Gira tu pantalla para ver la web de Autopista

Inicio > Pruebas de Coches > Alfa Giulia contra Audi A4, BMW Serie 3, Jaguar XE, Lexus IS y Mercedes Clase C

Alfa Giulia contra Audi A4, BMW Serie 3, Jaguar XE, Lexus IS y Mercedes Clase C

Armado hasta los dientes de tacto deportivo y dinamismo, el Alfa Romeo Giulia Diesel desafía a sus rivales del segmento premium con sus propios argumentos. ¿Será suficiente?
Pablo Mallo.

Twitter: @p__mallo Fotos: Israel Gardyn |

Alfa Giulia contra Audi A4, BMW Serie 3, Jaguar XE, Lexus IS y Mercedes Clase C
Alfa Giulia contra Audi A4, BMW Serie 3, Jaguar XE, Lexus IS y Mercedes Clase C

Hubo un tiempo en el que las berlinas deportivas eran deportivas de verdad. Corría la gasolina a chorros por sus motores de seis cilindros e importaba más su sonido que su consumo. Pero lo que realmente contaba eran sus prestaciones, la velocidad máxima y, en algunos casos, su palmarés en los distintos campeonatos de turismos. El equipamiento, el confort, la seguridad, la eficiencia, e incluso la tan de moda conectividad, son conceptos que han ido tomando forma después, como también han ido cambiando las necesidades de los conductores. Sin ir más lejos, ahora el Diesel lleva la voz cantante y, por muy premium que sea un modelo, su dueño mirará con lupa el consumo, aunque sólo sea para tener que parar menos veces a repostar, para presumir de lo avanzada que es la tecnología de su motor o para ser más respetuoso con el medioambiente. Esto no impide que las prestaciones sean brillantes, de hecho la evolución ha ido en todas las direcciones y los Diesel de ahora poco o nada tienen que ver con los de antaño. La suavidad, respuesta y agrado de uso que proporcionan son perfectamente compatibles con lo que se espera de un coche aspiracional de gama alta como los que comparamos en estas páginas. De ellos, eso sí, Lexus es la excepción, ya que recurre a una configuración híbrida de gasolina con la que consigue consumos de Diesel, con una potencia conjunta de 223 CV. El resto de modelos analizados -Audi A4, BMW Serie 3, Jaguar XE y Mercedes Clase C- se encuentra entre 170 y 190 CV, y de ellos, el único con cambio manual es el Alfa Giulia, aunque opcionalmente también ofrece una transmisión automática que seguramente tengamos oportunidad de probar más adelante. 

Alfa Giulia contra Audi A4, BMW Serie 3, Jaguar XE, Lexus IS y Mercedes Clase C: vuelta a los orígenes

Como no podía ser de otra manera, en este tipo de coche es de gran importancia el tacto de conducción. Para distinguirse de las berlinas generalistas se tiene muy en cuenta la calibración de la dirección, suspensiones, pedales, cambio —cada uno con su programación específica, incluso el BMW y el Jaguar, que comparten caja ZF de 8 velocidades—, reacciones del chasis, respuesta del motor, tarado de ayudas electrónicas... La personalidad de cada uno no sólo viene impuesta por su diseño o rasgos específicos de cada marca, y no es una casualidad que todos salvo el Audi A4 hagan uso de la propulsión trasera. Tradicionalmente, esta configuración en la que se independiza el trabajo de las ruedas motrices y directrices ha ofrecido sus ventajas —y desventajas de cara a la habitabilidad y a la facilidad de conducción—, sobre todo en modelos de cierta potencia. El Alfa Romeo Giulia es una clara apuesta por este concepto y, haciendo caso a los deseos de no pocos aficionados, retoma esta configuración mecánica que la marca italiana no ofrecía desde el Alfa 75. 

