Publicidad

BMW X3

Ya es oficial. En su segunda generación, el X3 se rearma con la misión de recuperar privilegios perdidos. Superado por propuestas rivales (Audi Q5)… y también por propias (el X1 ha terminado por ser un gran rival), BMW reposiciona hoy a su SUV compacto para ganar espacio, confort y eficiencia, ahondando al mismo tiempo en su histórico gran valor dinámico. Llega inicialmente en dos versiones (20d de 184 CV y 35i de 306) a partir de 42.900 euros.
-
BMW X3
Otra de las grandes apuestas de BMW en esta segunda generación X3 ha sido la ya hoy obligada búsqueda de la mayor eficiencia. Y, para ello, Inicialmente los X3 dispondrán de dos motores ejemplares. En Diesel contará con la versión 20d, la última evolución del gran 4 cilindros de BMW que, ahora, como en el Serie 3, rinde 184 CV de potencia, otorga mayores cifras de par (magnífico a bajo régimen) y un consumo homologado a sólo 5,6 l/100 km de media, insuperable de confirmarse por sus rivales y con más de 1.000 km de autonomía. Llegará con cambio manual de 6 relaciones o con el delicioso automático ZF de 8 velocidades que ya montan la Serie 5.

Galería relacionada

BMW X3, el contacto

Precisamente, esta transmisión automática de convertidor de par será exclusiva para la otra mecánica disponible, en este caso de gasolina. Se trata de la nueva versión 35i de 306 CV de su conocido 6 cilindros en línea, que abandona la doble sobrealimentación por un solo turbo (como ya hizo en la Serie 3), y añade sistema Valvetronic de regulación de alzado de válvulas. Su rendimiento es muy poderoso. Más adelante nuevas versiones Diesel sumarán refinamiento y prestaciones.

A la mayor economía de consumo contribuye también en el nuevo BMW X3 el paquete Efficient Dynamics, siempre de serie y que, ahora, a la anterior activación de grupos secundarios sólo cuando es necesario añade también nuevos sistema Start/Stop de parada y arranque automática de motor en detenciones, sistema de frenada regenerativa y neumáticos de baja resistencia a la rodadura. Ya hemos visto durante nuestra primera toma de contacto con el nuevo BMW X3 mejoras efectivas y necesarias, pero… ¿y qué hay de su siempre reconocido dinamismo? Pues, aquí, para bien poco cambia: sigue siendo referencia y, en carretera, un auténtico BMW. A su ágil respuesta en asfalto, esta vez suma cargamento con más tecnología.

Ahora, junto a la habitual y opcional amortiguación deportiva, el BMW X3 se convierte en el primer “X” de la marca en disponer también del control dinámico DDC estrenado, anteriormente, en su hoy “espejo” Serie 5. Cierto que prescinde del nivel “Confort”, pero permite también ajustar suspensión, dirección, motor o mapa de cambio (siempre que sea automático) en modos “Normal”, “Sport” y “Sport+”, convirtiéndose con esta último casi en SUV de carreras. A ello suma también tracción integral xDrive (todos los X3 seguirán siendo 4x4) con nuevos reglajes para ofrecer mayor agarre y agilidad en curva. En condiciones normales, la tracción xDrive distribuye el par en proporción 40/60 entre los ejes delantero y trasero, aunque puede llegar a 100/0 y 0/100 entre trenes en función de la demanda de los sensores electrónicos. Además, el eje posterior ya puede montar también en opción el sistema DPC (Dynamic Performance Control, en inglés) del X6, un diferencial trasero activo que permite ganar aun más dinamismo enviando un extra de fuerza a la rueda que tenga mayor poder de tracción. El X3, además, cuenta con una más que correcta altura libre al suelo y con un eficaz control de descensos que le habilitan para adentrarse también en pistas con cierta confianza.

Todos los BMW X3 llegarán de serie con un completo equipamiento con 6 airbags, control de estabilidad y climatizador bizona, además de con nuevas opciones de lujo como Head Up Display (información proyectada en el parabrisas), sofisticada cámara de visión trasera o completa conectividad a Internet. La versión 20d tendrá un precio de partida de 42.900 euros, mientras que la 35i partirá de 59.200 euros. En definitiva, el BMW X3 gana equilibrio; precisamente lo que derrocha un Audi Q5 que seguirá siendo muy duro como rival.
Vuelve con fuerzas renovadas

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.