Publicidad

De Ponteceso a Costa da Morte I

Esta es la primera de una serie de tres rutas que recorre la zona de la Costa da Morte. Subidas y bajadas a numerosos montes vestidos con una vegetación única en casi toda España, contrastes de colores: desde el azul intenso del Atlántico al amarillo de los tojos que florecen en esta época; corredeiras que parecen imposibles de pasar, pero de nivel fácil; preciosas vistas a escarpados acantilados o a las rías, nos acompañan a lo largo de esta ruta por una Galicia de naturaleza salvaje.
-
De Ponteceso a Costa da Morte I
La ruta comienza en el pueblo de Ponteceso. En la gasolinera Petronor, salimos dejándola a la derecha. A unos 200 metros nos situamos en el carril de la izquierda para realizar el giro y, rápidamente, giramos a la izquierda otra vez por la primera calle que podamos. Vamos por asfalto hasta la casilla 6, una pista rápida y sin apenas baches nos adentra por un hermoso pinar durante poco más de un kilómetro, donde nos desviamos dejando la pista principal (casilla 7).
El paso, algo más estrecho y con vegetación, acaba a unos 300 metros, donde salimos a un camino más ancho. Nuestro recorrido continúa por una preciosa zona de monte entre pinos y eucaliptos, hasta llegar a una carretera que, cruzaremos en la casilla 13.

Dejando la carretera atrás continuamos por un camino algo bacheado que, tras dejar un depósito a la izquierda, se adentra de nuevo en el bosque, permitiéndonos disfrutar de unos parajes muy bellos con abundante población de pinos, helechos y pequeñas coníferas. En la casilla 16 encontramos la primera alternativa de la ruta, si giramos a la derecha. Se trata de una bonita subida seguida de un precioso paso estrecho en bajada de 500 metros, con abundante vegetación. La mayor dificultad en este tramo puede venir dada por alguna piedra que haya que mover al haberse caído de los muretes. La idea es ofrecer un paso alternativo a aquellos a los que no les importe rallar la pintura del vehículo. Continuando por el rutómetro normal salimos a carretera, girando a la derecha y unos metros más alante dejamos atrás un cruceiro (crucero) y una carretera que se nos une y no vienen marcados en el rutómetro. Seguimos por la carretera hasta la casilla 19. Aquí podemos elegir de nuevo entre seguir el rutómetro normal o continuar por la ruta alternativa. Se trata de un hermoso paso de 500 metros en suave descenso con abundante vegetación. De nuevo, el motivo de hacer dos tramos no es la dificultad sino el dar la posibilidad de rallar o no la pintura. Así pues, recomendamos el tramo alternativo para aquellos que no les importe estropear un poco la pintura.

Los que hayáis elegido seguir el rutómetro normal tendréis más kilómetros por carretera, aunque también resulta interesante atravesar aldeas con sus hórreos, cruceiros e iglesias típicas de la zona, como Aldea de Castro (casilla 20) o Carballido (24). En la casilla 23 tenemos la opción de incorporarnos al tramo alternativo anterior. Esta vez se trata de 160 metros de camino encajonado entre dos muretes con abundante vegetación. El motivo de ofrecer este paso como alternativo es, otra vez, el mismo que los anteriores. En la 25B se cruza un vadeo, ojo al caudal en invierno. Siguiendo el rutómetro alternativo llegamos a Carballido en la casilla 29B, y la 32B coincide con la casilla 30 del principal. Una opción para aquellos que a estas alturas de la ruta, y con tanta alternativa y vegetación les haya entrado sed, es preguntar en Carballido por la taberna del pueblo y tomarse algo fresco. Dejamos atrás el pueblo en la 30, continuando por asfalto durante 500 metros hasta llegar a una curva a la izquierda. De nuevo aparece un camino alternativo. Esta vez se trata de una trialera en subida, donde disfrutamos de las vistas del pueblo anterior, contrastes de campos en cultivo y barbecho, y el verde de otros montes en la lejanía. La mayor dificultad aquí la tienen los vehículos con marchas largas, ya que en algunos tramos habrán de pisarle con un poquito de ganas, aún con reductora. Esta vez no hay problemas con la vegetación. Así que animamos a aquellos con marchas «no largas» a subir este tramo. Siguiendo en la 31 la ruta normal, nos encontramos con una curva cerrada a la derecha en subida y en la casilla siguiente podemos la incorporación del camino de la alternativa. En la casilla 33 hemos de cruzar la carretera y continuar por el camino de servicio del sentido contrario. Un poco más adelante lo dejamos para seguir por una pista un poco más bacheada y con piedra. Pinos, helechos, flores de tojo y pequeñas coníferas van tiñendo de distintos colores los lados del camino: los verdes de los pinos, coníferas y helechos contrastan con el amarillo vivo de los tojos. Todo se mezcla con un paisaje de molinos eólicos en lo alto de un monte (36), y el azul océano como fondo del escenario, hacen de éste un tramo de gran belleza.

