Publicidad

De Silves a Vale da Rosa

Desde los montes de la histórica ciudad de Silves ponemos rumbo Noreste para bordear el precioso paraje a orillas del Embalse do Funcho. La ruta continúa por la Sierra de Múou Caldeirão, saliendo de la región del Algarve para acabar de camino a la autopista Lisboa–España.
-
De Silves a Vale da Rosa
La ruta comienza en Silves, pueblo que se encuentra entre Monchique (30kms) y Portimão (16kms). El punto de partida es la carretera que une Silves con Faro. Entramos en el pueblo siguiendo primero las indicaciones hacia Castelo (c.3) y después hacia Lisboa (c.4). Dejamos rápidamente la ciudad y, nada más pasar el puente, tomamos un camino a mano izquierda para dirigirnos hacia los montes más próximos. La pista, de buen firme, nos lleva por las crestas de los montes desde donde podemos ver un Molino y, a nuestra espalda, la ciudad. Esta zona de subidas y descensos termina con una bajada larga y pronunciada que nos lleva a la pista que veíamos en el valle desde el alto. Aunque parece un camino más rápido y liso, aparecen baches y pequeños arroyos. La zona árida y despoblada que antes recorríamos, ha dado paso a un bosque de eucaliptos jóvenes. Recorriendo el valle paralelo al arroyo, que cruzamos varias veces, atravesamos una zona frondosa de jaras, piornos, mimosas y eucaliptos, que nos mantiene encajonados sin opción de pasar por otro sitio. Por fin, en la casilla 15, llegamos a una zona más despejada. Recorrido un kilómetro desde este punto, podemos ver a nuestra izquierda el Embalse do Funcho, en medio del valle. Bajamos hacia el embalse y continuamos por una pista muy ancha y rápida que nos lleva hasta el mismo muro de la presa, donde encontramos una carretera que cruza al otro lado (c.19). Tras un corto tramo de asfalto, tomamos otra pista que nos lleva a bordear el embalse, donde encontramos no sólo casas habitadas cerca del agua, sino también ruinas que están casi cubiertas. El camino, aunque más rápido, tiene baches y ramas que salen de la parte interior. Al salir de esta zona, llamada Vale Bravo, tomamos asfalto brevemente (c.25) para girar a la izquierda por otra pista: un camino muy ancho y rápido que cruza las vías del tren. Más adelante cruzamos la carretera para seguir por asfalto en dirección a Perna Seca, y enseguida tomamos un camino que sale a la derecha (c.29). Esta pista, aunque ancha, tiene bastante piedra y algún bache.

Alcornoques, jaras, madroños, adelfas y juncos componen mayormente la flora de esta zona. Este camino (c.37), que cada vez se hace más ancho, sirve para unir varias aldeas, factor a tener en cuenta dada la posibilidad de encontrarnos vehículos de frente. En la casilla 39, nos dirigimos hacia Gralha por un tramo del mismo estilo que, un poco más adelante, zigzaguea y se estrecha adquiriendo el ancho normal y manteniendo el tipo de firme bueno y rápido. Las casas en ruinas y algunos árboles quemados dan un aspecto algo tétrico a la zona. Tomamos carretera en la c.41, dirección S. Bernabé, adentrándonos en la Sierra de Mú ou Caldeirão. Desde ahí nos desviamos por un camino hacia Almeijoafra de Baixo; se trata de una pista de firme bastante abrupto a causa de las piedras sueltas. Llegamos a Almeijoafra de Cima en la c.45 y continuamos hacia la derecha para subir, por un corto camino asfaltado, a Monte das Voltinhas. Después nos desviamos hacia Serra Morena: una aldea de sólo tres casas (c.49). Llegamos a una carretera, que abandonaremos tras recorrer 5 kilómetros para ir en dirección Almunia hasta Felizes, donde continuaremos por pista a Corte Cabo (c.57). Salimos del pueblo, también por pista, y alcanzamos la carretera en la c.60, tomándola a mano izquierda. Después cogemos el desvío hacia Palhero y a menos de 200 metros salimos a una pista a la izquierda, bastante bacheada, que discurre entre alcornoques. De nuevo hacemos un corto enlace por carretera (c.65) para adentrarnos por otro camino de monte que nos lleva al cauce de un río (seco) en la c.69, que recorreremos durante 60 metros para salir a la izquierda a una pista principal (c.71).

Atravesamos Portela por su calle principal para continuar por una pista a la derecha (c.76) que cruza el valle y nos devuelve a la carretera, que cruzamos siguiendo dirección Pero Ponto y Figueirinha (c.79), por un camino amplio aunque con piedra suelta y el firme un poco roto por el agua. Cruzamos el primer pueblo dirección Figueirinha que también superamos por la carretera principal (c.82). Poco después, salimos a un camino que vuelve a enlazar por carretera con otra pista (c.87), que tras pasar unos cortijos nos devuelve al asfalto por donde vamos a Vale da Rosa, donde acaba la ruta. Aunque recomendamos ir por carretera hacia Ameixial, que se encuentra a 12 kilómetros.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.