Publicidad

Audi Q7

Algunos retoques estéticos, una puesta al día en algunos motores para obtener un mejor rendimiento y nuevos niveles de equipamiento son las novedades que incorpora el Audi Q7, que recibe así su primer restyling.
-
Audi Q7
Seguro que la atmósfera, si pudiera, agradecería la reducción de emisiones de CO2 que anuncia Audi para el nuevo Audi Q7. Eso es algo que, sinceramente, me siento incapaz de analizar y valorar con una simple toma de contacto. El futuro comprador del nuevo Audi Q7, que se pone a la venta en julio, sí puede que note una discreta reducción del consumo y, por tanto, de la factura a pagar en la estación de servicio.

Galería relacionada

Nuevo Audi Q7: detalles

Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

En abril pasado ya dimos cuenta de las principales novedades que lleva el Audi Q7. Brevemente, por fuera Audi ha modificado ligeramente la parrilla, los paragolpes, el protector de bajos, los faros, los retrovisores exteriores, los pilotos y el portón. En el interior hay unas nuevas luces de ambiente en las puertas, así como algunos detalles cromados más. Donde sí se pueden encontrar novedades más profundas en el rendimiento de los motores, gracias al sistema de recuperación de energía en las fases de deceleración y frenada que llevan todos los V6 y V8.

Los ingenieros de Audi afirman que de este modo logran un ahorro de combustible que puede llegar al 10 por ciento y reducir las emisiones de CO2 hasta en 5 g/km. Desde el momento en que el Q7 híbrido ha quedado casi descartado, Audi ha decidido apostar por dar respuesta a tecnologías como el EfficientDynamics de BMW y ésta es una primera prueba de ello. Además, hay una nueva variante más «limpia» del 3.0 V6 TDi denominada Clean Diesel, que lleva inyectores piezoeléctricos, common-rail a 2.000 bares y un catalizador de NOx, que necesita de un aditivo especial llamado AdBlue. Con todo ello, Audi anuncia la superación de la norma Euro 6 de emisiones y una reducción de 0,2 l/100 km frente al 3.0 V6 TDi normal: de 9,1 a 8,9 l/100 km. Este ahorro de combustible puede parecer nimio, pero hay que tener en cuenta que el primer Q7 3.0 TDi de 233 CV no era precisamente un mechero y anunciaba un consumo medio de 10,5 l/100 km —11,9 según nuestros datos—, por lo que estamos hablando de entre 1,4 y 1,6 l/100 km menos. Por su parte, el Audi Q7 4.2 V8 TDi recibe algunas mejoras que le permiten aumentar su potencia desde los 326 hasta los 340 CV y, aunque el par máximo no varía, oficialmente está disponible en un abanico más amplio. El ahorro en consumo, en este caso, llega a ser de 1,2 l/100 km, una cifra considerable. Hemos tenido ocasión de probar estos dos motores y, sinceramente, desde el volante es casi imposible apreciar diferencias entre el modelo antiguo y el nuevo. Si acaso, el Audi Q7 4.2 V8 TDi sale ahora con algo más de rotundidad desde poco más de 1.500 rpm y habrá que esperar a una prueba a fondo para valorar de verdad el ahorro de combustible que la marca promente. De momento, nosotros hemos visto una media en el ordenador de 15,5 l/100 km en un recorrido mixto —ciudad, carretera y autopista— con puntas momentáneas de 220 km/h en las autobahn alemanas.

