Publicidad

Carballo y Razo, ¿playa o montaña?

Os ofrecemos una nueva ruta por tierras gallegas. En esta ocasión os proponemos empezar en el corazón del monte, en plena y salvaje naturaleza, y abrirse paso hasta la costa, recorriendo en el tramo final varios kilómetros al lado de numerosas playas, para acabar en el Espacio Natural de Razo-Baldaio.
-
Carballo y Razo, ¿playa o montaña?
Si nos situamos en la plaza del ayuntamiento de Carballo, observamos que las calles que lo rodean forman un rectángulo y son de un solo sentido. Nuestra ruta comienza en la esquina sureste de este rectángulo, dejando el ayuntamiento siempre a la izquierda. En la casilla 1, después de recorrer la única de las cuatro calles en subida, alcanzamos la parte noreste de la plaza, giramos a la izquierda e, inmediatamente (60 metros) a la derecha, tomando dirección Santiago y dejando un supermercado «Champion» a la izquierda. Después de tomar un par de cruces a la derecha e izquierda, respectivamente, salimos a pista en la casilla 5.
El camino, que sirve de servidumbre a numerosos campos de cultivo, nos va alejando del núcleo urbano, dejando Carballo atrás y a la izquierda. Después de 1 kilómetro sale a asfalto, continuamos por la derecha, cruzando Bertoa para, poco después, en la casilla 9, tomar un tramo de tierra. De nuevo, un pequeño enlace por carretera nos lleva hasta la casilla 12.

Abandonamos la carretera y continuamos por un camino a la izquierda en bajada, justo a la altura de la salida de una carretera que se va hacia la derecha. La bajada, suave y fácil, se adentra en el monte, más arbolado y frondoso: pinos, eucaliptos, castaños, robles, helechos y pequeñas coníferas nos acompañan a lo largo de toda la ruta. En la 14 tomamos brevemente asfalto, para continuar inmediatamente por pista. El camino, lejos de ser difícil debido al terreno, atraviesa alguna zona donde la vegetación es mayor y las ramas de los árboles lo invaden parcialmente. En la casilla 16, llegamos a Muiño da Cheda (Molino de Cheda). Un puente nos invita a cruzar el río Anllons, con precaución, ya que no presenta demasiada anchura. Merece la pena aparcar un poco más adelante, en un espacio habilitado para ello, y visitar el molino. El enclave donde está situado es precioso: con el río Anllons de protagonista, el color verde y el olor a naturaleza conquistando nuestros sentidos. Un pequeño puente en medio de dos antiguas construcciones deja a la derecha Muiño da Cheda. Cuesta muy poco imaginar como, hace no demasiado tiempo, el molino se usaba para elaborar el famoso pan de Carballo. Con un poco de suerte, si encontramos gente en el molino, podemos preguntar si nos permiten verlo por dentro. Dejando el molino atrás, continuamos por una carretera principal hasta la casilla 18, donde giramos a la derecha por un camino asfaltado. Un poco más adelante la ruta continúa por camino (casilla 19). La pista, ancha y rápida, cruza la autopista por un puente y, al llegar a la casilla 22, empeora notablemente. En mojado, en este tramo, puede que tengamos que afrontar barro, pues los surcos que vemos en el camino indican que pisamos firme resbaladizo.