Alfa Giulia, Audi A4, Lexus IS 300h, Mercedes Clase C, BMW 320d y Jaguar XEAlfa Giulia contra Audi A4, BMW Serie 3, Jaguar XE, Lexus IS y Mercedes Clase C: entrando en detalle

En el Alfa Giulia la dirección cobra un papel protagonista. Es con diferencia la más directa del lote, más adecuada para un superdeportivo que para una berlina, pero ahí precisamente reside su encanto. Su precisión es absoluta y resulta tan rápida que requiere cierta adaptación por nuestra parte, ya que la primera vez que doblas una esquina puedes acabar girando demasiado. A alta velocidad exige ir concentrado en la conducción, pues bastan movimientos milimétricos para guiar a un bastidor que obedece al instante nuestras órdenes. La sensación es excelente, el coche se nota reactivo y ágil, pero muy aplomado y estable al mismo tiempo. Por si fuera poco, el centro de gravedad es muy bajo, y basta con abrir el capó al lado de alguno de sus rivales para comprobar que el motor está situado muy cerca del suelo. A su vez, el reparto de peso entre trenes es prácticamente del 50% —concretamente 51/49%— y no contentándose con todo esto, es con diferencia el más ligero. El resultado es que permite unos ritmos altísimos en todo tipo de trazado, así como un paso por curva que denota las intenciones de Alfa Romeo de volver a ser la referencia en materia de deportividad. Es el que mayor precisión aporta en la trazada y hay que proponérselo de verdad si queremos poner en apuros a su incisivo y eficaz tren delantero, ya que apenas se desvía de la trayectoria marcada salvo que superemos ampliamente los límites de la lógica. En caso de necesidad la trasera redondea el giro, pero siempre tutelada por unas ayudas electrónicas —poco intrusivas pero no desconectables— que modulan las evoluciones del bastidor, no para interferir con la conducción sino para aportar aún más precisión, como si bajo las ruedas hubiese unos raíles virtuales. Por lo tanto, da muchísima confianza en todo momento, tanta que a veces lo sientes inframotorizado, pero no porque sea lento, sino por el buen trabajo de su bastidor. Entre su lista de opciones hay elementos para afinar aún más su comportamiento, como un paquete formado por amortiguadores adaptativos y diferencial autoblocante. El motor, que comparte cilindrada y cotas con el de Mercedes-Benz, proporciona una respuesta muy inmediata —el árbol de transmisión de fibra de carbono seguro que tiene algo que ver en ello— y contundente incluso a muy pocas vueltas, y cuenta con notable capacidad para girar a cualquier régimen, por lo que admite todo tipo de conducción y no decepciona. Una de las pegas que le podemos encontrar teniendo en cuenta el segmento al que se enfrenta es que no resulta tan refinado como sus rivales a nivel de vibraciones, ni su sonido bajo aceleración está tan aislado, a pesar de no ser desagradable. Eso sí, a sus mandos esto será lo último que te venga en mente. Por su parte, la suspensión resulta algo más firme, pero no incómoda y con una fabulosa calidad de bacheo. 

Alfa Giulia contra Audi A4, BMW Serie 3, Jaguar XE, Lexus IS y Mercedes Clase C: buen diseño

En cuanto a los acabados y al diseño de su habitáculo, el Alfa Giulia no desentona al lado de auténticos especialistas de la "alta costura" presentes en este segmento, aunque hay algunos detalles que los más sibaritas podrían criticar. Su sistema de información y entretenimiento no es tan sofisticado como los que encontramos en Audi y BMW, y el mando giratorio con el que se maneja no presenta un tacto de accionamiento tan cuidado. Tampoco el sonido que hace la guantera al cerrarse está tan estudiado pero, como ya hemos dicho, sólo los más recalcitrantes amantes del lujo priorizarán estos elementos sobre los aspectos relacionados con la conducción, que es donde el Alfa Giulia destaca más. 