Con el Audi Q7 3.0 V6 TDi Clean Diesel hemos obtenido un consumo medio de 12,2 l/100 km según los datos del ordenador de a bordo, por el mismo recorrido y con el mismo tipo de conducción —es decir, sin vigilar el gasto—, aunque con cruceros algo más tranquilos, entre 160 y 180 km/h por autopista. Para terminar, una de las principales novedades consiste en que ahora hay tres niveles de equipamiento diferenciados para el Audi Q7, denominados Advance, Ambiente y Ambition, de modo que la gama se configura con un total de 14 versiones a elegir. Así, los V6, sean Diesel o gasolina, se ofrecen con los tres niveles de acabado disponibles, mientras que los V8 prescinden del más básico Advance. El 6.0 TDi V12 sólo se vende con un nivel de equipamiento exclusivo. Seguro que la atmósfera, si pudiera, agradecería la reducción de emisiones de CO2 que anuncia Audi para el nuevo Audi Q7. Eso es algo que, sinceramente, me siento incapaz de analizar y valorar con una simple toma de contacto. El futuro comprador del nuevo Audi Q7, que se pone a la venta en julio, sí puede que note una discreta reducción del consumo y, por tanto, de la factura a pagar en la estación de servicio.
Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

En abril pasado ya dimos cuenta de las principales novedades que lleva el Audi Q7. Brevemente, por fuera Audi ha modificado ligeramente la parrilla, los paragolpes, el protector de bajos, los faros, los retrovisores exteriores, los pilotos y el portón. En el interior hay unas nuevas luces de ambiente en las puertas, así como algunos detalles cromados más. Donde sí se pueden encontrar novedades más profundas en el rendimiento de los motores, gracias al sistema de recuperación de energía en las fases de deceleración y frenada que llevan todos los V6 y V8.

Los ingenieros de Audi afirman que de este modo logran un ahorro de combustible que puede llegar al 10 por ciento y reducir las emisiones de CO2 hasta en 5 g/km. Desde el momento en que el Q7 híbrido ha quedado casi descartado, Audi ha decidido apostar por dar respuesta a tecnologías como el EfficientDynamics de BMW y ésta es una primera prueba de ello. Además, hay una nueva variante más «limpia» del 3.0 V6 TDi denominada Clean Diesel, que lleva inyectores piezoeléctricos, common-rail a 2.000 bares y un catalizador de NOx, que necesita de un aditivo especial llamado AdBlue. Con todo ello, Audi anuncia la superación de la norma Euro 6 de emisiones y una reducción de 0,2 l/100 km frente al 3.0 V6 TDi normal: de 9,1 a 8,9 l/100 km. Este ahorro de combustible puede parecer nimio, pero hay que tener en cuenta que el primer Q7 3.0 TDi de 233 CV no era precisamente un mechero y anunciaba un consumo medio de 10,5 l/100 km —11,9 según nuestros datos—, por lo que estamos hablando de entre 1,4 y 1,6 l/100 km menos. Por su parte, el Audi Q7 4.2 V8 TDi recibe algunas mejoras que le permiten aumentar su potencia desde los 326 hasta los 340 CV y, aunque el par máximo no varía, oficialmente está disponible en un abanico más amplio. El ahorro en consumo, en este caso, llega a ser de 1,2 l/100 km, una cifra considerable. Hemos tenido ocasión de probar estos dos motores y, sinceramente, desde el volante es casi imposible apreciar diferencias entre el modelo antiguo y el nuevo. Si acaso, el Audi Q7 4.2 V8 TDi sale ahora con algo más de rotundidad desde poco más de 1.500 rpm y habrá que esperar a una prueba a fondo para valorar de verdad el ahorro de combustible que la marca promente. De momento, nosotros hemos visto una media en el ordenador de 15,5 l/100 km en un recorrido mixto —ciudad, carretera y autopista— con puntas momentáneas de 220 km/h en las autobahn alemanas.

