Publicidad

Volvo XC60

Según Volvo, el XC60 es el modelo más seguro que jamás han fabricado. No en vano, adopta elementos de ayuda a la conducción muy innovadores, y que por vez primera los equipa un modelo de serie. Unido a un atractivo diseño, estamos seguros de que captará nuevos clientes.
-
Volvo XC60
El sistema City Safety consiste en una serie de sensores capaces de detectar si alcanzamos al vehículo que circula delante de nosotros, frenando por completo nuestro coche si detecta que el impacto es inminente. Este sistema sólo funciona entre 4 y 30 km/h y siempre que exista un diferencial de velocidad entre ambos vehículos de menos de 15 km/h. En las pruebas realizadas en tráfico real pudimos comprobar cómo, en caso de que el conductor esté distraído, se evita completamente una colisión por alcance. El City Safety, de serie en el XC60, resulta sumamente útil en el tráfico urbano. De momento, sólo es capaz de detectar vehículos, aunque en un futuro podría mejorarse para percibir otro tipo de obstáculos, como peatones.

Galería relacionada

Volvo XC60: detalles

El control de estabilidad del XC60 denominado DSTC incluye ahora nuevas funciones, como el control de estabilidad para remolques, o la ayuda para evitar vuelcos. Para la conducción fuera del asfalto, el XC60 adopta un sistema de tracción a las cuatro ruedas variable, con diferencial central Haldex, muy empleado en modelos de tracción total con el motor colocado en posición delantera transversal, como es el caso de este modelo. En condiciones normales, el XC60 transmite todo el par a las ruedas delanteras y sólo pasa a las traseras en caso de baja adherencia. No es un sistema tan efectivo en conducción por campo como otros, pero sí encaja a la perfección con la filosofía de este modelo. Además, durante los recorridos de pruebas, nos adentramos por un camino sin asfaltar, bastante deslizante, y la motricidad fue óptima en todo momento. Incluso con alguna rueda en el aire, la electrónica se encarga de bloquearla mediante los frenos para transmitir el máximo a de par a la rueda que está apoyada y, de este modo, salir airosos de la mayoría de situaciones. Con el sistema HDC de control de descenso es posible, además, mantener el control del vehículo en bajadas pronunciadas por terrenos resbaladizos. No olvidemos que el XC60 es un SUV y no un todo terreno. Prueba de ello es el anuncio de que en un futuro, el XC60 se comercializará también en versiones de tracción delantera, una opción muy interesante, sin duda, para muchos conductores que nunca abandonarán el asfalto.

La dirección es de asistencia electrohidráulica, y aunque mantiene la relación de desmultiplicación constante, sí es posible elegir desde el ordenador de abordo tres grados de asistencia diferentes; alto, medio y bajo. Para nosotros, el bajo, el que menor grado de asistencia proporciona al conductor, también es el más acertado. Entre el resto de elementos que adopta el nuevo XC60 destaca la alerta de distancia de seguridad DA, que nos avisa con una alarma si nos pegamos en exceso al modelo que nos precede. El DAC –control de alerta al conductor- es capaz de averiguar el estado de ánimo del conductor en base a los movimientos que realiza sobre el volante, avisándolo si detecta que está fatigado. El ACC, o control de velocidad activo, es capaz de mantener la velocidad seleccionada, frenando automáticamente si se alcanza a un vehículo, y volviendo a acelerar cuando de nuevo esté despejada la vía, hasta retomar la velocidad selecciona. Otro de los interesantes sistemas que adopta el XC60 para incrementar la seguridad activa es el BLIS, capaz de detectar y avisar si un vehículo está situado en el ángulo muerto y no lo podemos ver por los espejos exteriores, evitando una posible colisión. El equipamiento del XC60 es, como se puede comprobar, muy completo, pero no sólo en lo que a elementos de seguridad se refiere. En el interior podemos encontrar el freno de estacionamiento eléctrico de serie, climatizador bizona o el volante multifunción. Destaca la calidad de realización del interior, así como el espacio disponible en las plazas traseras, que se benefician de la gran distancia entre ejes de este modelo. El maletero es otro de los puntos fuertes del XC60 pudiéndose, además, ampliar notablemente abatiendo los respaldos de los asientos. Del XC60 tienen previsto comercializar el 40 por ciento de la producción en Europa, otro 40 por ciento en EE.UU. y el 20 por ciento restante entre el resto de países, incluyendo China y Rusia. En España ya es posible realizar pedidos, si bien no será hasta finales de octubre o principios de noviembre cuando se empiecen a realizar las primeras entregas.