En la casilla 26, ya en asfalto, vemos Fontaiña de Abaixo, pueblo que no cruzamos ya que giramos a la derecha. Siguiendo la ruta, llegamos al bar Parrillada, situado en la población de Xesteira (casilla 30). Dejando atrás el núcleo urbano, abandonamos la carretera para continuar por una pista que avanza unos metros paralela a la autopista, para acabar enlazando con otra carretera (casilla 33). Este tramo asfaltado nos conduce a Campo da Porta, pueblo que cruzamos en la casilla 37, donde un poco más adelante, el asfalto se convierte en camino. Advertimos en este punto, que siguiendo el rutómetro atravesaremos un paso estrecho donde las ramas pueden rallar la pintura de los coches y después un puente muy estrecho que se ha de cruzar con mucha precaución, siendo altamente recomendable que otra persona nos marque el paso. La alternativa propuesta a aquellos que no quieran realizar este paso es la siguiente: unir los pueblos de Campo de Porta con Vespilleira (casillas 37 y 50), o pasar del waypoint de la casilla 36 al waypoint de la casilla 48. Hasta la casilla 38 el camino es ancho y rápido, al pasar el conjunto de casas una bella bajada con el mar de fondo nos lleva a una zona bastante más frondosa, poblada sobre todo por pinos y helechos. En este tramo hemos de prestar atención y no perder las roderas del camino, ya que la abundante vegetación lo cubren temporalmente. En la casilla 40 giramos a la izquierda, saliendo a una pista más marcada, aunque estrecha, se adentra en la profundidad del monte atravesando el paso citado en el párrafo anterior, donde las ramas invaden parte del camino. El paso, es ahora oscuro por los árboles que cierran cualquier puerta a los rayos de sol, en plena naturaleza, encontramos un puente de piedra que cruza un arroyo. El puente, muy estrecho, se ha de cruzar, con mucha precaución y muy recomendable, con alguien marcando desde fuera del vehículo.

Al cruzar el puente llegamos a una zona más despejada, en la casilla 45 subimos por un prado, encontrando un camino algo más pisado. Volvemos a encontrar vegetación que invade el camino en la 46, se trata de una bajada algo bacheada de unos 300 metros donde las ramas cierran parcialmente el camino. En la casilla 49 pisamos asfalto, hasta llegar a Vespilleira, pueblo que habíamos tomado de referencia para unir la alternativa al puente y los tramos de ramas con la ruta principal.

La ruta continúa en camino, sin muchos baches, asciende por una zona menos frondosa, aunque no carente de belleza, donde podemos ir observando el mar y la playa al fondo. En la 52 atravesamos una finca, y volvemos de nuevo a una zona más frondosa hasta que, en la casilla 54 giramos a la izquierda subiendo de nuevo, ahora por una zona completamente rasa, sin árboles, el camino algo bacheado nos lleva hasta el asfalto, en la casilla 56. Pasando por el pueblo de Oureiro, siempre en bajada, siguiendo el rutómetro llegamos a Caión. Giramos a la izquierda en la 61, la ruta continúa por un camino pegado a la costa. La pista ancha, lisa y rápida, deja abajo y a la derecha la playa de Salceiras. Después de haber estado en el corazón del monte, ocultos bajo el espesor de la vegetación, cuesta creer cómo en pocos kilómetros el paisaje ha cambiado radicalmente para dejar paso a la costa y el mar. Tras aproximadamente 3 kilómetros de pista costera cruzamos el pueblo de Leira, una serie de enlaces de carreteras y caminos costeros nos llevan por una zona de playas: Leira, Pedra Do sal, Baldaio, Razo... son, entre otras, las playas que nos van acompañando en este tramo de la ruta.

A partir de la casilla 70, en este tramo final de la ruta, comenzamos a bordear la Marisma de Baldaio, un impresionante ecosistema de gran biodiversidad. Recordamos que está terminantemente prohibido acceder a la zona de la marisma y de la playa con vehículos a motor. En la 71 dejamos el puente para peatones a la derecha continuando por una calle a la izquierda. En la casilla 74 abandonamos el asfalto girando a la izquierda por un camino que sale justo antes de una casa. Éste nos lleva hasta Rebordelos, pueblo al que se accede tras dejar un cruceiro a la izquierda e incorporarse al asfalto. Más adelante cruzamos el pueblo de Lema y continuamos dirección Razo. Después de unos 3 kilómetros de carretera llegamos a Razo, siguiendo el rutómetro encontramos el restaurante O Cordobés, un buen sitio para comer con preciosas vistas de la playa y el mar. Fin de la ruta.
Curiosidades
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.