Con el Audi Q7 3.0 V6 TDi Clean Diesel hemos obtenido un consumo medio de 12,2 l/100 km según los datos del ordenador de a bordo, por el mismo recorrido y con el mismo tipo de conducción —es decir, sin vigilar el gasto—, aunque con cruceros algo más tranquilos, entre 160 y 180 km/h por autopista. Para terminar, una de las principales novedades consiste en que ahora hay tres niveles de equipamiento diferenciados para el Audi Q7, denominados Advance, Ambiente y Ambition, de modo que la gama se configura con un total de 14 versiones a elegir. Así, los V6, sean Diesel o gasolina, se ofrecen con los tres niveles de acabado disponibles, mientras que los V8 prescinden del más básico Advance. El 6.0 TDi V12 sólo se vende con un nivel de equipamiento exclusivo. Seguro que la atmósfera, si pudiera, agradecería la reducción de emisiones de CO2 que anuncia Audi para el nuevo Audi Q7. Eso es algo que, sinceramente, me siento incapaz de analizar y valorar con una simple toma de contacto. El futuro comprador del nuevo Audi Q7, que se pone a la venta en julio, sí puede que note una discreta reducción del consumo y, por tanto, de la factura a pagar en la estación de servicio.
Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

En abril pasado ya dimos cuenta de las principales novedades que lleva el Audi Q7. Brevemente, por fuera Audi ha modificado ligeramente la parrilla, los paragolpes, el protector de bajos, los faros, los retrovisores exteriores, los pilotos y el portón. En el interior hay unas nuevas luces de ambiente en las puertas, así como algunos detalles cromados más. Donde sí se pueden encontrar novedades más profundas en el rendimiento de los motores, gracias al sistema de recuperación de energía en las fases de deceleración y frenada que llevan todos los V6 y V8.

Los ingenieros de Audi afirman que de este modo logran un ahorro de combustible que puede llegar al 10 por ciento y reducir las emisiones de CO2 hasta en 5 g/km. Desde el momento en que el Q7 híbrido ha quedado casi descartado, Audi ha decidido apostar por dar respuesta a tecnologías como el EfficientDynamics de BMW y ésta es una primera prueba de ello. Además, hay una nueva variante más «limpia» del 3.0 V6 TDi denominada Clean Diesel, que lleva inyectores piezoeléctricos, common-rail a 2.000 bares y un catalizador de NOx, que necesita de un aditivo especial llamado AdBlue. Con todo ello, Audi anuncia la superación de la norma Euro 6 de emisiones y una reducción de 0,2 l/100 km frente al 3.0 V6 TDi normal: de 9,1 a 8,9 l/100 km. Este ahorro de combustible puede parecer nimio, pero hay que tener en cuenta que el primer Q7 3.0 TDi de 233 CV no era precisamente un mechero y anunciaba un consumo medio de 10,5 l/100 km —11,9 según nuestros datos—, por lo que estamos hablando de entre 1,4 y 1,6 l/100 km menos. Por su parte, el Audi Q7 4.2 V8 TDi recibe algunas mejoras que le permiten aumentar su potencia desde los 326 hasta los 340 CV y, aunque el par máximo no varía, oficialmente está disponible en un abanico más amplio. El ahorro en consumo, en este caso, llega a ser de 1,2 l/100 km, una cifra considerable. Hemos tenido ocasión de probar estos dos motores y, sinceramente, desde el volante es casi imposible apreciar diferencias entre el modelo antiguo y el nuevo. Si acaso, el Audi Q7 4.2 V8 TDi sale ahora con algo más de rotundidad desde poco más de 1.500 rpm y habrá que esperar a una prueba a fondo para valorar de verdad el ahorro de combustible que la marca promente. De momento, nosotros hemos visto una media en el ordenador de 15,5 l/100 km en un recorrido mixto —ciudad, carretera y autopista— con puntas momentáneas de 220 km/h en las autobahn alemanas.

Con el Audi Q7 3.0 V6 TDi Clean Diesel hemos obtenido un consumo medio de 12,2 l/100 km según los datos del ordenador de a bordo, por el mismo recorrido y con el mismo tipo de conducción —es decir, sin vigilar el gasto—, aunque con cruceros algo más tranquilos, entre 160 y 180 km/h por autopista. Para terminar, una de las principales novedades consiste en que ahora hay tres niveles de equipamiento diferenciados para el Audi Q7, denominados Advance, Ambiente y Ambition, de modo que la gama se configura con un total de 14 versiones a elegir. Así, los V6, sean Diesel o gasolina, se ofrecen con los tres niveles de acabado disponibles, mientras que los V8 prescinden del más básico Advance. El 6.0 TDi V12 sólo se vende con un nivel de equipamiento exclusivo. Seguro que la atmósfera, si pudiera, agradecería la reducción de emisiones de CO2 que anuncia Audi para el nuevo Audi Q7. Eso es algo que, sinceramente, me siento incapaz de analizar y valorar con una simple toma de contacto. El futuro comprador del nuevo Audi Q7, que se pone a la venta en julio, sí puede que note una discreta reducción del consumo y, por tanto, de la factura a pagar en la estación de servicio.
Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

