Publicidad

Nissan Murano

La nueva generación del Nissan Murano presenta una nueva imagen de carrocería erigida sobre una nueva plataforma, un remozado interior, un motor V6 de 3,5 litros optimizado asociado a una más avanzada caja de cambios automática y nuevos equipamientos tecnológicos y de seguridad.
-
Nissan Murano
Con cinco años de vida, el Murano ve aparecer su segunda generación tras un éxito de ventas indiscutible que le ha llevado a ser el elegido por casi medio millón de clientes en todo el mundo. Definido como “crossover”, para entendernos, es un vehículo cuya descripción le sitúa entre un turismo y un todocamino. O sea, un coche con imagen cercana a este último tipo de automóvil pero que no está pensado para una utilización fuera del asfalto más que en casos extraordinarios.

Galería relacionada

Nissan Murano: detalles

Manteniendo la estrategia de producto del anterior, el nuevo Murano añade más sofisticación y elegancia con mejores prestaciones respecto a su antecesor. A nivel de diseño, comparte la silueta del anterior con el peculiar corte ascendente del tercer cristal lateral –rasgo que define también a otros Nissan “crossover”- pero todos los paneles de la carrocería son distintos. Los cambios estéticos más sensibles se localizan en el frontal y en la parte trasera donde las formas dadas a los grupos ópticos son completamente distintas, recordando en la zaga a los del Qashqai.

En el interior, la ganancia de presentación del habitáculo es clara. Hay una nueva instrumentación y asientos, se introduce la luz ambiental y los materiales mejorados –incluyendo tapicerías de cuero e inserciones de auténtico aluminio- se combinan para conseguir un interior propio de un modelo de lujo. La base de este Murano es la última versión de la plataforma “D” que comparte con la berlina Altima, vendida en los Estados Unidos. Su rigidez se ha incrementado en un 50 por ciento, por lo que su comportamiento ha mejorado la precisión de la dirección y ofrece un confort más elevado. La suspensión posee ahora a un sistema multibrazo en el tren posterior con un buen número de piezas realizadas en aluminio mientras que la dirección eléctrica se renueva con un comportamiento más preciso a alta velocidad junto con una mayor suavidad en las maniobras. La tracción a las cuatro ruedas recurre al sistema de tecnología ALL MODE 4x4-i. Este sistema distribuye la mayoría del par a las ruedas delanteras cuando la adherencia es normal. En el caso de pérdida de agarre, la traslación del par hacia las ruedas traseras puede alcanzar hasta el 50 por ciento del total. El sistema funciona hasta 80 km/h de manera predictiva, en función de la información recibida de determinados sensores mientras que por encima de dicha velocidad reacciona al patinaje de la rueda en cuestión. El Murano equipa una versión mejorada del conocido V6 de 3,5 litros y ofrecer así más potencia y mayor eficiencia de uso. Aquélla ha aumentado hasta los 256 CV, ganando 22 CV sobre el modelo anterior, con un par máximo de casi 34 mkg, lo que le permite anunciar mejores prestaciones. El consumo de combustible, de acuerdo a los tiempos, ha recortado sus cifras gracias tanto a las modificaciones en el motor como en la caja de cambios, que es del tipo de variador continuo y gran suavidad de funcionamiento, quedándose en unos razonables 10,9 l/100 km en ciclo mixto.

