 1.550 kg 1.686 kg 1.793 kg

En el BMW 420d Gran Coupé también se puede desconectar total o parcialmente el ESP, pero sus reacciones son menos eficaces a causa de una mayor deriva del tren delantero, algo que le hace perder precisión al límite en caso de realizar una conducción netamente deportiva. Siempre dentro de unos estándares soberbios, es menos incisivo que sus rivales y, para que la trasera redondee a base de gas en curvas lentas, primero sale a relucir, a modo de aviso, algo más de subviraje del que quisiéramos. A cambio, el confort de marcha es muy alto, y los amortiguadores adaptativos equipados en nuestra unidad de pruebas posibilitan afinar el tarado a nuestro gusto según el modo de conducción seleccionado (Eco Pro, Comfort, Sport y Sport+), si bien en Comfort puede llegar a producirse alguna oscilación de la carrocería menos controlada. La dirección, un factor fundamental en cualquier automóvil deportivo que se precie, posee un tacto muy agradable y personal. Cuenta con unos pocos milímetros de giro en la zona central muy asistidos, en los que apenas hay que hacer esfuerzo para realizar precisas actuaciones sobre ella, que se llevan a cabo casi de forma inconsciente dando la sensación de que el coche siguiera la carretera como por arte de magia. En cierta medida recuerda a un coche sin dirección asistida, ya que en cuanto el ángulo del volante es mayor, la dirección se endurece y aporta más sensación de aplomo y conexión con la carretera. 

CONSUMOS Alfa Romeo Giulia 2.2 Diesel Super BMW 420D Gran Coupé Kia Stinger 2.2 CRD GT Line
Consumo en ciudad 7,3 l/100 km 7 l/100 km 7,7 l/100 km
Consumo en carretera 5,6 l/100 km 4,9 l/100 km 5,7 l/100 km
Consumo medio 6,3 l/100 km 5,7 l/100 km 6,5 l/100 km

Y si hablamos de conexión con la carretera, es precisamente lo que sientes al volante del Alfa Romeo Giulia, no sólo porque es mucho más bajo, sino también por su altísima eficacia dinámica. Su excelente dirección es comunicativa y muy rápida, con poco más de dos vueltas entre topes, y el tren delantero transmite nuestras órdenes con una inmediatez que sus rivales no consiguen. No hay ningún tipo de ‘flaneo’ por parte de los neumáticos, y a esto hay que sumar su contenido peso, que da como resultado una precisión de guiado y una velocidad de paso por curva envidiables, con mayor agarre que sus oponentes y muy pocas inercias. Para llegar a los límites del bastidor hay que llevar un ritmo realmente rápido, momento en el que las ayudas electrónicas (no desconectables) pueden actuar de forma sutil, sin resultar intrusivas, para mantener la precisión de la trazada y aportar seguridad. La trasera redondea los giros en caso necesario, deslizando con moderación y, en caso de acelerar sin piedad, propulsándonos al mismo tiempo hacia delante con muy pocas pérdidas de motricidad.   

ESPACIO Alfa Romeo Giulia 2.2 Diesel Super BMW 420D Gran Coupé Kia Stinger 2.2 CRD GT Line
Anchura delantera 142 cm 139 cm 142 cm
Anchura trasera 137 cm 136 cm 134 cm
Altura delantera 90/96 cm 86/92 cm 87/93 cm
Altura trasera 90 cm 87 cm 88 cm
Espacio para piernas 75 cm 74 cm 76 cm
Maletero 390 litros 415 litros 415 litros

A nivel mecánico, los tres montan eficaces motores Diesel de intachable funcionamiento y agradable respuesta. Eso sí, su sonido, a pesar de estar bien aislado —algo menos en el Alfa Giulia—, empaña un poco el resto de cualidades deportivas, pero dinámicamente cumplen satisfactoriamente su cometido. El Kia Stinger dispone de un generador activo de sonido que, en modo Sport, hace más grave el ruido del motor, aunque con resultados mejorables e incluso molestos, pues trabaja en una frecuencia muy baja (por suerte se puede desconectar). El conjunto motor/cambio automático del BMW es el más redondo, como ya hemos comentado en otras ocasiones, pero tanto el Kia Stinger como el Alfa Romeo Giulia le siguen muy de cerca. 