Alfa Giulia contra Audi A4, BMW Serie 3, Jaguar XE, Lexus IS y Mercedes Clase C: sofisticación máxima

Si lo que de verdad importa es el habitáculo y el equipamiento disponible, el Audi A4 es difícil de batir. Su realización eleva el listón prácticamente a niveles de Audi A8, también por aislamiento acústico y ausencia de cualquier aspereza mecánica. Desde que abres la puerta lo notas especial y con una alta dosis de calidad, con unas posibilidades de personalización tan amplias como el bolsillo de su comprador permita. Tanto estética (léase luces ambientales de múltiples colores, diversas tapicerías, inserciones y líneas de diseño) como elementos técnicos (faros Matrix Led, varios tipos de suspensión, Head-Up Display, cuadro de mandos virtual, dirección activa...) y de confort (equipo de sonido Bang & Olufsen, navegador con Google Earth, conexión a Internet) se pueden configurar hasta dar con un coche casi hecho a medida. No obstante, lo que distancia más al Audi A4 de sus competidores son los innumerables asistentes a la conducción que puede incorporar, muchos de ellos por ahora exclusivos de la marca de los cuatro aros. Uno de ellos es el asistente predictivo de eficiencia, que sugiere cuándo levantar el pie del acelerador para aprovechar al máximo la circulación por inercia (el sistema calcula el momento justo para llegar a la velocidad adecuada a una señal de limitación sin que tengamos que frenar), o el modo de punto muerto inteligente, que tiene en cuenta los datos del radar frontal para engranar o desengranar la marcha según las condiciones del tráfico, algo que también nos puede evitar tocar el freno y aporta más confort que un sistema de conducción a vela convencional. También en materia de seguridad ofrece innovadoras funciones, como una alerta para los pasajeros si intentan salir del habitáculo y se aproxima un vehículo por detrás, o una ayuda para esquivar obstáculos que incrementa el ángulo de la dirección si el conductor no ha girado suficiente. 

Alfa Romeo Giulia y sus rivalesAlfa Giulia contra Audi A4, BMW Serie 3, Jaguar XE, Lexus IS y Mercedes Clase C: electrónica, mano de santo

Como en el resto de automóviles de esta comparativa, el comportamiento se puede calificar de brillante. Aun siendo tracción delantera, al acelerar en plena curva la trazada se cierra ligeramente, pero no lo hace a causa de que el eje trasero redondee el giro, sino porque su emulador de autoblocante electrónico, a base de actuar sobre los frenos interiores y desviar parte de la potencia a la rueda delantera exterior, provoca que el coche se ciña hacia el interior de la curva. Esto hace que te involucres más en la conducción, e incluso obliga a realizar alguna corrección en la dirección, que puede verse levemente influenciada si aprovechas toda la potencia del motor en virajes cerrados, donde consigue muy buena tracción gracias al acertado tarado de las ayudas electrónicas. El ESP cuenta con un modo Sport muy poco intrusivo, pero que mantiene todo bajo control para que la facilidad al volante sea la que define a todo Audi, logrando al mismo tiempo una gran eficacia. Sus reacciones son muy neutras y sólo en pavimentos deslizantes se vuelve algo subvirador. Por otra parte, la dirección es poco informativa y no deja sentir demasiado lo que están haciendo los neumáticos, aunque con el tiempo te acostumbras y aguzando los sentidos sabes lo que está pasando. Su conducción quizá no emociona tanto como la de sus rivales, pero sí lo bien que funcionan e interaccionan todos sus sistemas —máxime tratándose de tantos—, ya que no se ha dejado ni el más nimio detalle al azar. Al igual que sus rivales, gasta muy poco, ayudado por una 7ª de casi 80 km/h cada 1.000 rpm, la marcha de mayor desahogo que podemos encontrar en esta comparativa. El motor, fabuloso por tacto, respuesta y empuje desde muy bajo régimen, mueve la 7ª con soltura únicamente por encima de 130 km/h, de lo contrario es una relación tan larga que sirve exclusivamente para llanear y, en caso de necesitar acelerar repentinamente, el inmediato cambio S tronic de doble embrague se encarga de reducir una o varias velocidades. 

