Publicidad

Land Rover Discovery TD5 Fam Motor

Tras recorrer muchos talleres y preparadores, el propietario de este Discovery no acababa de conseguir lo que buscaba. En todas partes le decían, «¡Uff! Qué delicado; con esta base se puede hacer muy poco para mejorar aptitudes off road; corre usted el riesgo de hacer que un buen TT sea mediocre sobre asfalto».
-
Land Rover Discovery TD5 Fam Motor
Bien es cierto que esta versión del Land Rover Discovery siempre se ha visto acompañada por una leyenda pesimista, por definirla de alguna manera, que lo tacha de ser un 4x4 que proporciona poca confianza en lo que se refiere a transmitir buenas sensaciones sobre asfalto. Y esto se debe a lo mucho que, en determinadas situaciones, llega a balancear su carrocería en curvas.
La cosa en verdad no pasa de ahí, y en cuanto se le coge el tranquillo uno se da cuenta de que es eso, una sensación que no afecta en nada a la seguridad. Y es que esa «flotabilidad», unida a una altura del conjunto alta y a que las barras estabilizadoras no son todo lo firmes que deberían, provoca lo que mencionamos en la entradilla. Que la respuesta que reciben usuarios que pretenden mejorarle aptitudes off road fueran siempre la misma: «mejor no meterse en camisa de once varas». Y es que modificar suspensiones y ruedas, de forma que se incremente la altura del conjunto, invita a pensar que va a ser algo claramente contraproducente y que en éste, más que en otro caso, incrementaría esa falta de confianza al conducirlo por carretera y pistas rápidas. Matizaremos que otra cosa bien distinta es efectuar una modificación radical en dichos órganos, destinada a pruebas extremas de trial. Pero han sido casos en los que se recurría a instalar nuevos puentes, más anchos y rígidos, ya que el vehículo, repetimos, mayoritariamente iba a ser utilizado en condiciones súper extremas y la carretera quedaba en segundo plano. Jorge del Burgo, propietario de este Discovery, ya estaba pensando en cambiar de coche, pero entró en contacto con Fam Motor, que le hizo recapacitar. El preparador madrileño enseguida tomo las riendas del asunto. ¿Quién dijo miedo? La cuestión era escoger muy bien todos los componentes. Para empezar, suspensiones y ruedas de serie pasaron al baúl de los recuerdos. En su lugar se ha montado un kit australiano Old Man Emu, en el que Fam Motor ha trabajado mucho para acertar con el ajuste de válvulas de paso más idóneo, que incrementa en 5 cm el recorrido útil de la amortiguación. Es un conjunto que muestra un tarado mucho más firme que el obtenido con los elementos de serie, que pecan de blandos, y a su vez infinitamente más eficaz y aprovechable en cualquier situación. Pero no ha bastado con instalarlo y ya está. Fam Motor ha tenido también que modificar el avance y las caídas de las ruedas directrices, mejorar y reacondicionar los apoyos de las barras estabilizadoras de serie, reconducir latiguillos de freno, ajustar de nuevo el repartidor de frenada del eje posterior y un largo etcétera. Los ángulos son de los puntos mejorables en este modelo de Discovery, que ha quedado muy bien resuelto con la incorporación de un juego de parachoques, en chapa de acero de 5 mm, del especialista luso AFN. Estos quedan perfectamente integrados en la carrocería y, sobre todo en el caso del posterior, lo que se gana en ángulo es impresionante. Cómo será lo que se ha retrasado esta pieza sobre la zaga que ha sido necesario recortar 8 cm la cola de salida del último silenciador para que esta no sobresaliera. Pero lo mejor de todo es que a simple vista parece que el coche siempre ha sido así. Vamos, que a todos los efectos pasa desapercibido. A esos 5 cm hay que sumar 2 y pico más de altura que se han ganado con la nueva medida de los neumáticos. Estos, unos General Grabber AT 2, a pesar del considerable balón que presenta su talones (perfil 85) muestran una gran consistencia. Ello se traduce en dos cosas: por un lado hace esta zona del neumático muy resistentes ante impactos contra piedras o raíces en off road extremo, y por otro la configuración de la arquitectura de la carcasa, unida a que es de cuatro lonas, aporta muy poca deriva a la hora de negociar curvas sobre asfalto. Esto, y que la cubierta es notablemente más ancha que la de serie, repercute en mejorar sustancialmente esa sensación de confianza que apuntábamos yendo a sus mandos. Pero hay más. Aparte de esto se ha ncluido detrás de cada llanta los consiguientes separadores de rueda, que suman 6 cm en total de más por eje. Algo fundamental, pues todo preparador sabe que, en la medida de lo posible, si se eleva un coche unos centímetros se ha de aumentar en proporción similar el ancho de vías.