Kia Stinger, Alfa Giulia y BMW Serie 4 Gran CoupéEn lo que no tiene rival el BMW es en su sistema de información y entretenimiento. La versión superior de navegador, montada en nuestra unidad, te sugiere rutas alternativas en función del tráfico, incluso algunos atajos que has adoptado tú con el paso del tiempo, como aprovechar la vía de servicio de algún tramo si la autopista está colapsada. Además, cuenta con los gráficos más elaborados, información del tiempo, noticias, asistente personal, etc., elementos que te pueden hacer más llevaderos los desplazamientos rutinarios. 

En definitiva, nuestro ganador en esta comparativa de estas tres berlinas es el BMW Serie 4 Gran Coupé. Motor y cambio forman un conjunto de lo más armonioso en el BMW, además de ser muy eficiente en cuanto a gasto de combustible. Su comportamiento ya no es la referencia en deportividad, pero sigue siendo muy satisfactorio, algo que se combina con una realización impecable y avanzadas opciones de equipamiento, entre ellas, un navegador con datos en tiempo real y sugerencias que te pueden librar de algún atasco.

También te puede interesar:

Alfa Romeo Giulia 2.2 Diesel: probamos la berlina de moda

Probamos el Kia Stinger 2.2 Diesel de 200 CV: inspiración Gran Turismo

Alfa Giulia contra Audi A4, BMW Serie 3, Jaguar XE, Lexus IS y Mercedes Clase C

Comparativa completa en la revista Autopista

Kia Stinger, Alfa Giulia y BMW Serie 4 Gran CoupéLa buena puesta a punto de su bastidor, a cargo del ex-BMW M Performance Albert Biermann, hace que el Kia Stinger combine en su punto justo la comodidad de un coche de su tamaño con la efectividad de una berlina deportiva de primer nivel. Como en el Alfa Giulia, la suspensión es algo más firme de lo habitual, pero en ambos casos manteniendo una gran calidad de bacheo y sin menoscabo del elevado confort general. Su tren delantero, muy preciso, se inscribe en las curvas aportando una gran confianza, y mantiene el tipo de manera imperturbable incluso si buscamos sus límites. Llegados a este punto, si aceleramos para romper el punto de equilibrio, la trasera no duda en redondear el giro con total progresividad, fruto de la generosa distancia entre ejes, de forma muy predecible y con la tranquilidad que brinda el respaldo de unas ayudas electrónicas muy bien taradas. En modo Sport+, el último de sus cinco modos de conducción (Smart, Eco, Comfort, Sport y Sport+), el ESP se desactiva parcialmente y permite cierto deslizamiento controlado de la zaga, que se interrumpe por medio del frenado selectivo de las ruedas a partir de cierto grado de contravolante. La dirección, por su parte, ofrece un tacto muy natural, consistente y con suficiente información de lo que está ocurriendo en cada momento, sin duda alguna, al nivel de sus contrincantes. 

PRESTACIONES Alfa Romeo Giulia 2.2 Diesel Super BMW 420D Gran Coupé Kia Stinger 2.2 CRD GT Line
Acel. 0-100 km/h 7,3 s 7,7 s 8 s
Acel. 0-1000 metros 28,3 s 28,8 s 29,25 s
Sonoridad 100 km/h 65,9 dBA 66,6 dBA 65,9 dBA
Sonoridad 120 km/h 68,8 dBA 69,7 dBA 69,7 dBA
Frenada desde 140 km/h 72,65 m 78,1 m 73,1 m
Peso en báscula 1.550 kg 1.686 kg 1.793 kg
Publicidad

En el BMW 420d Gran Coupé también se puede desconectar total o parcialmente el ESP, pero sus reacciones son menos eficaces a causa de una mayor deriva del tren delantero, algo que le hace perder precisión al límite en caso de realizar una conducción netamente deportiva. Siempre dentro de unos estándares soberbios, es menos incisivo que sus rivales y, para que la trasera redondee a base de gas en curvas lentas, primero sale a relucir, a modo de aviso, algo más de subviraje del que quisiéramos. A cambio, el confort de marcha es muy alto, y los amortiguadores adaptativos equipados en nuestra unidad de pruebas posibilitan afinar el tarado a nuestro gusto según el modo de conducción seleccionado (Eco Pro, Comfort, Sport y Sport+), si bien en Comfort puede llegar a producirse alguna oscilación de la carrocería menos controlada. La dirección, un factor fundamental en cualquier automóvil deportivo que se precie, posee un tacto muy agradable y personal. Cuenta con unos pocos milímetros de giro en la zona central muy asistidos, en los que apenas hay que hacer esfuerzo para realizar precisas actuaciones sobre ella, que se llevan a cabo casi de forma inconsciente dando la sensación de que el coche siguiera la carretera como por arte de magia. En cierta medida recuerda a un coche sin dirección asistida, ya que en cuanto el ángulo del volante es mayor, la dirección se endurece y aporta más sensación de aplomo y conexión con la carretera. 