En abril pasado ya dimos cuenta de las principales novedades que lleva el Audi Q7. Brevemente, por fuera Audi ha modificado ligeramente la parrilla, los paragolpes, el protector de bajos, los faros, los retrovisores exteriores, los pilotos y el portón. En el interior hay unas nuevas luces de ambiente en las puertas, así como algunos detalles cromados más. Donde sí se pueden encontrar novedades más profundas en el rendimiento de los motores, gracias al sistema de recuperación de energía en las fases de deceleración y frenada que llevan todos los V6 y V8.

Los ingenieros de Audi afirman que de este modo logran un ahorro de combustible que puede llegar al 10 por ciento y reducir las emisiones de CO2 hasta en 5 g/km. Desde el momento en que el Q7 híbrido ha quedado casi descartado, Audi ha decidido apostar por dar respuesta a tecnologías como el EfficientDynamics de BMW y ésta es una primera prueba de ello. Además, hay una nueva variante más «limpia» del 3.0 V6 TDi denominada Clean Diesel, que lleva inyectores piezoeléctricos, common-rail a 2.000 bares y un catalizador de NOx, que necesita de un aditivo especial llamado AdBlue. Con todo ello, Audi anuncia la superación de la norma Euro 6 de emisiones y una reducción de 0,2 l/100 km frente al 3.0 V6 TDi normal: de 9,1 a 8,9 l/100 km. Este ahorro de combustible puede parecer nimio, pero hay que tener en cuenta que el primer Q7 3.0 TDi de 233 CV no era precisamente un mechero y anunciaba un consumo medio de 10,5 l/100 km —11,9 según nuestros datos—, por lo que estamos hablando de entre 1,4 y 1,6 l/100 km menos. Por su parte, el Audi Q7 4.2 V8 TDi recibe algunas mejoras que le permiten aumentar su potencia desde los 326 hasta los 340 CV y, aunque el par máximo no varía, oficialmente está disponible en un abanico más amplio. El ahorro en consumo, en este caso, llega a ser de 1,2 l/100 km, una cifra considerable. Hemos tenido ocasión de probar estos dos motores y, sinceramente, desde el volante es casi imposible apreciar diferencias entre el modelo antiguo y el nuevo. Si acaso, el Audi Q7 4.2 V8 TDi sale ahora con algo más de rotundidad desde poco más de 1.500 rpm y habrá que esperar a una prueba a fondo para valorar de verdad el ahorro de combustible que la marca promente. De momento, nosotros hemos visto una media en el ordenador de 15,5 l/100 km en un recorrido mixto —ciudad, carretera y autopista— con puntas momentáneas de 220 km/h en las autobahn alemanas.

Con el Audi Q7 3.0 V6 TDi Clean Diesel hemos obtenido un consumo medio de 12,2 l/100 km según los datos del ordenador de a bordo, por el mismo recorrido y con el mismo tipo de conducción —es decir, sin vigilar el gasto—, aunque con cruceros algo más tranquilos, entre 160 y 180 km/h por autopista. Para terminar, una de las principales novedades consiste en que ahora hay tres niveles de equipamiento diferenciados para el Audi Q7, denominados Advance, Ambiente y Ambition, de modo que la gama se configura con un total de 14 versiones a elegir. Así, los V6, sean Diesel o gasolina, se ofrecen con los tres niveles de acabado disponibles, mientras que los V8 prescinden del más básico Advance. El 6.0 TDi V12 sólo se vende con un nivel de equipamiento exclusivo. Seguro que la atmósfera, si pudiera, agradecería la reducción de emisiones de CO2 que anuncia Audi para el nuevo Audi Q7. Eso es algo que, sinceramente, me siento incapaz de analizar y valorar con una simple toma de contacto. El futuro comprador del nuevo Audi Q7, que se pone a la venta en julio, sí puede que note una discreta reducción del consumo y, por tanto, de la factura a pagar en la estación de servicio.
Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