Apuesta por la seguridad
El sistema City Safety consiste en una serie de sensores capaces de detectar si alcanzamos al vehículo que circula delante de nosotros, frenando por completo nuestro coche si detecta que el impacto es inminente. Este sistema sólo funciona entre 4 y 30 km/h y siempre que exista un diferencial de velocidad entre ambos vehículos de menos de 15 km/h. En las pruebas realizadas en tráfico real pudimos comprobar cómo, en caso de que el conductor esté distraído, se evita completamente una colisión por alcance. El City Safety, de serie en el XC60, resulta sumamente útil en el tráfico urbano. De momento, sólo es capaz de detectar vehículos, aunque en un futuro podría mejorarse para percibir otro tipo de obstáculos, como peatones. El control de estabilidad del XC60 denominado DSTC incluye ahora nuevas funciones, como el control de estabilidad para remolques, o la ayuda para evitar vuelcos. Para la conducción fuera del asfalto, el XC60 adopta un sistema de tracción a las cuatro ruedas variable, con diferencial central Haldex, muy empleado en modelos de tracción total con el motor colocado en posición delantera transversal, como es el caso de este modelo. En condiciones normales, el XC60 transmite todo el par a las ruedas delanteras y sólo pasa a las traseras en caso de baja adherencia. No es un sistema tan efectivo en conducción por campo como otros, pero sí encaja a la perfección con la filosofía de este modelo. Además, durante los recorridos de pruebas, nos adentramos por un camino sin asfaltar, bastante deslizante, y la motricidad fue óptima en todo momento. Incluso con alguna rueda en el aire, la electrónica se encarga de bloquearla mediante los frenos para transmitir el máximo a de par a la rueda que está apoyada y, de este modo, salir airosos de la mayoría de situaciones. Con el sistema HDC de control de descenso es posible, además, mantener el control del vehículo en bajadas pronunciadas por terrenos resbaladizos. No olvidemos que el XC60 es un SUV y no un todo terreno. Prueba de ello es el anuncio de que en un futuro, el XC60 se comercializará también en versiones de tracción delantera, una opción muy interesante, sin duda, para muchos conductores que nunca abandonarán el asfalto.

La dirección es de asistencia electrohidráulica, y aunque mantiene la relación de desmultiplicación constante, sí es posible elegir desde el ordenador de abordo tres grados de asistencia diferentes; alto, medio y bajo. Para nosotros, el bajo, el que menor grado de asistencia proporciona al conductor, también es el más acertado. Entre el resto de elementos que adopta el nuevo XC60 destaca la alerta de distancia de seguridad DA, que nos avisa con una alarma si nos pegamos en exceso al modelo que nos precede. El DAC –control de alerta al conductor- es capaz de averiguar el estado de ánimo del conductor en base a los movimientos que realiza sobre el volante, avisándolo si detecta que está fatigado. El ACC, o control de velocidad activo, es capaz de mantener la velocidad seleccionada, frenando automáticamente si se alcanza a un vehículo, y volviendo a acelerar cuando de nuevo esté despejada la vía, hasta retomar la velocidad selecciona. Otro de los interesantes sistemas que adopta el XC60 para incrementar la seguridad activa es el BLIS, capaz de detectar y avisar si un vehículo está situado en el ángulo muerto y no lo podemos ver por los espejos exteriores, evitando una posible colisión. El equipamiento del XC60 es, como se puede comprobar, muy completo, pero no sólo en lo que a elementos de seguridad se refiere. En el interior podemos encontrar el freno de estacionamiento eléctrico de serie, climatizador bizona o el volante multifunción. Destaca la calidad de realización del interior, así como el espacio disponible en las plazas traseras, que se benefician de la gran distancia entre ejes de este modelo. El maletero es otro de los puntos fuertes del XC60 pudiéndose, además, ampliar notablemente abatiendo los respaldos de los asientos. Del XC60 tienen previsto comercializar el 40 por ciento de la producción en Europa, otro 40 por ciento en EE.UU. y el 20 por ciento restante entre el resto de países, incluyendo China y Rusia. En España ya es posible realizar pedidos, si bien no será hasta finales de octubre o principios de noviembre cuando se empiecen a realizar las primeras entregas.