CONSUMOS Alfa Romeo Giulia 2.2 Diesel Super BMW 420D Gran Coupé Kia Stinger 2.2 CRD GT Line
Consumo en ciudad 7,3 l/100 km 7 l/100 km 7,7 l/100 km
Consumo en carretera 5,6 l/100 km 4,9 l/100 km 5,7 l/100 km
Consumo medio 6,3 l/100 km 5,7 l/100 km 6,5 l/100 km
Publicidad

Y si hablamos de conexión con la carretera, es precisamente lo que sientes al volante del Alfa Romeo Giulia, no sólo porque es mucho más bajo, sino también por su altísima eficacia dinámica. Su excelente dirección es comunicativa y muy rápida, con poco más de dos vueltas entre topes, y el tren delantero transmite nuestras órdenes con una inmediatez que sus rivales no consiguen. No hay ningún tipo de ‘flaneo’ por parte de los neumáticos, y a esto hay que sumar su contenido peso, que da como resultado una precisión de guiado y una velocidad de paso por curva envidiables, con mayor agarre que sus oponentes y muy pocas inercias. Para llegar a los límites del bastidor hay que llevar un ritmo realmente rápido, momento en el que las ayudas electrónicas (no desconectables) pueden actuar de forma sutil, sin resultar intrusivas, para mantener la precisión de la trazada y aportar seguridad. La trasera redondea los giros en caso necesario, deslizando con moderación y, en caso de acelerar sin piedad, propulsándonos al mismo tiempo hacia delante con muy pocas pérdidas de motricidad.   

ESPACIO Alfa Romeo Giulia 2.2 Diesel Super BMW 420D Gran Coupé Kia Stinger 2.2 CRD GT Line
Anchura delantera 142 cm 139 cm 142 cm
Anchura trasera 137 cm 136 cm 134 cm
Altura delantera 90/96 cm 86/92 cm 87/93 cm
Altura trasera 90 cm 87 cm 88 cm
Espacio para piernas 75 cm 74 cm 76 cm
Maletero 390 litros 415 litros 415 litros

A nivel mecánico, los tres montan eficaces motores Diesel de intachable funcionamiento y agradable respuesta. Eso sí, su sonido, a pesar de estar bien aislado —algo menos en el Alfa Giulia—, empaña un poco el resto de cualidades deportivas, pero dinámicamente cumplen satisfactoriamente su cometido. El Kia Stinger dispone de un generador activo de sonido que, en modo Sport, hace más grave el ruido del motor, aunque con resultados mejorables e incluso molestos, pues trabaja en una frecuencia muy baja (por suerte se puede desconectar). El conjunto motor/cambio automático del BMW es el más redondo, como ya hemos comentado en otras ocasiones, pero tanto el Kia Stinger como el Alfa Romeo Giulia le siguen muy de cerca. 

Publicidad

Kia Stinger, Alfa Giulia y BMW Serie 4 Gran CoupéEn lo que no tiene rival el BMW es en su sistema de información y entretenimiento. La versión superior de navegador, montada en nuestra unidad, te sugiere rutas alternativas en función del tráfico, incluso algunos atajos que has adoptado tú con el paso del tiempo, como aprovechar la vía de servicio de algún tramo si la autopista está colapsada. Además, cuenta con los gráficos más elaborados, información del tiempo, noticias, asistente personal, etc., elementos que te pueden hacer más llevaderos los desplazamientos rutinarios. 

En definitiva, nuestro ganador en esta comparativa de estas tres berlinas es el BMW Serie 4 Gran Coupé. Motor y cambio forman un conjunto de lo más armonioso en el BMW, además de ser muy eficiente en cuanto a gasto de combustible. Su comportamiento ya no es la referencia en deportividad, pero sigue siendo muy satisfactorio, algo que se combina con una realización impecable y avanzadas opciones de equipamiento, entre ellas, un navegador con datos en tiempo real y sugerencias que te pueden librar de algún atasco.

También te puede interesar:

Alfa Romeo Giulia 2.2 Diesel: probamos la berlina de moda

Probamos el Kia Stinger 2.2 Diesel de 200 CV: inspiración Gran Turismo

Alfa Giulia contra Audi A4, BMW Serie 3, Jaguar XE, Lexus IS y Mercedes Clase C

Comparativa completa en la revista Autopista

Publicidad

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.