En abril pasado ya dimos cuenta de las principales novedades que lleva el Audi Q7. Brevemente, por fuera Audi ha modificado ligeramente la parrilla, los paragolpes, el protector de bajos, los faros, los retrovisores exteriores, los pilotos y el portón. En el interior hay unas nuevas luces de ambiente en las puertas, así como algunos detalles cromados más. Donde sí se pueden encontrar novedades más profundas en el rendimiento de los motores, gracias al sistema de recuperación de energía en las fases de deceleración y frenada que llevan todos los V6 y V8.

Los ingenieros de Audi afirman que de este modo logran un ahorro de combustible que puede llegar al 10 por ciento y reducir las emisiones de CO2 hasta en 5 g/km. Desde el momento en que el Q7 híbrido ha quedado casi descartado, Audi ha decidido apostar por dar respuesta a tecnologías como el EfficientDynamics de BMW y ésta es una primera prueba de ello. Además, hay una nueva variante más «limpia» del 3.0 V6 TDi denominada Clean Diesel, que lleva inyectores piezoeléctricos, common-rail a 2.000 bares y un catalizador de NOx, que necesita de un aditivo especial llamado AdBlue. Con todo ello, Audi anuncia la superación de la norma Euro 6 de emisiones y una reducción de 0,2 l/100 km frente al 3.0 V6 TDi normal: de 9,1 a 8,9 l/100 km. Este ahorro de combustible puede parecer nimio, pero hay que tener en cuenta que el primer Q7 3.0 TDi de 233 CV no era precisamente un mechero y anunciaba un consumo medio de 10,5 l/100 km —11,9 según nuestros datos—, por lo que estamos hablando de entre 1,4 y 1,6 l/100 km menos. Por su parte, el Audi Q7 4.2 V8 TDi recibe algunas mejoras que le permiten aumentar su potencia desde los 326 hasta los 340 CV y, aunque el par máximo no varía, oficialmente está disponible en un abanico más amplio. El ahorro en consumo, en este caso, llega a ser de 1,2 l/100 km, una cifra considerable. Hemos tenido ocasión de probar estos dos motores y, sinceramente, desde el volante es casi imposible apreciar diferencias entre el modelo antiguo y el nuevo. Si acaso, el Audi Q7 4.2 V8 TDi sale ahora con algo más de rotundidad desde poco más de 1.500 rpm y habrá que esperar a una prueba a fondo para valorar de verdad el ahorro de combustible que la marca promente. De momento, nosotros hemos visto una media en el ordenador de 15,5 l/100 km en un recorrido mixto —ciudad, carretera y autopista— con puntas momentáneas de 220 km/h en las autobahn alemanas.

Con el Audi Q7 3.0 V6 TDi Clean Diesel hemos obtenido un consumo medio de 12,2 l/100 km según los datos del ordenador de a bordo, por el mismo recorrido y con el mismo tipo de conducción —es decir, sin vigilar el gasto—, aunque con cruceros algo más tranquilos, entre 160 y 180 km/h por autopista. Para terminar, una de las principales novedades consiste en que ahora hay tres niveles de equipamiento diferenciados para el Audi Q7, denominados Advance, Ambiente y Ambition, de modo que la gama se configura con un total de 14 versiones a elegir. Así, los V6, sean Diesel o gasolina, se ofrecen con los tres niveles de acabado disponibles, mientras que los V8 prescinden del más básico Advance. El 6.0 TDi V12 sólo se vende con un nivel de equipamiento exclusivo. Seguro que la atmósfera, si pudiera, agradecería la reducción de emisiones de CO2 que anuncia Audi para el nuevo Audi Q7. Eso es algo que, sinceramente, me siento incapaz de analizar y valorar con una simple toma de contacto. El futuro comprador del nuevo Audi Q7, que se pone a la venta en julio, sí puede que note una discreta reducción del consumo y, por tanto, de la factura a pagar en la estación de servicio.
Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

