Publicidad

Conducción por campo (I)

La conducción de un todo-terreno tiene la doble faceta de actividad de ocio y de necesidad de transporte, lo que le convierte en un vehículo peculiar cuyo manejo difiere en cada caso. Te damos unas pequeñas recomendaciones para que disfrutes de él tanto en campo como en carretera.
-
Conducción por campo (I)
Lo primero que tenemos que saber a la hora de conducir un vehículo por el campo es que hay que hacerlo de forma cívica y respetuosa con el medio ambiente. Cada día hay más personas en contra del uso del todo-terreno por campo, por lo que habrá que hacerlo siempre por las zonas permitidas, con el máximo respeto hacia los demás y con las suficientes precauciones para no causar ningún daño.
La práctica del todo-terreno disciplinada y ecológica puede ser muy útil para el campo, contribuyendo a mantener en buen estado los cortafuegos, los caminos y las vías pecuarias. Hay que tener en mente una máxima fundamental cuando se circula por el campo: la velocidad y la conducción por campo están reñidas. Si se circula a una velocidad moderada, se podrá corregir cualquier error y habrá más tiempo para determinar una maniobra. Es conveniente mantener velocidades constantes, sin cambios bruscos que puedan deteriorar la capa superficial del suelo. Cuando varios vehículos recorren la misma trayectoria sobre suelos húmedos o blandos, se forman roderas que, poco a poco, van aumentando su profundidad a causa de la lluvia. Por eso es importante que, sin salirse del camino, los vehículos no pisen por los mismos lugares. Es decir, modificar ligeramente la trayectoria para evitar pisar las huellas del vehículo anterior. Si en algún momento producimos un deterioro del suelo, al circular por un terreno muy abrupto en el que se han desplazado piedras o grandes cantidades de tierra, es conveniente repararlo una vez hayamos superado las dificultades. Si durante el trayecto tenemos que abrir vallas o portillas para el paso de los vehículos, las dejaremos convenientemente cerradas, comprobando que no haya salido ganado. En cualquier caso, siempre respetaremos la propiedad privada y haremos hincapié en el seguimiento de las indicaciones al respecto. Mucha atención con los cotos de caza, pues en determinadas épocas del año nos exponemos a espantar a la fauna y a recibir un susto por parte de los cazadores. Siempre tendrán preferencia los animales, las personas que vayan andando o quienes circulen en bicicleta. Nuestro vehículo tiene que ser un aliado y no un enemigo de los demás, por lo que seremos siempre respetuosos, evitaremos las discusiones y apagaremos el motor siempre que no sea necesario mantenerlo en marcha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.