Apuesta por la seguridad
El sistema City Safety consiste en una serie de sensores capaces de detectar si alcanzamos al vehículo que circula delante de nosotros, frenando por completo nuestro coche si detecta que el impacto es inminente. Este sistema sólo funciona entre 4 y 30 km/h y siempre que exista un diferencial de velocidad entre ambos vehículos de menos de 15 km/h. En las pruebas realizadas en tráfico real pudimos comprobar cómo, en caso de que el conductor esté distraído, se evita completamente una colisión por alcance. El City Safety, de serie en el XC60, resulta sumamente útil en el tráfico urbano. De momento, sólo es capaz de detectar vehículos, aunque en un futuro podría mejorarse para percibir otro tipo de obstáculos, como peatones. El control de estabilidad del XC60 denominado DSTC incluye ahora nuevas funciones, como el control de estabilidad para remolques, o la ayuda para evitar vuelcos. Para la conducción fuera del asfalto, el XC60 adopta un sistema de tracción a las cuatro ruedas variable, con diferencial central Haldex, muy empleado en modelos de tracción total con el motor colocado en posición delantera transversal, como es el caso de este modelo. En condiciones normales, el XC60 transmite todo el par a las ruedas delanteras y sólo pasa a las traseras en caso de baja adherencia. No es un sistema tan efectivo en conducción por campo como otros, pero sí encaja a la perfección con la filosofía de este modelo. Además, durante los recorridos de pruebas, nos adentramos por un camino sin asfaltar, bastante deslizante, y la motricidad fue óptima en todo momento. Incluso con alguna rueda en el aire, la electrónica se encarga de bloquearla mediante los frenos para transmitir el máximo a de par a la rueda que está apoyada y, de este modo, salir airosos de la mayoría de situaciones. Con el sistema HDC de control de descenso es posible, además, mantener el control del vehículo en bajadas pronunciadas por terrenos resbaladizos. No olvidemos que el XC60 es un SUV y no un todo terreno. Prueba de ello es el anuncio de que en un futuro, el XC60 se comercializará también en versiones de tracción delantera, una opción muy interesante, sin duda, para muchos conductores que nunca abandonarán el asfalto.

La dirección es de asistencia electrohidráulica, y aunque mantiene la relación de desmultiplicación constante, sí es posible elegir desde el ordenador de abordo tres grados de asistencia diferentes; alto, medio y bajo. Para nosotros, el bajo, el que menor grado de asistencia proporciona al conductor, también es el más acertado. Entre el resto de elementos que adopta el nuevo XC60 destaca la alerta de distancia de seguridad DA, que nos avisa con una alarma si nos pegamos en exceso al modelo que nos precede. El DAC –control de alerta al conductor- es capaz de averiguar el estado de ánimo del conductor en base a los movimientos que realiza sobre el volante, avisándolo si detecta que está fatigado. El ACC, o control de velocidad activo, es capaz de mantener la velocidad seleccionada, frenando automáticamente si se alcanza a un vehículo, y volviendo a acelerar cuando de nuevo esté despejada la vía, hasta retomar la velocidad selecciona. Otro de los interesantes sistemas que adopta el XC60 para incrementar la seguridad activa es el BLIS, capaz de detectar y avisar si un vehículo está situado en el ángulo muerto y no lo podemos ver por los espejos exteriores, evitando una posible colisión. El equipamiento del XC60 es, como se puede comprobar, muy completo, pero no sólo en lo que a elementos de seguridad se refiere. En el interior podemos encontrar el freno de estacionamiento eléctrico de serie, climatizador bizona o el volante multifunción. Destaca la calidad de realización del interior, así como el espacio disponible en las plazas traseras, que se benefician de la gran distancia entre ejes de este modelo. El maletero es otro de los puntos fuertes del XC60 pudiéndose, además, ampliar notablemente abatiendo los respaldos de los asientos. Del XC60 tienen previsto comercializar el 40 por ciento de la producción en Europa, otro 40 por ciento en EE.UU. y el 20 por ciento restante entre el resto de países, incluyendo China y Rusia. En España ya es posible realizar pedidos, si bien no será hasta finales de octubre o principios de noviembre cuando se empiecen a realizar las primeras entregas.