Alfa Giulia contra Audi A4, BMW Serie 3, Jaguar XE, Lexus IS y Mercedes Clase C: equilibrio deportivo

En nuestra anterior comparativa con estas mismas berlinas (prueba completa en Autopista 2.942), en la que solamente faltaba el Alfa Romeo Giulia, el ganador fue el BMW 320d. Rápido, amplio y realizado con obsesión por los detalles —cuesta encontrar una mala terminación incluso en los lugares más insospechados—, y uno de los secretos de su éxito es su encomiable equilibrio dinámico. Con esta generación ya no busca la deportividad por encima de todo, sino que brinda un comportamiento donde el confort también es protagonista. Tras su restyling, dirección y suspensión se recalibraron con gran acierto, convirtiéndose en uno de los modelos que proporcionan una conducción más placentera y satisfactoria en cualquier tipo de circunstancia. Desde la mencionada puesta al día las ventajas de la amortiguación adaptativa son menos evidentes, mientras que antes era un extra casi obligado para combinar altas dosis de confort de marcha y precisión. El conjunto motor/cambio es probablemente el mejor de la categoría, así como sus prestaciones, y eso que con la adaptación a la normativa Euro 6 ha perdido algo de garra. En comparación con el Alfa Giulia, no es tan extremadamente preciso en conducción deportiva, su tren delantero es menos incisivo y su carrocería presenta mayores oscilaciones al límite, pero ofrece mayor empuje. Los modos Sport+ y Traction del control de estabilidad (desconectable totalmente) dejan una mayor libertad de movimientos para "jugar" con el eje trasero, que gracias a la abundante potencia se puede provocar a base de gas sin resultar excesivamente exigente, aunque en general es un coche muy neutro. 

Sistema de navegación y multimedia: información al momento

Algo en lo que también conviene hacer hincapié es en su excelente sistema de navegación del Alfa Romeo Giulia, si bien es cierto que BMW suele equipar la opción tope de gama en sus unidades de pruebas para la prensa. Tanto por tamaño y visibilidad de la pantalla como por su funcionamiento, es una de las mejores alternativas del mercado. Su manejo es muy intuitivo y tiene en cuenta informaciones del tráfico en tiempo real, de hecho te puede evitar muchos atascos recomendándote rutas alternativas. Otros elementos interesantes son sus faros led adaptativos (con sombras activas para no deslumbrar) o el Head-Up Display, también muy logrado. Uno de los pocos puntos que podría mejorar es relativo a la postura de conducción, ya que los pedales están ligeramente desplazados a la izquierda, aunque en las versiones con cambio automático no se nota tanto. En cualquier caso, te acostumbras rápido. 

Jaguar XE: atractivo felino

Otro modelo que tiene muy en cuenta el comportamiento aportando un punto extra de deportividad es el Jaguar XE. Ya sea mediante acelerador o por medio de volante puedes hacer que su trasera sea la más participativa a la hora de redondear los giros, además su tren delantero se inscribe en curva sin dudarlo ni un instante, obedeciendo nuestras órdenes sin rechistar y sin apenas subviraje. Su eficacia en curva es muy elevada, aunque el balanceo de la carrocería puede resultar algo acusado cuando nos movemos en zonas próximas al límite de adherencia —todo depende de la configuración elegida para la suspensión, ya que hay varias posibles—, debido precisamente al alto agarre de los neumáticos combinado con una puesta a punto que no renuncia a un notable confort de marcha. La discreta actuación de las ayudas electrónicas no interfiere con la conducción, de modo que estamos ante un coche que, si queremos, aporta un toque de diversión al volante muy de agradecer y acorde con su imagen, siempre con un tacto general refinado, gran personalidad y la particularidad de estar realizado en aluminio. Su motor Diesel se deja sentir más que en sus rivales alemanes o en el Lexus, pero menos que en el Alfa Giulia, y en su interior se respira un ambiente muy cuidado y moderno, con asientos de excelente factura, materiales bien escogidos y una correcta disposición de todos los mandos. 

Algunos elementos, como la boca del depósito de Adblue en el maletero en lugar de en el exterior, como en Audi o Mercedes, hacen que la tarea de repostaje de dicho aditivo sea más incómoda. También la menor altura del techo en la parte trasera perjudica la habitabilidad de los pasajeros posteriores, pero no de manera crítica, algo comprensible como precio a pagar por tener un diseño de carrocería tan atractivo. 