Mientras el Murano es en Estados Unidos un modelo de corte medio, aquí se venderá como un modelo de representación. Por tanto, para la versión europea ha recibido equipamientos sofisticados. Por ejemplo, el portón trasero puede accionarse de manera eléctrica y los respaldos traseros pueden abatirse para aumentar la capacidad de carga mediante un único movimiento. Además, éstos pueden volver a su posición mediante un botón a distancia situado en el maletero. Dispone además de un techo de cristal de grandes dimensiones. La parte trasera es fija pero la situada sobre los asientos delanteros puede deslizarse hacia atrás. Otra de las novedades en materia de equipamiento del Murano son las cámaras de visión periférica. Además de la ya habitual cámara situada en la parte posterior, el nuevo Murano dispone de otra cámara colocada en el espejo retrovisor del lado del acompañante. Gracias a ella el conductor puede ver en la pantalla de la consola central obstáculos que se encuentren en el ángulo muerto de los retrovisores. La conducción del nuevo Murano es una delicia en todos los sentidos, siempre que tengamos como prioridad la suavidad, el silencio de marcha y las prestaciones en su punto más razonable. El ambiente interior del habitáculo mezcla la sofisticación y la excelente calidad visual de los materiales y la terminación destacada. Los asientos son confortables y si elegimos la versión más equipada –el Confort costará 47.000 euros y el Premium, 50.600- ninguna berlina de dicho nivel de costo podrá dejar en vergüenza a este Murano.

Desde luego, no es el coche más adecuado para echarle carreras a un BMW en carreteras de montaña, pero sí que le hará sombra a la puerta de un teatro, por ejemplo. Y con el convencimiento de que sus usuarios terminarán más descansados tras un largo viaje que con berlinas de este precio, más proclives a habitáculos más restringidos y posiciones de ocupantes menos relajadas. ¿Qué opinas? Deja tus comentarios; los más interesantes se publicarán en las revistas Autopista y AutoVerde4x4. Si lo prefieres, debate esta noticia en nuestros foros. Con cinco años de vida, el Murano ve aparecer su segunda generación tras un éxito de ventas indiscutible que le ha llevado a ser el elegido por casi medio millón de clientes en todo el mundo. Definido como “crossover”, para entendernos, es un vehículo cuya descripción le sitúa entre un turismo y un todocamino. O sea, un coche con imagen cercana a este último tipo de automóvil pero que no está pensado para una utilización fuera del asfalto más que en casos extraordinarios. Manteniendo la estrategia de producto del anterior, el nuevo Murano añade más sofisticación y elegancia con mejores prestaciones respecto a su antecesor. A nivel de diseño, comparte la silueta del anterior con el peculiar corte ascendente del tercer cristal lateral –rasgo que define también a otros Nissan “crossover”- pero todos los paneles de la carrocería son distintos. Los cambios estéticos más sensibles se localizan en el frontal y en la parte trasera donde las formas dadas a los grupos ópticos son completamente distintas, recordando en la zaga a los del Qashqai.

En el interior, la ganancia de presentación del habitáculo es clara. Hay una nueva instrumentación y asientos, se introduce la luz ambiental y los materiales mejorados –incluyendo tapicerías de cuero e inserciones de auténtico aluminio- se combinan para conseguir un interior propio de un modelo de lujo. La base de este Murano es la última versión de la plataforma “D” que comparte con la berlina Altima, vendida en los Estados Unidos. Su rigidez se ha incrementado en un 50 por ciento, por lo que su comportamiento ha mejorado la precisión de la dirección y ofrece un confort más elevado. La suspensión posee ahora a un sistema multibrazo en el tren posterior con un buen número de piezas realizadas en aluminio mientras que la dirección eléctrica se renueva con un comportamiento más preciso a alta velocidad junto con una mayor suavidad en las maniobras. La tracción a las cuatro ruedas recurre al sistema de tecnología ALL MODE 4x4-i. Este sistema distribuye la mayoría del par a las ruedas delanteras cuando la adherencia es normal. En el caso de pérdida de agarre, la traslación del par hacia las ruedas traseras puede alcanzar hasta el 50 por ciento del total. El sistema funciona hasta 80 km/h de manera predictiva, en función de la información recibida de determinados sensores mientras que por encima de dicha velocidad reacciona al patinaje de la rueda en cuestión. El Murano equipa una versión mejorada del conocido V6 de 3,5 litros y ofrecer así más potencia y mayor eficiencia de uso. Aquélla ha aumentado hasta los 256 CV, ganando 22 CV sobre el modelo anterior, con un par máximo de casi 34 mkg, lo que le permite anunciar mejores prestaciones. El consumo de combustible, de acuerdo a los tiempos, ha recortado sus cifras gracias tanto a las modificaciones en el motor como en la caja de cambios, que es del tipo de variador continuo y gran suavidad de funcionamiento, quedándose en unos razonables 10,9 l/100 km en ciclo mixto.