Apuesta por la seguridad
El sistema City Safety consiste en una serie de sensores capaces de detectar si alcanzamos al vehículo que circula delante de nosotros, frenando por completo nuestro coche si detecta que el impacto es inminente. Este sistema sólo funciona entre 4 y 30 km/h y siempre que exista un diferencial de velocidad entre ambos vehículos de menos de 15 km/h. En las pruebas realizadas en tráfico real pudimos comprobar cómo, en caso de que el conductor esté distraído, se evita completamente una colisión por alcance. El City Safety, de serie en el XC60, resulta sumamente útil en el tráfico urbano. De momento, sólo es capaz de detectar vehículos, aunque en un futuro podría mejorarse para percibir otro tipo de obstáculos, como peatones. El control de estabilidad del XC60 denominado DSTC incluye ahora nuevas funciones, como el control de estabilidad para remolques, o la ayuda para evitar vuelcos. Para la conducción fuera del asfalto, el XC60 adopta un sistema de tracción a las cuatro ruedas variable, con diferencial central Haldex, muy empleado en modelos de tracción total con el motor colocado en posición delantera transversal, como es el caso de este modelo. En condiciones normales, el XC60 transmite todo el par a las ruedas delanteras y sólo pasa a las traseras en caso de baja adherencia. No es un sistema tan efectivo en conducción por campo como otros, pero sí encaja a la perfección con la filosofía de este modelo. Además, durante los recorridos de pruebas, nos adentramos por un camino sin asfaltar, bastante deslizante, y la motricidad fue óptima en todo momento. Incluso con alguna rueda en el aire, la electrónica se encarga de bloquearla mediante los frenos para transmitir el máximo a de par a la rueda que está apoyada y, de este modo, salir airosos de la mayoría de situaciones. Con el sistema HDC de control de descenso es posible, además, mantener el control del vehículo en bajadas pronunciadas por terrenos resbaladizos. No olvidemos que el XC60 es un SUV y no un todo terreno. Prueba de ello es el anuncio de que en un futuro, el XC60 se comercializará también en versiones de tracción delantera, una opción muy interesante, sin duda, para muchos conductores que nunca abandonarán el asfalto.

La dirección es de asistencia electrohidráulica, y aunque mantiene la relación de desmultiplicación constante, sí es posible elegir desde el ordenador de abordo tres grados de asistencia diferentes; alto, medio y bajo. Para nosotros, el bajo, el que menor grado de asistencia proporciona al conductor, también es el más acertado. Entre el resto de elementos que adopta el nuevo XC60 destaca la alerta de distancia de seguridad DA, que nos avisa con una alarma si nos pegamos en exceso al modelo que nos precede. El DAC –control de alerta al conductor- es capaz de averiguar el estado de ánimo del conductor en base a los movimientos que realiza sobre el volante, avisándolo si detecta que está fatigado. El ACC, o control de velocidad activo, es capaz de mantener la velocidad seleccionada, frenando automáticamente si se alcanza a un vehículo, y volviendo a acelerar cuando de nuevo esté despejada la vía, hasta retomar la velocidad selecciona. Otro de los interesantes sistemas que adopta el XC60 para incrementar la seguridad activa es el BLIS, capaz de detectar y avisar si un vehículo está situado en el ángulo muerto y no lo podemos ver por los espejos exteriores, evitando una posible colisión. El equipamiento del XC60 es, como se puede comprobar, muy completo, pero no sólo en lo que a elementos de seguridad se refiere. En el interior podemos encontrar el freno de estacionamiento eléctrico de serie, climatizador bizona o el volante multifunción. Destaca la calidad de realización del interior, así como el espacio disponible en las plazas traseras, que se benefician de la gran distancia entre ejes de este modelo. El maletero es otro de los puntos fuertes del XC60 pudiéndose, además, ampliar notablemente abatiendo los respaldos de los asientos. Del XC60 tienen previsto comercializar el 40 por ciento de la producción en Europa, otro 40 por ciento en EE.UU. y el 20 por ciento restante entre el resto de países, incluyendo China y Rusia. En España ya es posible realizar pedidos, si bien no será hasta finales de octubre o principios de noviembre cuando se empiecen a realizar las primeras entregas.