En la casilla 38 nos encontramos de nuevo ante dos posibilidades. Esta vez se trata de un primer tramo en bajada suave con algo de vegetación, seguido de una trialera en el comienzo de una subida (40D). La trialera no es excesivamente difícil. Siguiendo la ruta normal después de girar a la derecha en la 41 y coronando el monte vemos de frente los molinos y el mar, dejando a la izquierda Cabana. Descendemos dejando atrás el Océano y pasamos por una zona asombrosamente verde para haber ardido hace tan sólo un año. En la 42 dejamos la pista principal para iniciar otro descenso por una pista con varios baches y surcos ocasionados por las lluvias, aunque ancha, por lo que no presenta complicación alguna. Al llegar a una curva con un curioso cruceiro a nuestra izquierda, se pude ver a la derecha Aldea de Corme y a la izquierda el pueblo de Corme, pegado al mar. En la 45 encontramos la Pedra da Serpe, una piedra curiosa con forma de serpiente de origen y datación desconocidos. En este punto podemos dejar la ruta aparte y seguir por la calle todo recto. Saldremos a una carretera: a la derecha vamos a Corme y al Faro Roncudo, a la izquierda vamos hacia la parroquia de San Xián de Brantuas y O Monte Do Faro. En la 47 si dejamos la ruta a parte y giramos a la derecha llegamos a la Playa de Balarés: hermosa playa encajonada precedida por un pinar donde se permiten hacer barbacoas y meriendas. La playa también cuenta con un bar y restaurante.En la 48 vamos nos desviamos de la carretera para subir hacia el Mirador de Monte Blanco. Os recomendamos dejar el coche a la altura de las antenas y continuar a pie hacia el Oeste, campo a través, para disfrutar de las vistas del río Anllons desembocando en el Atlántico. La Ensenada de A Ínsua, una extensión de arena de unos dos kilómetros en forma de croissant de dunas, queda justo bajo nosotros. En frente: Cabana y sus playas; a la izquierda: Ponteceso y el río Anllons. Precioso.

Damos media vuelta y continuamos hacia la carretera principal, donde nos encontramos con la última alternativa. Esta vez se trata de un recorrido de 1 kilómetro con pequeños descensos con piedra, hasta llegar a un rellano donde encaramos una bajada de fuerte pendiente y con mucha piedra suelta (220 metros). Es el tramo alternativo más difícil de la ruta y desaconsejamos realizarlo a aquellos que no tengan experiencia en bajadas pronunciadas y a aquellos que tengan vehículos con la 1ª corta muy larga. Es muy, muy importante no tirarse por la primera bajada que nos encontramos justo de frente, tal y como viene indicado en la casilla 51E (ya que está absolutamente prohibido) y, más importante aún, encarar la bajada de la 52E pasando entre los dos árboles. Al llegar abajo estamos a la altura de La Ensenada, está terminantemente prohibido acceder a ésta en vehículos a motor. A la izquierda tomamos pista principal en la 54E y en la siguiente casilla salimos al rutómetro normal. Si decidimos continuar por la ruta principal tan sólo hemos de seguir por carretera dirección Ponteceso. La ruta finaliza nada más entrar en el pueblo, en la Plaza del Relleno, con buen sitio para aparcar a la derecha, al lado del paseo fluvial.
Leyendas y curiosidades
Te recomendamos

Ya quedan menos de dos semanas para que AutoRacing Madrid abra sus puertas. Atentos a...

El día 30 de junio te esperamos en Ávila para recorrer 700 km con tu moto, siguiendo ...

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.