En abril pasado ya dimos cuenta de las principales novedades que lleva el Audi Q7. Brevemente, por fuera Audi ha modificado ligeramente la parrilla, los paragolpes, el protector de bajos, los faros, los retrovisores exteriores, los pilotos y el portón. En el interior hay unas nuevas luces de ambiente en las puertas, así como algunos detalles cromados más. Donde sí se pueden encontrar novedades más profundas en el rendimiento de los motores, gracias al sistema de recuperación de energía en las fases de deceleración y frenada que llevan todos los V6 y V8.

Los ingenieros de Audi afirman que de este modo logran un ahorro de combustible que puede llegar al 10 por ciento y reducir las emisiones de CO2 hasta en 5 g/km. Desde el momento en que el Q7 híbrido ha quedado casi descartado, Audi ha decidido apostar por dar respuesta a tecnologías como el EfficientDynamics de BMW y ésta es una primera prueba de ello. Además, hay una nueva variante más «limpia» del 3.0 V6 TDi denominada Clean Diesel, que lleva inyectores piezoeléctricos, common-rail a 2.000 bares y un catalizador de NOx, que necesita de un aditivo especial llamado AdBlue. Con todo ello, Audi anuncia la superación de la norma Euro 6 de emisiones y una reducción de 0,2 l/100 km frente al 3.0 V6 TDi normal: de 9,1 a 8,9 l/100 km. Este ahorro de combustible puede parecer nimio, pero hay que tener en cuenta que el primer Q7 3.0 TDi de 233 CV no era precisamente un mechero y anunciaba un consumo medio de 10,5 l/100 km —11,9 según nuestros datos—, por lo que estamos hablando de entre 1,4 y 1,6 l/100 km menos. Por su parte, el Audi Q7 4.2 V8 TDi recibe algunas mejoras que le permiten aumentar su potencia desde los 326 hasta los 340 CV y, aunque el par máximo no varía, oficialmente está disponible en un abanico más amplio. El ahorro en consumo, en este caso, llega a ser de 1,2 l/100 km, una cifra considerable. Hemos tenido ocasión de probar estos dos motores y, sinceramente, desde el volante es casi imposible apreciar diferencias entre el modelo antiguo y el nuevo. Si acaso, el Audi Q7 4.2 V8 TDi sale ahora con algo más de rotundidad desde poco más de 1.500 rpm y habrá que esperar a una prueba a fondo para valorar de verdad el ahorro de combustible que la marca promente. De momento, nosotros hemos visto una media en el ordenador de 15,5 l/100 km en un recorrido mixto —ciudad, carretera y autopista— con puntas momentáneas de 220 km/h en las autobahn alemanas.

Con el Audi Q7 3.0 V6 TDi Clean Diesel hemos obtenido un consumo medio de 12,2 l/100 km según los datos del ordenador de a bordo, por el mismo recorrido y con el mismo tipo de conducción —es decir, sin vigilar el gasto—, aunque con cruceros algo más tranquilos, entre 160 y 180 km/h por autopista. Para terminar, una de las principales novedades consiste en que ahora hay tres niveles de equipamiento diferenciados para el Audi Q7, denominados Advance, Ambiente y Ambition, de modo que la gama se configura con un total de 14 versiones a elegir. Así, los V6, sean Diesel o gasolina, se ofrecen con los tres niveles de acabado disponibles, mientras que los V8 prescinden del más básico Advance. El 6.0 TDi V12 sólo se vende con un nivel de equipamiento exclusivo. Seguro que la atmósfera, si pudiera, agradecería la reducción de emisiones de CO2 que anuncia Audi para el nuevo Audi Q7. Eso es algo que, sinceramente, me siento incapaz de analizar y valorar con una simple toma de contacto. El futuro comprador del nuevo Audi Q7, que se pone a la venta en julio, sí puede que note una discreta reducción del consumo y, por tanto, de la factura a pagar en la estación de servicio.
Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