Apuesta por la seguridad
El sistema City Safety consiste en una serie de sensores capaces de detectar si alcanzamos al vehículo que circula delante de nosotros, frenando por completo nuestro coche si detecta que el impacto es inminente. Este sistema sólo funciona entre 4 y 30 km/h y siempre que exista un diferencial de velocidad entre ambos vehículos de menos de 15 km/h. En las pruebas realizadas en tráfico real pudimos comprobar cómo, en caso de que el conductor esté distraído, se evita completamente una colisión por alcance. El City Safety, de serie en el XC60, resulta sumamente útil en el tráfico urbano. De momento, sólo es capaz de detectar vehículos, aunque en un futuro podría mejorarse para percibir otro tipo de obstáculos, como peatones. El control de estabilidad del XC60 denominado DSTC incluye ahora nuevas funciones, como el control de estabilidad para remolques, o la ayuda para evitar vuelcos. Para la conducción fuera del asfalto, el XC60 adopta un sistema de tracción a las cuatro ruedas variable, con diferencial central Haldex, muy empleado en modelos de tracción total con el motor colocado en posición delantera transversal, como es el caso de este modelo. En condiciones normales, el XC60 transmite todo el par a las ruedas delanteras y sólo pasa a las traseras en caso de baja adherencia. No es un sistema tan efectivo en conducción por campo como otros, pero sí encaja a la perfección con la filosofía de este modelo. Además, durante los recorridos de pruebas, nos adentramos por un camino sin asfaltar, bastante deslizante, y la motricidad fue óptima en todo momento. Incluso con alguna rueda en el aire, la electrónica se encarga de bloquearla mediante los frenos para transmitir el máximo a de par a la rueda que está apoyada y, de este modo, salir airosos de la mayoría de situaciones. Con el sistema HDC de control de descenso es posible, además, mantener el control del vehículo en bajadas pronunciadas por terrenos resbaladizos. No olvidemos que el XC60 es un SUV y no un todo terreno. Prueba de ello es el anuncio de que en un futuro, el XC60 se comercializará también en versiones de tracción delantera, una opción muy interesante, sin duda, para muchos conductores que nunca abandonarán el asfalto.

La dirección es de asistencia electrohidráulica, y aunque mantiene la relación de desmultiplicación constante, sí es posible elegir desde el ordenador de abordo tres grados de asistencia diferentes; alto, medio y bajo. Para nosotros, el bajo, el que menor grado de asistencia proporciona al conductor, también es el más acertado. Entre el resto de elementos que adopta el nuevo XC60 destaca la alerta de distancia de seguridad DA, que nos avisa con una alarma si nos pegamos en exceso al modelo que nos precede. El DAC –control de alerta al conductor- es capaz de averiguar el estado de ánimo del conductor en base a los movimientos que realiza sobre el volante, avisándolo si detecta que está fatigado. El ACC, o control de velocidad activo, es capaz de mantener la velocidad seleccionada, frenando automáticamente si se alcanza a un vehículo, y volviendo a acelerar cuando de nuevo esté despejada la vía, hasta retomar la velocidad selecciona. Otro de los interesantes sistemas que adopta el XC60 para incrementar la seguridad activa es el BLIS, capaz de detectar y avisar si un vehículo está situado en el ángulo muerto y no lo podemos ver por los espejos exteriores, evitando una posible colisión. El equipamiento del XC60 es, como se puede comprobar, muy completo, pero no sólo en lo que a elementos de seguridad se refiere. En el interior podemos encontrar el freno de estacionamiento eléctrico de serie, climatizador bizona o el volante multifunción. Destaca la calidad de realización del interior, así como el espacio disponible en las plazas traseras, que se benefician de la gran distancia entre ejes de este modelo. El maletero es otro de los puntos fuertes del XC60 pudiéndose, además, ampliar notablemente abatiendo los respaldos de los asientos. Del XC60 tienen previsto comercializar el 40 por ciento de la producción en Europa, otro 40 por ciento en EE.UU. y el 20 por ciento restante entre el resto de países, incluyendo China y Rusia. En España ya es posible realizar pedidos, si bien no será hasta finales de octubre o principios de noviembre cuando se empiecen a realizar las primeras entregas.
