Publicidad

Nogueira de Ramuín

Es la última de la serie de las tres rutas por las provincias gallegas. Partiendo de Luintra, recorremos el municipio de Nogueira de Ramuín atravesando bellos parajes y escarpadas montañas, admirando los imponentes paisajes que nos regalan los ríos Miño y Sil, y conociendo el encanto de los pueblos de este ayuntamiento.
-
Nogueira de Ramuín
Al Norte de la provincia de Ourense, bañando por las aguas del Sil y el Miño, el Municipio de Nogueira de Ramuín, de unos 100 km2 aproximadamente. Luintra, capital de ayuntamiento es el punto de partida de nuestra ruta; concretamente, el Hotel Restaurante A Forxa, situado muy cerca de la Plaza del Ayuntamiento, en el centro del pueblo. Una estatua del escultor Bucitos, situada en la plaza de Luintra, nos recuerda que estamos en la tierra que fue cuna de los míticos afiladoresparagüeros. En Luintra y en Vilouriz proponemos visitar dos exposiciones únicas en su género de ruedas de afilar y diferentes herramientas de afilador.
El recorrido comienza por la carretera en dirección hacia Monforte, dejando a la derecha el H.R. A Forxa, y a la izquierda la iglesia y la Plaza del Ayuntamiento. El recorrido por carretera discurre alternando tramos de fincas con zonas de vegetación donde el pino y eucalipto nos acompañan hasta la entrada al pueblo de Nogueira. Éste se halla situado al comienzo de una suave la ladera que precede a la depresión del valle del Miño que, aunque no es visible desde este punto, es fácil de intuir si levantamos la vista. Situada en Nogueira, se accede a ella entrando en el pueblo, continuando todo recto en la casilla 4, en vez de girar a la izquierda. Es de origen románica. Las obras comenzaron en la segunda mitad del s. XII aunque seguirían a lo largo de los siglos XVI y principios del XX. De la obra románica, se conservan dos portadas y los canecillos. La puerta principal forma un abocinado de tres arquivoltas que descansan sobre cuatro columnas rematadas en capiteles decorados con motivos florales. En el tímpano aparece un león esculpido sobre una hoja. La espadaña, es obra del s. XVI.

Hay que estar atentos a la casilla 4, pues unos metros después de rebasar el cartel que indica la entrada al pueblo nos desviamos a la izquierda, justo antes de llegar a la primera casa, situada a la derecha de la carretera, aunque si queremos acercarnos a la iglesia, hemos de llegar hasta el corazón de Nogueira, siguiendo todo recto por la carretera principal en la casilla 4. Rápidamente llegaríamos a este encantador pueblo de estrechas calles, desde donde alcanzamos a ver algunos montes pertenecientes a la provincia de Lugo.

Volviendo a la ruta, en la casilla 6, tomamos un camino de tierra que avanza entre muros. La pista, algo estrecha, bacheada y poco pisada nos conduce por un tramo donde abundan los robles y castaños propios de un clima húmedo; aunque también encontramos encina, alcornoque y pino. Hermosas vistas de los pueblos situados al otro lado del río Miño, nos acompañan mientras recorremos las coloridas faldas del monte situado al sur del Miño.

En la casilla 8 tomamos asfalto. La carretera nos lleva hasta Liñares, un acogedor pueblo situado en la zona oeste de Nogueira de Ramuín. En la casilla 10 continuamos de frente dejando una cruz a la derecha. A la derecha también queda, posiblemente el hórreo más característico de todo el municipio.

En la casilla 11 dejamos el asfalto antes de comenzar una sucesión de curvas, abandonamos la carretera desviándonos por un camino a la izquierda. La pista, bien marcada y de firme compacto, asciende levemente y nos conduce por un tramo rápido hasta la casilla 12, donde si paramos un momento podremos admirar las vistas de la derecha: los contrastes de los verdes de la vegetación del monte del otro lado del río, los colores propios de las casitas construidas a la lardo de la ladera de éste, y el azul del propio Miño que, al perderse en el horizonte, nos descubre la ciudad de Orense, hacen que merezca la pena parar, aunque sea un par de minutos.

En la casilla 12 giramos a la izquierda, siguiendo la indicación de la flecha en la piedra, encontrando de frente la sierra de Meda. Numerosos molinos eólicos recorren la cuerda de la sierra desde su parte más baja, hasta el pico más alto, Cabeza de Meda (1321m) . Comenzamos a descender por un camino algo más bacheado y frondoso (nos acompañan pino, castaño y helecho), durante algo más de 1,2 kilómetros, hasta llegar a la casilla 14, entrando en Eiradela.