En abril pasado ya dimos cuenta de las principales novedades que lleva el Audi Q7. Brevemente, por fuera Audi ha modificado ligeramente la parrilla, los paragolpes, el protector de bajos, los faros, los retrovisores exteriores, los pilotos y el portón. En el interior hay unas nuevas luces de ambiente en las puertas, así como algunos detalles cromados más. Donde sí se pueden encontrar novedades más profundas en el rendimiento de los motores, gracias al sistema de recuperación de energía en las fases de deceleración y frenada que llevan todos los V6 y V8.

Los ingenieros de Audi afirman que de este modo logran un ahorro de combustible que puede llegar al 10 por ciento y reducir las emisiones de CO2 hasta en 5 g/km. Desde el momento en que el Q7 híbrido ha quedado casi descartado, Audi ha decidido apostar por dar respuesta a tecnologías como el EfficientDynamics de BMW y ésta es una primera prueba de ello. Además, hay una nueva variante más «limpia» del 3.0 V6 TDi denominada Clean Diesel, que lleva inyectores piezoeléctricos, common-rail a 2.000 bares y un catalizador de NOx, que necesita de un aditivo especial llamado AdBlue. Con todo ello, Audi anuncia la superación de la norma Euro 6 de emisiones y una reducción de 0,2 l/100 km frente al 3.0 V6 TDi normal: de 9,1 a 8,9 l/100 km. Este ahorro de combustible puede parecer nimio, pero hay que tener en cuenta que el primer Q7 3.0 TDi de 233 CV no era precisamente un mechero y anunciaba un consumo medio de 10,5 l/100 km —11,9 según nuestros datos—, por lo que estamos hablando de entre 1,4 y 1,6 l/100 km menos. Por su parte, el Audi Q7 4.2 V8 TDi recibe algunas mejoras que le permiten aumentar su potencia desde los 326 hasta los 340 CV y, aunque el par máximo no varía, oficialmente está disponible en un abanico más amplio. El ahorro en consumo, en este caso, llega a ser de 1,2 l/100 km, una cifra considerable. Hemos tenido ocasión de probar estos dos motores y, sinceramente, desde el volante es casi imposible apreciar diferencias entre el modelo antiguo y el nuevo. Si acaso, el Audi Q7 4.2 V8 TDi sale ahora con algo más de rotundidad desde poco más de 1.500 rpm y habrá que esperar a una prueba a fondo para valorar de verdad el ahorro de combustible que la marca promente. De momento, nosotros hemos visto una media en el ordenador de 15,5 l/100 km en un recorrido mixto —ciudad, carretera y autopista— con puntas momentáneas de 220 km/h en las autobahn alemanas.

Con el Audi Q7 3.0 V6 TDi Clean Diesel hemos obtenido un consumo medio de 12,2 l/100 km según los datos del ordenador de a bordo, por el mismo recorrido y con el mismo tipo de conducción —es decir, sin vigilar el gasto—, aunque con cruceros algo más tranquilos, entre 160 y 180 km/h por autopista. Para terminar, una de las principales novedades consiste en que ahora hay tres niveles de equipamiento diferenciados para el Audi Q7, denominados Advance, Ambiente y Ambition, de modo que la gama se configura con un total de 14 versiones a elegir. Así, los V6, sean Diesel o gasolina, se ofrecen con los tres niveles de acabado disponibles, mientras que los V8 prescinden del más básico Advance. El 6.0 TDi V12 sólo se vende con un nivel de equipamiento exclusivo. Seguro que la atmósfera, si pudiera, agradecería la reducción de emisiones de CO2 que anuncia Audi para el nuevo Audi Q7. Eso es algo que, sinceramente, me siento incapaz de analizar y valorar con una simple toma de contacto. El futuro comprador del nuevo Audi Q7, que se pone a la venta en julio, sí puede que note una discreta reducción del consumo y, por tanto, de la factura a pagar en la estación de servicio.
Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