Apuesta por la seguridad
El sistema City Safety consiste en una serie de sensores capaces de detectar si alcanzamos al vehículo que circula delante de nosotros, frenando por completo nuestro coche si detecta que el impacto es inminente. Este sistema sólo funciona entre 4 y 30 km/h y siempre que exista un diferencial de velocidad entre ambos vehículos de menos de 15 km/h. En las pruebas realizadas en tráfico real pudimos comprobar cómo, en caso de que el conductor esté distraído, se evita completamente una colisión por alcance. El City Safety, de serie en el XC60, resulta sumamente útil en el tráfico urbano. De momento, sólo es capaz de detectar vehículos, aunque en un futuro podría mejorarse para percibir otro tipo de obstáculos, como peatones. El control de estabilidad del XC60 denominado DSTC incluye ahora nuevas funciones, como el control de estabilidad para remolques, o la ayuda para evitar vuelcos. Para la conducción fuera del asfalto, el XC60 adopta un sistema de tracción a las cuatro ruedas variable, con diferencial central Haldex, muy empleado en modelos de tracción total con el motor colocado en posición delantera transversal, como es el caso de este modelo. En condiciones normales, el XC60 transmite todo el par a las ruedas delanteras y sólo pasa a las traseras en caso de baja adherencia. No es un sistema tan efectivo en conducción por campo como otros, pero sí encaja a la perfección con la filosofía de este modelo. Además, durante los recorridos de pruebas, nos adentramos por un camino sin asfaltar, bastante deslizante, y la motricidad fue óptima en todo momento. Incluso con alguna rueda en el aire, la electrónica se encarga de bloquearla mediante los frenos para transmitir el máximo a de par a la rueda que está apoyada y, de este modo, salir airosos de la mayoría de situaciones. Con el sistema HDC de control de descenso es posible, además, mantener el control del vehículo en bajadas pronunciadas por terrenos resbaladizos. No olvidemos que el XC60 es un SUV y no un todo terreno. Prueba de ello es el anuncio de que en un futuro, el XC60 se comercializará también en versiones de tracción delantera, una opción muy interesante, sin duda, para muchos conductores que nunca abandonarán el asfalto.

La dirección es de asistencia electrohidráulica, y aunque mantiene la relación de desmultiplicación constante, sí es posible elegir desde el ordenador de abordo tres grados de asistencia diferentes; alto, medio y bajo. Para nosotros, el bajo, el que menor grado de asistencia proporciona al conductor, también es el más acertado. Entre el resto de elementos que adopta el nuevo XC60 destaca la alerta de distancia de seguridad DA, que nos avisa con una alarma si nos pegamos en exceso al modelo que nos precede. El DAC –control de alerta al conductor- es capaz de averiguar el estado de ánimo del conductor en base a los movimientos que realiza sobre el volante, avisándolo si detecta que está fatigado. El ACC, o control de velocidad activo, es capaz de mantener la velocidad seleccionada, frenando automáticamente si se alcanza a un vehículo, y volviendo a acelerar cuando de nuevo esté despejada la vía, hasta retomar la velocidad selecciona. Otro de los interesantes sistemas que adopta el XC60 para incrementar la seguridad activa es el BLIS, capaz de detectar y avisar si un vehículo está situado en el ángulo muerto y no lo podemos ver por los espejos exteriores, evitando una posible colisión. El equipamiento del XC60 es, como se puede comprobar, muy completo, pero no sólo en lo que a elementos de seguridad se refiere. En el interior podemos encontrar el freno de estacionamiento eléctrico de serie, climatizador bizona o el volante multifunción. Destaca la calidad de realización del interior, así como el espacio disponible en las plazas traseras, que se benefician de la gran distancia entre ejes de este modelo. El maletero es otro de los puntos fuertes del XC60 pudiéndose, además, ampliar notablemente abatiendo los respaldos de los asientos. Del XC60 tienen previsto comercializar el 40 por ciento de la producción en Europa, otro 40 por ciento en EE.UU. y el 20 por ciento restante entre el resto de países, incluyendo China y Rusia. En España ya es posible realizar pedidos, si bien no será hasta finales de octubre o principios de noviembre cuando se empiecen a realizar las primeras entregas.