Alfa Romeo Giulia y sus rivalesLexus IS 300h: lujo híbrido

Lexus ha seguido su propio camino en lo que a sistema de propulsión se refiere, ya que no ofrece alternativa Diesel en su gama. En su lugar recurre a un eficiente motor híbrido de gasolina, cuyo sistema de transmisión tiene un funcionamiento similar al de un variador continuo. Esto tiene ventajas y desventajas. Por un lado brinda una suavidad difícil de igualar, sin saltos en la entrega de potencia (salvo en modo Sport o si usas las levas del volante, situaciones en las que simula en cierta medida marchas fijas). Por otro lado, a la hora de acelerar repentinamente o querer aprovechar las buenas virtudes de su bastidor realizando una conducción con cierto espíritu deportivo, la respuesta no es tan inmediata como nos gustaría y el empuje no siempre se corresponde con el régimen de giro del motor de combustión. Es una pena, pues no se defiende nada mal en zonas reviradas, donde resulta ágil y muy preciso, con reacciones progresivas y siempre haciendo gala de un gran aplomo. El bajo centro de gravedad debido a la posición de sus baterías juega a su favor, mientras que el peso total del conjunto está repartido exactamente al 50% en cada eje, al igual que en el BMW. 

Alfa Giulia contra Audi A4, BMW Serie 3, Jaguar XE, Lexus IS y Mercedes Clase C: confort total

En el uso real, en las situaciones de conducción que se pueden dar durante los desplazamientos habituales, esto ocurre pocas veces, por lo que a rasgos generales nos encontramos ante un coche que proporciona un altísimo agrado de uso y refinamiento, con una impecable dirección y una excepcional calidad de rodadura. Ni siquiera el pedal de freno presenta el tacto artificial de la mayoría de híbridos y eléctricos, ya que su dosificación es perfecta tanto en detenciones muy suaves como en el tráfico urbano, donde este Lexus IS 300h nos regala unos consumos bajísimos y una conducción muy relajante, con puntuales momentos de avance en modo eléctrico en total silencio. Todo ello se adereza con un interior rematado con unos estándares de calidad de referencia. 

Alfa Giulia contra Audi A4, BMW Serie 3, Jaguar XE, Lexus IS y Mercedes Clase C: placer de conducción

Volviendo a la importancia que se le da al apartado dinámico en este tipo de berlina, para la última generación del Mercedes Clase C se ha puesto especial énfasis en desarrollar un esquema de suspensiones muy elaborado, con una profusa utilización de aluminio y aceros de muy alta resistencia a nivel estructural. No hace falta recorrer muchos kilómetros a bordo para comprobar que su agilidad ha mejorado, fruto de un tren delantero logradísimo, el mejor de los que encontramos entre los protagonistas de esta comparativa después del Alfa Giulia, ya que brinda una capacidad de guiado soberbia. Permite ritmos de paso por curva de vértigo, aunque para poder extraer la quintaesencia de su bastidor es necesario desconectar el control de estabilidad, que a pesar de ello permanece en modo latente —realmente equivaldría a una posición Sport—. Con ello se logra una mayor diversión al volante sin menoscabo de la seguridad y un mejor equilibrio entre trenes, ya que el eje trasero redondea ligeramente las curvas en función de lo que hagamos con el pie derecho. Nos quedamos con las ganas de saber cómo resulta este modelo en caso de equipar suspensión neumática, pues es el único del segmento que la ofrece en su lista de opciones, y con ello seguramente consiga aún mejores resultados tanto a nivel de dinamismo como de confort y calidad de rodadura, aunque su precio, ya elevado, aumentaría considerablemente. Hay mucha potencia disponible, de hecho los 170 CV oficiales han resultado ser 186 CV según nuestro banco de rodillos, siendo un coche especialmente rápido. Es el que mejor paso de 80 a 120 km/h consigue y su cambio automático de 7 marchas con convertidor de par cuenta con muy buen funcionamiento, a pesar de no tener modo inercia. Todavía más destacable es su brillante sistema Stop/Start, especialmente suave tanto al detener el motor como en el arranque, y tan rápido que en la primera pistonada ya empieza a moverse el coche, por lo que ni siquiera te planteas desactivarlo. Audi y BMW están muy próximos, pero el cambio de doble embrague del Audi A4 no permite una dosificación tan precisa del inicio de la marcha.  