Mientras el Murano es en Estados Unidos un modelo de corte medio, aquí se venderá como un modelo de representación. Por tanto, para la versión europea ha recibido equipamientos sofisticados. Por ejemplo, el portón trasero puede accionarse de manera eléctrica y los respaldos traseros pueden abatirse para aumentar la capacidad de carga mediante un único movimiento. Además, éstos pueden volver a su posición mediante un botón a distancia situado en el maletero. Dispone además de un techo de cristal de grandes dimensiones. La parte trasera es fija pero la situada sobre los asientos delanteros puede deslizarse hacia atrás. Otra de las novedades en materia de equipamiento del Murano son las cámaras de visión periférica. Además de la ya habitual cámara situada en la parte posterior, el nuevo Murano dispone de otra cámara colocada en el espejo retrovisor del lado del acompañante. Gracias a ella el conductor puede ver en la pantalla de la consola central obstáculos que se encuentren en el ángulo muerto de los retrovisores. La conducción del nuevo Murano es una delicia en todos los sentidos, siempre que tengamos como prioridad la suavidad, el silencio de marcha y las prestaciones en su punto más razonable. El ambiente interior del habitáculo mezcla la sofisticación y la excelente calidad visual de los materiales y la terminación destacada. Los asientos son confortables y si elegimos la versión más equipada –el Confort costará 47.000 euros y el Premium, 50.600- ninguna berlina de dicho nivel de costo podrá dejar en vergüenza a este Murano.

Desde luego, no es el coche más adecuado para echarle carreras a un BMW en carreteras de montaña, pero sí que le hará sombra a la puerta de un teatro, por ejemplo. Y con el convencimiento de que sus usuarios terminarán más descansados tras un largo viaje que con berlinas de este precio, más proclives a habitáculos más restringidos y posiciones de ocupantes menos relajadas. ¿Qué opinas? Deja tus comentarios; los más interesantes se publicarán en las revistas Autopista y AutoVerde4x4. Si lo prefieres, debate esta noticia en nuestros foros. Con cinco años de vida, el Murano ve aparecer su segunda generación tras un éxito de ventas indiscutible que le ha llevado a ser el elegido por casi medio millón de clientes en todo el mundo. Definido como “crossover”, para entendernos, es un vehículo cuya descripción le sitúa entre un turismo y un todocamino. O sea, un coche con imagen cercana a este último tipo de automóvil pero que no está pensado para una utilización fuera del asfalto más que en casos extraordinarios. Manteniendo la estrategia de producto del anterior, el nuevo Murano añade más sofisticación y elegancia con mejores prestaciones respecto a su antecesor. A nivel de diseño, comparte la silueta del anterior con el peculiar corte ascendente del tercer cristal lateral –rasgo que define también a otros Nissan “crossover”- pero todos los paneles de la carrocería son distintos. Los cambios estéticos más sensibles se localizan en el frontal y en la parte trasera donde las formas dadas a los grupos ópticos son completamente distintas, recordando en la zaga a los del Qashqai.