Apuesta por la seguridad
El sistema City Safety consiste en una serie de sensores capaces de detectar si alcanzamos al vehículo que circula delante de nosotros, frenando por completo nuestro coche si detecta que el impacto es inminente. Este sistema sólo funciona entre 4 y 30 km/h y siempre que exista un diferencial de velocidad entre ambos vehículos de menos de 15 km/h. En las pruebas realizadas en tráfico real pudimos comprobar cómo, en caso de que el conductor esté distraído, se evita completamente una colisión por alcance. El City Safety, de serie en el XC60, resulta sumamente útil en el tráfico urbano. De momento, sólo es capaz de detectar vehículos, aunque en un futuro podría mejorarse para percibir otro tipo de obstáculos, como peatones. El control de estabilidad del XC60 denominado DSTC incluye ahora nuevas funciones, como el control de estabilidad para remolques, o la ayuda para evitar vuelcos. Para la conducción fuera del asfalto, el XC60 adopta un sistema de tracción a las cuatro ruedas variable, con diferencial central Haldex, muy empleado en modelos de tracción total con el motor colocado en posición delantera transversal, como es el caso de este modelo. En condiciones normales, el XC60 transmite todo el par a las ruedas delanteras y sólo pasa a las traseras en caso de baja adherencia. No es un sistema tan efectivo en conducción por campo como otros, pero sí encaja a la perfección con la filosofía de este modelo. Además, durante los recorridos de pruebas, nos adentramos por un camino sin asfaltar, bastante deslizante, y la motricidad fue óptima en todo momento. Incluso con alguna rueda en el aire, la electrónica se encarga de bloquearla mediante los frenos para transmitir el máximo a de par a la rueda que está apoyada y, de este modo, salir airosos de la mayoría de situaciones. Con el sistema HDC de control de descenso es posible, además, mantener el control del vehículo en bajadas pronunciadas por terrenos resbaladizos. No olvidemos que el XC60 es un SUV y no un todo terreno. Prueba de ello es el anuncio de que en un futuro, el XC60 se comercializará también en versiones de tracción delantera, una opción muy interesante, sin duda, para muchos conductores que nunca abandonarán el asfalto.

La dirección es de asistencia electrohidráulica, y aunque mantiene la relación de desmultiplicación constante, sí es posible elegir desde el ordenador de abordo tres grados de asistencia diferentes; alto, medio y bajo. Para nosotros, el bajo, el que menor grado de asistencia proporciona al conductor, también es el más acertado. Entre el resto de elementos que adopta el nuevo XC60 destaca la alerta de distancia de seguridad DA, que nos avisa con una alarma si nos pegamos en exceso al modelo que nos precede. El DAC –control de alerta al conductor- es capaz de averiguar el estado de ánimo del conductor en base a los movimientos que realiza sobre el volante, avisándolo si detecta que está fatigado. El ACC, o control de velocidad activo, es capaz de mantener la velocidad seleccionada, frenando automáticamente si se alcanza a un vehículo, y volviendo a acelerar cuando de nuevo esté despejada la vía, hasta retomar la velocidad selecciona. Otro de los interesantes sistemas que adopta el XC60 para incrementar la seguridad activa es el BLIS, capaz de detectar y avisar si un vehículo está situado en el ángulo muerto y no lo podemos ver por los espejos exteriores, evitando una posible colisión. El equipamiento del XC60 es, como se puede comprobar, muy completo, pero no sólo en lo que a elementos de seguridad se refiere. En el interior podemos encontrar el freno de estacionamiento eléctrico de serie, climatizador bizona o el volante multifunción. Destaca la calidad de realización del interior, así como el espacio disponible en las plazas traseras, que se benefician de la gran distancia entre ejes de este modelo. El maletero es otro de los puntos fuertes del XC60 pudiéndose, además, ampliar notablemente abatiendo los respaldos de los asientos. Del XC60 tienen previsto comercializar el 40 por ciento de la producción en Europa, otro 40 por ciento en EE.UU. y el 20 por ciento restante entre el resto de países, incluyendo China y Rusia. En España ya es posible realizar pedidos, si bien no será hasta finales de octubre o principios de noviembre cuando se empiecen a realizar las primeras entregas.