Esta empresa de ingeniería española se encargó de aportar ese plus que faltaba a la preparación, ya que el veterano motor TD5 necesitaba más caballos para mover con alegría el nuevo calzado escogido (que alarga considerablemente el desarrollo hasta el punto que se ha tenido que recalibrar el velocímetro). La nueva centralita de la inyección aporta un incremento de par notable y lo mismo reza para la potencia, con una ganancia que se cifra entre 30/35 CV (que se puede aumentar o disminuir con una rápida reprogramación). Demac asegura que no afecta para nada la fiabilidad del motor, hasta lo garantiza por escrito, pero el dueño del vehículo sólo utiliza ese plus en determinadas situaciones, como adelantamientos con el coche muy cargado. Para ello dicha centralita cuenta con un mando a distancia que está ubicado en el salpicadero. Mediante el interruptor de éste podemos dejar que el mapa de inyección de combustible de la bomba se mantenga en la configuración estándar o que pase al modo «full». Jorge del Burgo se muestra encantado con su Discovery. No sólo lo puede utilizar a diario como coche para ir al trabajo, a la compra con la familia, o para llevar los críos al colegio con toda seguridad. También cumple con todas sus expectativas a la hora de pasar al off road. Y es que a Jorge y a los suyos les apasionan las rutas difíciles y que cuenten con muchas trialeras. No es el primer Discovery que posee, pero nos comentó que, sin duda, es el que más satisfacciones, tanto en carretera como fuera de ella, le está dando. Hay cosas que en estás líneas son difíciles de reflejar. Pero os diremos que nunca habíamos visto evolucionar de una forma tan eficaz y con tanta naturalidad por trialeras y complicadas cuestas (estas de tierra y con muy bajo nivel de adherencia) a un coche con un aspecto tan de serie. Parecía mentira lo que podían llegar a descolgar sus puentes y lo bien que las suspensiones copiaban el terreno. Y a todo esto, ya de vuelta a Madrid por la carretera, es el Discovery en el que hemos encontrado más sensación de aplomo y confianza.

Si te cruzas en la carretera con él es muy posible que ni te des cuenta de que es un 4x4 dotado de tan minuciosa y delicada preparación. Un vehículo que pasa desapercibido por la calle, algo que también buscaba su dueño, pero que en el off road ya ha demostrado que puede sacar los colores a 4x4 que, al menos sobre el papel, han recibido preparaciones mucho más complejas y caras que la suya. Fam Motor ha hecho un buen trabajo, un trabajo que en esta ocasión, al contrario que otras preparaciones que ya han pasado por esta sección, en un sentido apenas se deja ver, pero que a la hora de la verdad se nota muchísimo. Bien es cierto que esta versión del Land Rover Discovery siempre se ha visto acompañada por una leyenda pesimista, por definirla de alguna manera, que lo tacha de ser un 4x4 que proporciona poca confianza en lo que se refiere a transmitir buenas sensaciones sobre asfalto. Y esto se debe a lo mucho que, en determinadas situaciones, llega a balancear su carrocería en curvas. La cosa en verdad no pasa de ahí, y en cuanto se le coge el tranquillo uno se da cuenta de que es eso, una sensación que no afecta en nada a la seguridad. Y es que esa «flotabilidad», unida a una altura del conjunto alta y a que las barras estabilizadoras no son todo lo firmes que deberían, provoca lo que mencionamos en la entradilla. Que la respuesta que reciben usuarios que pretenden mejorarle aptitudes off road fueran siempre la misma: «mejor no meterse en camisa de once varas». Y es que modificar suspensiones y ruedas, de forma que se incremente la altura del conjunto, invita a pensar que va a ser algo claramente contraproducente y que en éste, más que en otro caso, incrementaría esa falta de confianza al conducirlo por carretera y pistas rápidas. Matizaremos que otra cosa bien distinta es efectuar una modificación radical en dichos órganos, destinada a pruebas extremas de trial. Pero han sido casos en los que se recurría a instalar nuevos puentes, más anchos y rígidos, ya que el vehículo, repetimos, mayoritariamente iba a ser utilizado en condiciones súper extremas y la carretera quedaba en segundo plano. Jorge del Burgo, propietario de este Discovery, ya estaba pensando en cambiar de coche, pero entró en contacto con Fam Motor, que le hizo recapacitar. El preparador madrileño enseguida tomo las riendas del asunto. ¿Quién dijo miedo? La cuestión era escoger muy bien todos los componentes. Para empezar, suspensiones y ruedas de serie pasaron al baúl de los recuerdos. En su lugar se ha montado un kit australiano Old Man Emu, en el que Fam Motor ha trabajado mucho para acertar con el ajuste de válvulas de paso más idóneo, que incrementa en 5 cm el recorrido útil de la amortiguación. Es un conjunto que muestra un tarado mucho más firme que el obtenido con los elementos de serie, que pecan de blandos, y a su vez infinitamente más eficaz y aprovechable en cualquier situación. Pero no ha bastado con instalarlo y ya está. Fam Motor ha tenido también que modificar el avance y las caídas de las ruedas directrices, mejorar y reacondicionar los apoyos de las barras estabilizadoras de serie, reconducir latiguillos de freno, ajustar de nuevo el repartidor de frenada del eje posterior y un largo etcétera. Los ángulos son de los puntos mejorables en este modelo de Discovery, que ha quedado muy bien resuelto con la incorporación de un juego de parachoques, en chapa de acero de 5 mm, del especialista luso AFN. Estos quedan perfectamente integrados en la carrocería y, sobre todo en el caso del posterior, lo que se gana en ángulo es impresionante. Cómo será lo que se ha retrasado esta pieza sobre la zaga que ha sido necesario recortar 8 cm la cola de salida del último silenciador para que esta no sobresaliera. Pero lo mejor de todo es que a simple vista parece que el coche siempre ha sido así. Vamos, que a todos los efectos pasa desapercibido. A esos 5 cm hay que sumar 2 y pico más de altura que se han ganado con la nueva medida de los neumáticos. Estos, unos General Grabber AT 2, a pesar del considerable balón que presenta su talones (perfil 85) muestran una gran consistencia. Ello se traduce en dos cosas: por un lado hace esta zona del neumático muy resistentes ante impactos contra piedras o raíces en off road extremo, y por otro la configuración de la arquitectura de la carcasa, unida a que es de cuatro lonas, aporta muy poca deriva a la hora de negociar curvas sobre asfalto. Esto, y que la cubierta es notablemente más ancha que la de serie, repercute en mejorar sustancialmente esa sensación de confianza que apuntábamos yendo a sus mandos. Pero hay más. Aparte de esto se ha ncluido detrás de cada llanta los consiguientes separadores de rueda, que suman 6 cm en total de más por eje. Algo fundamental, pues todo preparador sabe que, en la medida de lo posible, si se eleva un coche unos centímetros se ha de aumentar en proporción similar el ancho de vías.