En abril pasado ya dimos cuenta de las principales novedades que lleva el Audi Q7. Brevemente, por fuera Audi ha modificado ligeramente la parrilla, los paragolpes, el protector de bajos, los faros, los retrovisores exteriores, los pilotos y el portón. En el interior hay unas nuevas luces de ambiente en las puertas, así como algunos detalles cromados más. Donde sí se pueden encontrar novedades más profundas en el rendimiento de los motores, gracias al sistema de recuperación de energía en las fases de deceleración y frenada que llevan todos los V6 y V8.

Los ingenieros de Audi afirman que de este modo logran un ahorro de combustible que puede llegar al 10 por ciento y reducir las emisiones de CO2 hasta en 5 g/km. Desde el momento en que el Q7 híbrido ha quedado casi descartado, Audi ha decidido apostar por dar respuesta a tecnologías como el EfficientDynamics de BMW y ésta es una primera prueba de ello. Además, hay una nueva variante más «limpia» del 3.0 V6 TDi denominada Clean Diesel, que lleva inyectores piezoeléctricos, common-rail a 2.000 bares y un catalizador de NOx, que necesita de un aditivo especial llamado AdBlue. Con todo ello, Audi anuncia la superación de la norma Euro 6 de emisiones y una reducción de 0,2 l/100 km frente al 3.0 V6 TDi normal: de 9,1 a 8,9 l/100 km. Este ahorro de combustible puede parecer nimio, pero hay que tener en cuenta que el primer Q7 3.0 TDi de 233 CV no era precisamente un mechero y anunciaba un consumo medio de 10,5 l/100 km —11,9 según nuestros datos—, por lo que estamos hablando de entre 1,4 y 1,6 l/100 km menos. Por su parte, el Audi Q7 4.2 V8 TDi recibe algunas mejoras que le permiten aumentar su potencia desde los 326 hasta los 340 CV y, aunque el par máximo no varía, oficialmente está disponible en un abanico más amplio. El ahorro en consumo, en este caso, llega a ser de 1,2 l/100 km, una cifra considerable. Hemos tenido ocasión de probar estos dos motores y, sinceramente, desde el volante es casi imposible apreciar diferencias entre el modelo antiguo y el nuevo. Si acaso, el Audi Q7 4.2 V8 TDi sale ahora con algo más de rotundidad desde poco más de 1.500 rpm y habrá que esperar a una prueba a fondo para valorar de verdad el ahorro de combustible que la marca promente. De momento, nosotros hemos visto una media en el ordenador de 15,5 l/100 km en un recorrido mixto —ciudad, carretera y autopista— con puntas momentáneas de 220 km/h en las autobahn alemanas.

Con el Audi Q7 3.0 V6 TDi Clean Diesel hemos obtenido un consumo medio de 12,2 l/100 km según los datos del ordenador de a bordo, por el mismo recorrido y con el mismo tipo de conducción —es decir, sin vigilar el gasto—, aunque con cruceros algo más tranquilos, entre 160 y 180 km/h por autopista. Para terminar, una de las principales novedades consiste en que ahora hay tres niveles de equipamiento diferenciados para el Audi Q7, denominados Advance, Ambiente y Ambition, de modo que la gama se configura con un total de 14 versiones a elegir. Así, los V6, sean Diesel o gasolina, se ofrecen con los tres niveles de acabado disponibles, mientras que los V8 prescinden del más básico Advance. El 6.0 TDi V12 sólo se vende con un nivel de equipamiento exclusivo.
Te recomendamos

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El día 30 de junio te esperamos en Ávila para recorrer 700 km con tu moto, siguiendo ...

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.