Apuesta por la seguridad
El sistema City Safety consiste en una serie de sensores capaces de detectar si alcanzamos al vehículo que circula delante de nosotros, frenando por completo nuestro coche si detecta que el impacto es inminente. Este sistema sólo funciona entre 4 y 30 km/h y siempre que exista un diferencial de velocidad entre ambos vehículos de menos de 15 km/h. En las pruebas realizadas en tráfico real pudimos comprobar cómo, en caso de que el conductor esté distraído, se evita completamente una colisión por alcance. El City Safety, de serie en el XC60, resulta sumamente útil en el tráfico urbano. De momento, sólo es capaz de detectar vehículos, aunque en un futuro podría mejorarse para percibir otro tipo de obstáculos, como peatones. El control de estabilidad del XC60 denominado DSTC incluye ahora nuevas funciones, como el control de estabilidad para remolques, o la ayuda para evitar vuelcos. Para la conducción fuera del asfalto, el XC60 adopta un sistema de tracción a las cuatro ruedas variable, con diferencial central Haldex, muy empleado en modelos de tracción total con el motor colocado en posición delantera transversal, como es el caso de este modelo. En condiciones normales, el XC60 transmite todo el par a las ruedas delanteras y sólo pasa a las traseras en caso de baja adherencia. No es un sistema tan efectivo en conducción por campo como otros, pero sí encaja a la perfección con la filosofía de este modelo. Además, durante los recorridos de pruebas, nos adentramos por un camino sin asfaltar, bastante deslizante, y la motricidad fue óptima en todo momento. Incluso con alguna rueda en el aire, la electrónica se encarga de bloquearla mediante los frenos para transmitir el máximo a de par a la rueda que está apoyada y, de este modo, salir airosos de la mayoría de situaciones. Con el sistema HDC de control de descenso es posible, además, mantener el control del vehículo en bajadas pronunciadas por terrenos resbaladizos. No olvidemos que el XC60 es un SUV y no un todo terreno. Prueba de ello es el anuncio de que en un futuro, el XC60 se comercializará también en versiones de tracción delantera, una opción muy interesante, sin duda, para muchos conductores que nunca abandonarán el asfalto.

La dirección es de asistencia electrohidráulica, y aunque mantiene la relación de desmultiplicación constante, sí es posible elegir desde el ordenador de abordo tres grados de asistencia diferentes; alto, medio y bajo. Para nosotros, el bajo, el que menor grado de asistencia proporciona al conductor, también es el más acertado. Entre el resto de elementos que adopta el nuevo XC60 destaca la alerta de distancia de seguridad DA, que nos avisa con una alarma si nos pegamos en exceso al modelo que nos precede. El DAC –control de alerta al conductor- es capaz de averiguar el estado de ánimo del conductor en base a los movimientos que realiza sobre el volante, avisándolo si detecta que está fatigado. El ACC, o control de velocidad activo, es capaz de mantener la velocidad seleccionada, frenando automáticamente si se alcanza a un vehículo, y volviendo a acelerar cuando de nuevo esté despejada la vía, hasta retomar la velocidad selecciona. Otro de los interesantes sistemas que adopta el XC60 para incrementar la seguridad activa es el BLIS, capaz de detectar y avisar si un vehículo está situado en el ángulo muerto y no lo podemos ver por los espejos exteriores, evitando una posible colisión. El equipamiento del XC60 es, como se puede comprobar, muy completo, pero no sólo en lo que a elementos de seguridad se refiere. En el interior podemos encontrar el freno de estacionamiento eléctrico de serie, climatizador bizona o el volante multifunción. Destaca la calidad de realización del interior, así como el espacio disponible en las plazas traseras, que se benefician de la gran distancia entre ejes de este modelo. El maletero es otro de los puntos fuertes del XC60 pudiéndose, además, ampliar notablemente abatiendo los respaldos de los asientos. Del XC60 tienen previsto comercializar el 40 por ciento de la producción en Europa, otro 40 por ciento en EE.UU. y el 20 por ciento restante entre el resto de países, incluyendo China y Rusia. En España ya es posible realizar pedidos, si bien no será hasta finales de octubre o principios de noviembre cuando se empiecen a realizar las primeras entregas.
Apuesta por la seguridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.