Publicidad

Nissan Qashqai+2 2.0 dCi Tekna 4x4

Para convertirse en un «+2», el Nissan Qashqai ha crecido 21 centímetros de carrocería y 14 de distancia entre ejes. También hay casi 150 kilos más, así como una sensible caída en el rendimiento, pero el Nissan Qashqai+2 sigue siendo un producto redondo.
-
Nissan Qashqai+2 2.0 dCi Tekna 4x4
El conjunto motor/cambio no varía y los desarrollos sólo se alargan levísimamente porque este Nissan Qashqai+2 va calzado algo más generosamente que el normal: de 215/65 R16 pasamos a unas 215/60 R17, manteniendo las Bridgestone Dueler HP Sport.

Galería relacionada

Nissan Qashqai+2 exterior

El motor del Nissan Qashqai+2 es el mismo 2.0 dCi de 150 CV ya conocido, es decir, uno de los más agradables y de mejor rendimiento del mercado. Sube de régimen con una facilidad pasmosa y, aunque su mejor zona de funcionamiento está en el medio régimen, la verdad es que responde de manera impresionante a bajo régimen incluso en marchas largas y también es capaz de llegar a las 4.500 rpm con cierta dosis de empuje aún disponible. Comparando las cifras con el Nissan Qashqai de cinco plazas, está claro que el peso y el tamaño pasan factura. No en vano, el Nissan Qashqai+2 pesa 146 kilos más que el modelo base y eso se nota tanto en aceleraciones como en recuperaciones y adelantamientos.

Se mire el dato que se mire, el Nissan Qashqai+2 suele ser entre uno y dos segundos más lento, mientras que el consumo sube en todos los apartados entre 2 y 3 décimas. De todos modos, un gasto medio de 7,8 l/100 km y 9 justos en ciudad no son unos resultados nada desdeñables. Un Seat Altea Freetrack TDi-140 de cinco plazas tiene unas prestaciones similares con un peso y un consumo menor, por poner un ejemplo y algo parecido viene a suceder con un Renault Scénic Adventure o un Volkswagen Crossgolf. En otras palabras, que el rendimiento no es tan bueno, pero sigue siendo de los mejores todocamino que te puedes encontrar ahora mismo en el mercado. Y si sólo cuentas los que admiten siete plazas, entonces el asunto se pone mucho más a favor del Nissan Qashqai+2 Lo que sí ha mejorado el Nissan Qashqai+2 es la sonoridad, situándose ahora al nivel del Renault Scénic Adventure. La verdad es que el 2.0 dCi-150 ya pasaba bastante desapercibido, pero ahora es incluso más discreto, también el ruido de rodadura. Está claro que el ajuste final realizado por los ingenieros de Nissan ha dado buenos frutos en este sentido.

Entre otras cosas, las especificaciones en esta área eran bastante más exigentes que en el Nissan Qashqai y se ha tenido que poner más aislante en ciertas zonas, así como cuidar las mayores necesidades de ventilación del Nissan Qashqai+2 para que, dejando salir más aire del interior del habitáculo, entrase menos ruido. Las cualidades dinámicas permanecen, por suerte, intactas. El comportamiento dinámico del Nissan Qashqai+2 sigue siendo excelente y el sistema 4x4 conectable supone una ayuda inestimable sobre asfalto húmedo o pista. El aumento de batalla o peso no se ha traducido en una pérdida de agilidad palpable y sí en una confirmación del buen aplomo, confort y calidad de rodadura general. Nos gustaría decir que también el precio es el mismo, pero Nissan pide entre 1.850 y 2.250 euros por esas dos plazas extras. Quizá éste sea el aspecto más delicado, pero ya se sabe que el que algo quiere... — Comportamiento dinámico
— Respuesta y agrado del motor
— Confort de marcha — Rueda de emergencia
— Altura escasa en la 3ª fila
— Aumento de precio
Más tamaño... más capaz
El conjunto motor/cambio no varía y los desarrollos sólo se alargan levísimamente porque este Nissan Qashqai+2 va calzado algo más generosamente que el normal: de 215/65 R16 pasamos a unas 215/60 R17, manteniendo las Bridgestone Dueler HP Sport. El motor del Nissan Qashqai+2 es el mismo 2.0 dCi de 150 CV ya conocido, es decir, uno de los más agradables y de mejor rendimiento del mercado. Sube de régimen con una facilidad pasmosa y, aunque su mejor zona de funcionamiento está en el medio régimen, la verdad es que responde de manera impresionante a bajo régimen incluso en marchas largas y también es capaz de llegar a las 4.500 rpm con cierta dosis de empuje aún disponible. Comparando las cifras con el Nissan Qashqai de cinco plazas, está claro que el peso y el tamaño pasan factura. No en vano, el Nissan Qashqai+2 pesa 146 kilos más que el modelo base y eso se nota tanto en aceleraciones como en recuperaciones y adelantamientos.

Se mire el dato que se mire, el Nissan Qashqai+2 suele ser entre uno y dos segundos más lento, mientras que el consumo sube en todos los apartados entre 2 y 3 décimas. De todos modos, un gasto medio de 7,8 l/100 km y 9 justos en ciudad no son unos resultados nada desdeñables. Un Seat Altea Freetrack TDi-140 de cinco plazas tiene unas prestaciones similares con un peso y un consumo menor, por poner un ejemplo y algo parecido viene a suceder con un Renault Scénic Adventure o un Volkswagen Crossgolf. En otras palabras, que el rendimiento no es tan bueno, pero sigue siendo de los mejores todocamino que te puedes encontrar ahora mismo en el mercado. Y si sólo cuentas los que admiten siete plazas, entonces el asunto se pone mucho más a favor del Nissan Qashqai+2 Lo que sí ha mejorado el Nissan Qashqai+2 es la sonoridad, situándose ahora al nivel del Renault Scénic Adventure. La verdad es que el 2.0 dCi-150 ya pasaba bastante desapercibido, pero ahora es incluso más discreto, también el ruido de rodadura. Está claro que el ajuste final realizado por los ingenieros de Nissan ha dado buenos frutos en este sentido.

Entre otras cosas, las especificaciones en esta área eran bastante más exigentes que en el Nissan Qashqai y se ha tenido que poner más aislante en ciertas zonas, así como cuidar las mayores necesidades de ventilación del Nissan Qashqai+2 para que, dejando salir más aire del interior del habitáculo, entrase menos ruido. Las cualidades dinámicas permanecen, por suerte, intactas. El comportamiento dinámico del Nissan Qashqai+2 sigue siendo excelente y el sistema 4x4 conectable supone una ayuda inestimable sobre asfalto húmedo o pista. El aumento de batalla o peso no se ha traducido en una pérdida de agilidad palpable y sí en una confirmación del buen aplomo, confort y calidad de rodadura general. Nos gustaría decir que también el precio es el mismo, pero Nissan pide entre 1.850 y 2.250 euros por esas dos plazas extras. Quizá éste sea el aspecto más delicado, pero ya se sabe que el que algo quiere... — Comportamiento dinámico
— Respuesta y agrado del motor
— Confort de marcha — Rueda de emergencia
— Altura escasa en la 3ª fila
— Aumento de precio
Más tamaño... más capaz

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.