Situado en la parte exterior de la capilla de Eiradela, cerrado y coronado por un elaborado cruceiro con la figura de Cristo y dos pináculos con figuras humanas. El de la izquierda parece un hombre arrodillado rezando a Cristo y el de la derecha es una especie de guerrero que se arma con escudo, que hace a veces de esfera para el reloj de sol que todavía hoy funciona. El retablo que alberga el peto es de piedra policromada y aparece representado San Antón y un grupo de ocho almas. En los ángulos superiores figuran cabezas de ángeles. Los Petos de Ánimas hacen referencia a la preocupación por las Almas del Purgatorio. Las ánimas piden a los seres del «mundo superior» ser rescatadas de las llamas del «mundo inferior».
Cruzamos el pueblo y salimos a la casilla 17, donde la ruta continúa tomando la carretera principal a la derecha momentáneamente y abandonándola inmediatamente girando a la izquierda, dirección Valdoasno. En caso de necesidad, desde esta casilla, podemos acceder a una gasolinera, situada a 800 metros girando a la izquierda en la carretera principal. Después de un suave descenso y dejando atrás un pinar, llegamos a Valdoasno, pueblo donde giramos a la derecha, continuando por asfalto y cruzando Covelo 700 metros más adelante.

En la casilla 22 la ruta continúa tomando una calle que sale a la izquierda, dejando unas pequeñas piedras con forma de dolmen a la derecha. No obstante, proponemos seguir de frente para visitar la Iglesia de San Cristovo. Ubicada en el pueblo de Armariz, consta de planta y ábside rectangular. La fachada opuesta, muestra una portada románica con arquivolta y baquetón, una media caña y semiesferas o «bolas de Ávila». Las arquivoltas descansan sobre capiteles y columnas encostadas. La fachada, con un óculo circular, se termina en una espadaña de dos arcos. En el ábside se abren pequeños espacios decorados con elementos antropomorfos, zoomorfos y fitomorfos.

En la casilla 26, en el pueblo de Castrelo, giramos a la izquierda por una calle que, posteriormente, se convierte en una ligera bajada de tierra. La pista es buena, aunque encontramos surcos en el firme, formados por el agua. Mientras tanto, la vegetación cubre el cielo de forma ocasional. De esta forma llegamos a la casilla 28, cruzando el río Loña y dejando a la derecha un molino. Alineados a lo largo de las orillas del Loña, podemos encontrar numerosos molinos hidráulicos usados años atrás para moler el grano.

Después de poco más de un kilómetro, giramos ala derecha continuando por asfalto y dejando un hórreo a la izquierda. En la casilla 32, en el pueblo de Santa Cruz, tomamos el desvío de la izquierda, dirección Cortecadela, pueblo al que no llegamos ya que en la siguiente casilla salimos del asfalto por un camino que sube por la parte derecha. La pista, algo bacheada va subiendo el monte hasta el nivel de los molinos eólicos. La vegetación, aunque no es cerrada ni tan frondosa como unos kilómetros atrás es abundante; predominando los helechos, las pequeñas coníferas y los pinos.

En la casilla 36 se puede apreciar el rugido de las aspas de los molinos surcando el aire. Estando al mismo nivel que éstos, tomamos una pista de tierra más blanca, bastante más ancha y principal, a la derecha. Comenzamos así un precioso recorrido ascendiendo hacia el punto más alto de la Sierra de Meda. Aunque el trayecto es rápido y el camino se encuentra en perfectas condiciones, recomendamos circular con precaución y no exceder la velocidad, al tratarse de una zona bastante transitada. Durante más de 4 km seguimos por la pista principal. Después de haber girado a la derecha en la casilla 37, continuamos ascendiendo durante otros 3 km por esta pista, con rumbo a una de las antenas que se ven al fondo, en lo alto.

En la casilla 39 tomamos la opción que sube a los molinos, por la izquierda. Este camino nos lleva a una de las casetas de las antenas de radio, en uno de los puntos más altos de esta sierra. Desde aquí tenemos la opción de contemplar un hermosísimo paisaje tanto a la derecha, con la zona de Orense y el valle del Miño, como a la izquierda, con el más cercano valle del río Sil, las vistas de los pueblos de Nogueira de Ramuín, perteneciente a la comarca de la Ribeira Sacra.

Más Ribeira Sacra
Qué hacer y qué ver
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.