En el interior, la ganancia de presentación del habitáculo es clara. Hay una nueva instrumentación y asientos, se introduce la luz ambiental y los materiales mejorados –incluyendo tapicerías de cuero e inserciones de auténtico aluminio- se combinan para conseguir un interior propio de un modelo de lujo. La base de este Murano es la última versión de la plataforma “D” que comparte con la berlina Altima, vendida en los Estados Unidos. Su rigidez se ha incrementado en un 50 por ciento, por lo que su comportamiento ha mejorado la precisión de la dirección y ofrece un confort más elevado. La suspensión posee ahora a un sistema multibrazo en el tren posterior con un buen número de piezas realizadas en aluminio mientras que la dirección eléctrica se renueva con un comportamiento más preciso a alta velocidad junto con una mayor suavidad en las maniobras. La tracción a las cuatro ruedas recurre al sistema de tecnología ALL MODE 4x4-i. Este sistema distribuye la mayoría del par a las ruedas delanteras cuando la adherencia es normal. En el caso de pérdida de agarre, la traslación del par hacia las ruedas traseras puede alcanzar hasta el 50 por ciento del total. El sistema funciona hasta 80 km/h de manera predictiva, en función de la información recibida de determinados sensores mientras que por encima de dicha velocidad reacciona al patinaje de la rueda en cuestión. El Murano equipa una versión mejorada del conocido V6 de 3,5 litros y ofrecer así más potencia y mayor eficiencia de uso. Aquélla ha aumentado hasta los 256 CV, ganando 22 CV sobre el modelo anterior, con un par máximo de casi 34 mkg, lo que le permite anunciar mejores prestaciones. El consumo de combustible, de acuerdo a los tiempos, ha recortado sus cifras gracias tanto a las modificaciones en el motor como en la caja de cambios, que es del tipo de variador continuo y gran suavidad de funcionamiento, quedándose en unos razonables 10,9 l/100 km en ciclo mixto.

Mientras el Murano es en Estados Unidos un modelo de corte medio, aquí se venderá como un modelo de representación. Por tanto, para la versión europea ha recibido equipamientos sofisticados. Por ejemplo, el portón trasero puede accionarse de manera eléctrica y los respaldos traseros pueden abatirse para aumentar la capacidad de carga mediante un único movimiento. Además, éstos pueden volver a su posición mediante un botón a distancia situado en el maletero. Dispone además de un techo de cristal de grandes dimensiones. La parte trasera es fija pero la situada sobre los asientos delanteros puede deslizarse hacia atrás. Otra de las novedades en materia de equipamiento del Murano son las cámaras de visión periférica. Además de la ya habitual cámara situada en la parte posterior, el nuevo Murano dispone de otra cámara colocada en el espejo retrovisor del lado del acompañante. Gracias a ella el conductor puede ver en la pantalla de la consola central obstáculos que se encuentren en el ángulo muerto de los retrovisores. La conducción del nuevo Murano es una delicia en todos los sentidos, siempre que tengamos como prioridad la suavidad, el silencio de marcha y las prestaciones en su punto más razonable. El ambiente interior del habitáculo mezcla la sofisticación y la excelente calidad visual de los materiales y la terminación destacada. Los asientos son confortables y si elegimos la versión más equipada –el Confort costará 47.000 euros y el Premium, 50.600- ninguna berlina de dicho nivel de costo podrá dejar en vergüenza a este Murano.

Desde luego, no es el coche más adecuado para echarle carreras a un BMW en carreteras de montaña, pero sí que le hará sombra a la puerta de un teatro, por ejemplo. Y con el convencimiento de que sus usuarios terminarán más descansados tras un largo viaje que con berlinas de este precio, más proclives a habitáculos más restringidos y posiciones de ocupantes menos relajadas. ¿Qué opinas? Deja tus comentarios; los más interesantes se publicarán en las revistas Autopista y AutoVerde4x4. Si lo prefieres, debate esta noticia en nuestros foros. Con cinco años de vida, el Murano ve aparecer su segunda generación tras un éxito de ventas indiscutible que le ha llevado a ser el elegido por casi medio millón de clientes en todo el mundo. Definido como “crossover”, para entendernos, es un vehículo cuya descripción le sitúa entre un turismo y un todocamino. O sea, un coche con imagen cercana a este último tipo de automóvil pero que no está pensado para una utilización fuera del asfalto más que en casos extraordinarios. Manteniendo la estrategia de producto del anterior, el nuevo Murano añade más sofisticación y elegancia con mejores prestaciones respecto a su antecesor. A nivel de diseño, comparte la silueta del anterior con el peculiar corte ascendente del tercer cristal lateral –rasgo que define también a otros Nissan “crossover”- pero todos los paneles de la carrocería son distintos. Los cambios estéticos más sensibles se localizan en el frontal y en la parte trasera donde las formas dadas a los grupos ópticos son completamente distintas, recordando en la zaga a los del Qashqai.