En definitiva, el nivel es altísimo en cualquiera de estos coches y ninguno defrauda, sino todo lo contrario. Son coches que incluso a poca velocidad, conduciéndolos de modo tranquilo en el día a día, tienen algo especial, carente en los modelos de marcas generalistas. Por si fuera poco, además de ser irreprochables a nivel de dinamismo, sus ordenadores de viaje sorprenden con cifras de consumo muy reducidas. No renuncian a nada y no es de extrañar que sigan siendo objeto de deseo de cualquier aficionado al automóvil. 

La comparativa de berlinas, en datos

Medición Alfa Romeo Giulia 2.2 Diesel Audi A4 2.0 TDI S tronic BMW 320d Steptronic Jaguar XE 2.0 D Automático Lexus IS 300h Mercedes C 220d 7G-tronic Plus
Potencia (*) 180 CV a 3.750 rpm 190 CV a 3.800 rpm 190 CV a 4.000 rpm 180 CV a 4.000 rpm 223 CV 170 CV a 3.000 rpm
Par máximo (*) 38,8 mkg a 1.500 rpm 40,8 mkg a 1.750 rpm 40,81 mkg a 1.750 rpm 43,9 mkg a 1.750 rpm N.D. 40,8 mkg a 1.400 rpm
0-100 km/h 7,97 s 7,94 s 7,39 s 8,57 s 8,47 s 7,66 s
0-1.000 m 28,6 s 28,76 s 28,27 s 29,51 s 29,05 s 28,60 s
Consumo urbano real 6 l/100 km 6,1 l/100 km 7,1 l/100 km 7,7 l/100 km 4,0 l/100 km 5,9 l/100 km
Consumo carretera real 5,2 l/100 km 4,8 l/100 km 4,8 l/100 km 5,6 l/100 km 5,2 l/100 km 4,4 l/100 km
Consumo medio real 5,5 l/100 km 5,32 l/100 km 5,72 l/100 km 6,44 l/100 km 4,72 l/100 km 5,0 l/100 km
Frenada 100-0 km/h 37 m 36,3 m 38,4 m 36,3 m 39,3 m 37,8 m
Peso 1.502 kg 1.645 kg 1.600 kg 1.648 kg 1.690 kg 1.634 kg
Anchura Del/Tras 142/137 cm 142/137 cm 141/139 cm 144/138 cm 141/134 cm 140/136 cm
Espacio piernas atrás 80 cm 74/79 cm 80 cm 76 cm 76 cm 74 cm
Maletero 390 litros 470 litros 445 litros 410 litros 430 litros 440 litros
Precios 35.050 euros 40.210 euros 40.350 euros 39.861 euros 35.900 euros 43.177 euros

(En asterisco *, datos oficiales; el resto de los datos, mediciones propias del Centro Técnico de Autopista).

También te puede interesar:

Audi A4 2.0 TFSI Ultra vs Lexus IS 300h, alternativas al Diesel

Alfa Romeo Giulia 2.2 Diesel: probamos la berlina de moda

BMW 320d Aut. vs Mercedes C 220 d 7G Tronic: ¡cochazos!

Te recomendamos

Bultaco Brinco R: lleva más allá tus límites (vídeo)

Ningún terreno se le resiste a la Bultaco Brinco R, la versión más off road de la Mot...

Los SUV premium que menos consumen y mejor frenan

SUV hay muchos, pero SUV de carácter premium no tantos. Con los datos de nuestro Cent...

Carácter vital con el SEAT Ateca y Hugo Berenguer

El arquitecto Hugo Berenguer es uno de los «influencers» del SEAT Ateca. Profesión y ...

Cómo aprobar el carné a la primera, trucos y consejos (vídeos)

Si empiezas en breve con el temario o, si sencillamente se te está resistiendo el exa...

Vive la Experiencia Yamaha TMAX: ¡apúntate!

Sí, estás leyendo bien. En este caso te recomendamos una experiencia sobre dos ruedas...

Las 10 bicicletas más interesantes de 2017

Te contamos cuáles son los modelos más representativos del mercado de esta temporada...

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.