Esta empresa de ingeniería española se encargó de aportar ese plus que faltaba a la preparación, ya que el veterano motor TD5 necesitaba más caballos para mover con alegría el nuevo calzado escogido (que alarga considerablemente el desarrollo hasta el punto que se ha tenido que recalibrar el velocímetro). La nueva centralita de la inyección aporta un incremento de par notable y lo mismo reza para la potencia, con una ganancia que se cifra entre 30/35 CV (que se puede aumentar o disminuir con una rápida reprogramación). Demac asegura que no afecta para nada la fiabilidad del motor, hasta lo garantiza por escrito, pero el dueño del vehículo sólo utiliza ese plus en determinadas situaciones, como adelantamientos con el coche muy cargado. Para ello dicha centralita cuenta con un mando a distancia que está ubicado en el salpicadero. Mediante el interruptor de éste podemos dejar que el mapa de inyección de combustible de la bomba se mantenga en la configuración estándar o que pase al modo «full». Jorge del Burgo se muestra encantado con su Discovery. No sólo lo puede utilizar a diario como coche para ir al trabajo, a la compra con la familia, o para llevar los críos al colegio con toda seguridad. También cumple con todas sus expectativas a la hora de pasar al off road. Y es que a Jorge y a los suyos les apasionan las rutas difíciles y que cuenten con muchas trialeras. No es el primer Discovery que posee, pero nos comentó que, sin duda, es el que más satisfacciones, tanto en carretera como fuera de ella, le está dando. Hay cosas que en estás líneas son difíciles de reflejar. Pero os diremos que nunca habíamos visto evolucionar de una forma tan eficaz y con tanta naturalidad por trialeras y complicadas cuestas (estas de tierra y con muy bajo nivel de adherencia) a un coche con un aspecto tan de serie. Parecía mentira lo que podían llegar a descolgar sus puentes y lo bien que las suspensiones copiaban el terreno. Y a todo esto, ya de vuelta a Madrid por la carretera, es el Discovery en el que hemos encontrado más sensación de aplomo y confianza.

Si te cruzas en la carretera con él es muy posible que ni te des cuenta de que es un 4x4 dotado de tan minuciosa y delicada preparación. Un vehículo que pasa desapercibido por la calle, algo que también buscaba su dueño, pero que en el off road ya ha demostrado que puede sacar los colores a 4x4 que, al menos sobre el papel, han recibido preparaciones mucho más complejas y caras que la suya. Fam Motor ha hecho un buen trabajo, un trabajo que en esta ocasión, al contrario que otras preparaciones que ya han pasado por esta sección, en un sentido apenas se deja ver, pero que a la hora de la verdad se nota muchísimo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.