Publicidad

Land Rover Discovery 3.0 SD V6 HSE

Ligerísimos cambios estéticos y funcionales se dan cita en el último restyling del Land Rover Discovery que, como novedad más importante, incorpora el cambio automático ZF de 8 velocidades, lo que mejora prestaciones, consumos y agrado de uso.
-
Land Rover Discovery 3.0 SD V6 HSE
El Land Rover Discovery es probablemente uno de los todo terreno más versátiles del momento. No sólo por sus siete plazas, también por su amplísimo habitáculo y maletero, es una alternativa al vehículo para toda la familia, que permite viajar con absoluto confort, pero suma además aptitudes off road muy a tener en cuenta. 

Se ofrece únicamente con dos mecánicas Diesel derivadas del mismo bloque de tres litros de cilindrada con doble turbo. La menos potente, denominada TDV6, rinde 211 CV, mientras que el escalón más alto, SDV6 ha ganado 10 CV hasta llegar a 255 CV. Ambos se combinan con la aclamada caja de cambios automática de 8 marchas firmada por ZF, con lo que el Discovery mejora sus cualidades dinámicas y agrado de uso, ya que el funcionamiento de este cambio es impecable. Puede manejarse mediante levas situadas detrás del volante, aunque en modo automático, ya sea Sport o normal, prácticamente podemos olvidarnos de todo, pues se adapta a todo tipo de conducción sin problemas.

En cuanto al comportamiento, no cambia respecto a otros Discovery de esta generación probados anteriormente. Es tan silencioso y confortable como una berlina de representación, y mucho más ágil en carretera de lo que cabría esperar de un todo terreno. Sin duda las suspensiones neumáticas tienen mucho que ver en esto. Su uso en campo es igualmente satisfactorio, pues permite pasar por prácticamente cualquier lugar con total facilidad. Recordemos que el sistema Terrain Response permite seleccionar diferentes modos off road para adaptar la electrónica a distintas situaciones, ajustando bloqueos de diferenciales, respuesta del motor, del ABS, o del control de tracción. La altura variable de la suspensión, la reductora o el control de descensos liberan al conductor de gran parte de su trabajo.

Con la nueva caja de cambios de 8 relaciones mejoran los consumos, ya que se aprovecha mejor la zona óptima de par motor, además de permitir un mayor desahogo mecánico en la última marcha. Casi siempre bastan con las 2.000 primeras rpm del motor, donde su respuesta mueve con soltura al pesado Discovery. Por otra parte, se ha mejorado ligeramente la aerodinámica, que pasa de 0,41 a 0,40 Cx, además de contar a partir de ahora con compresor de aire acondicionado desacoplable o alternador inteligente.

La amplitud es la nota dominante en el habitáculo, que cuenta con 7 plazas y un maletero capaz de albergar el equipaje de todos los ocupantes. Incluso la última fila es relativamente desahogada en comparación con otros modelos de 7 plazas. Además, los acabados están muy cuidados, más en la versión probada HSE, que cuenta con un nivel de equipamiento notable. La practicidad es también uno de sus puntos fuertes, pues abatiendo los asientos dispondremos de una capacidad de carga sin igual. Sigue siendo uno de los mejores todo terreno, un coche que gusta y que denota calidad.
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.