En el interior, la ganancia de presentación del habitáculo es clara. Hay una nueva instrumentación y asientos, se introduce la luz ambiental y los materiales mejorados –incluyendo tapicerías de cuero e inserciones de auténtico aluminio- se combinan para conseguir un interior propio de un modelo de lujo. La base de este Murano es la última versión de la plataforma “D” que comparte con la berlina Altima, vendida en los Estados Unidos. Su rigidez se ha incrementado en un 50 por ciento, por lo que su comportamiento ha mejorado la precisión de la dirección y ofrece un confort más elevado. La suspensión posee ahora a un sistema multibrazo en el tren posterior con un buen número de piezas realizadas en aluminio mientras que la dirección eléctrica se renueva con un comportamiento más preciso a alta velocidad junto con una mayor suavidad en las maniobras. La tracción a las cuatro ruedas recurre al sistema de tecnología ALL MODE 4x4-i. Este sistema distribuye la mayoría del par a las ruedas delanteras cuando la adherencia es normal. En el caso de pérdida de agarre, la traslación del par hacia las ruedas traseras puede alcanzar hasta el 50 por ciento del total. El sistema funciona hasta 80 km/h de manera predictiva, en función de la información recibida de determinados sensores mientras que por encima de dicha velocidad reacciona al patinaje de la rueda en cuestión. El Murano equipa una versión mejorada del conocido V6 de 3,5 litros y ofrecer así más potencia y mayor eficiencia de uso. Aquélla ha aumentado hasta los 256 CV, ganando 22 CV sobre el modelo anterior, con un par máximo de casi 34 mkg, lo que le permite anunciar mejores prestaciones. El consumo de combustible, de acuerdo a los tiempos, ha recortado sus cifras gracias tanto a las modificaciones en el motor como en la caja de cambios, que es del tipo de variador continuo y gran suavidad de funcionamiento, quedándose en unos razonables 10,9 l/100 km en ciclo mixto.

Mientras el Murano es en Estados Unidos un modelo de corte medio, aquí se venderá como un modelo de representación. Por tanto, para la versión europea ha recibido equipamientos sofisticados. Por ejemplo, el portón trasero puede accionarse de manera eléctrica y los respaldos traseros pueden abatirse para aumentar la capacidad de carga mediante un único movimiento. Además, éstos pueden volver a su posición mediante un botón a distancia situado en el maletero. Dispone además de un techo de cristal de grandes dimensiones. La parte trasera es fija pero la situada sobre los asientos delanteros puede deslizarse hacia atrás. Otra de las novedades en materia de equipamiento del Murano son las cámaras de visión periférica. Además de la ya habitual cámara situada en la parte posterior, el nuevo Murano dispone de otra cámara colocada en el espejo retrovisor del lado del acompañante. Gracias a ella el conductor puede ver en la pantalla de la consola central obstáculos que se encuentren en el ángulo muerto de los retrovisores. La conducción del nuevo Murano es una delicia en todos los sentidos, siempre que tengamos como prioridad la suavidad, el silencio de marcha y las prestaciones en su punto más razonable. El ambiente interior del habitáculo mezcla la sofisticación y la excelente calidad visual de los materiales y la terminación destacada. Los asientos son confortables y si elegimos la versión más equipada –el Confort costará 47.000 euros y el Premium, 50.600- ninguna berlina de dicho nivel de costo podrá dejar en vergüenza a este Murano.

Desde luego, no es el coche más adecuado para echarle carreras a un BMW en carreteras de montaña, pero sí que le hará sombra a la puerta de un teatro, por ejemplo. Y con el convencimiento de que sus usuarios terminarán más descansados tras un largo viaje que con berlinas de este precio, más proclives a habitáculos más restringidos y posiciones de ocupantes menos relajadas. ¿Qué opinas? Deja tus comentarios; los más interesantes se publicarán en las revistas Autopista y AutoVerde4x4. Si lo prefieres, debate esta noticia en nuestros foros.
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.